TECNOLOGÍA

Hacia un futuro híbrido

Los autos de dos motores se posicionan en el mercado uruguayo.

Foto: Wikipedia
Foto: Wikipedia

Los autos con motor a combustión interna tienen fecha de caducidad. A comienzos de la semana pasada Toyota anunció que dejaría de producir autos diesel para el mercado europeo a fines de 2018, una tendencia cada vez más recurrente en la industria automotriz mundial.

Esta iniciativa, que se engloba en la decisión de varias ciudades del viejo continente de prohibir la circulación de estos vehículos, busca disminuir el nivel de contaminación del medioambiente. De hecho, la Unión Europea acordó en el Acuerdo Climático de París reducir sus emisiones de dióxido de carbono (CO2) del transporte en un 40% para 2030.

A esto se le suma además el aumento del precio del petróleo, que encarece su uso sustancialmente. En este contexto, muchas empresas optaron por enfocarse en desarrollar otro tipo de autos o camiones para circular.

Un reporte de Bloomberg New Energy predice que los autos híbridos y totalmente eléctricos conformarán el 54% de las nuevas ventas de vehículos comerciales ligeros en todo el mundo para 2040, es decir que para ese año superarían la comercialización de modelos con motor a combustión.

El motivo que posibilitará su masificación es principalmente la disminución del costo promedio de baterías de iones de litio. Bloomberg detalla que desde 2010 el precio bajó en dos tercios, hasta alcanzar los US$ 300 por kwh, y que para 2030 descenderá hasta US$ 73.

En la actualidad, a nivel local existen incentivos para quienes adquieran estos vehículos. Entre ese grupo, los híbridos se presentan ante el público uruguayo como la opción hoy más atractiva por sus mayores atractivos fiscales y autonomía de conducción.

¿Qué es un híbrido?

La respuesta es la siguiente: es un vehículo que se caracteriza por tener dos motores, uno de combustión interna y otro eléctrico alimentado por baterías adicionales a la principal. A bajas velocidades se mueve con la electricidad almacenada y cuando necesita más potencia entra en funcionamiento el motor convencional.

Al contrario de lo que se piensa frecuentemente, muchos de los híbridos —y que conforman la mayoría en Uruguay— no se enchufan a una toma corriente de energía para cargar las baterías, sino que éstas se recargan con el propio motor de combustión interna.

Esto es posible gracias a que generan la energía eléctrica a través del proceso de frenado y de la energía remanente del motor de nafta. Esta característica los convierte en una opción ideal para conducir en la ciudad, donde las aceleraciones y desaceleraciones son frecuentes provocando que el motor eléctrico trabaje más y se recargue la batería de forma constante. En tanto, cuando el auto se desplaza en ruta se recurre más al uso del combustible.

Los sistemas híbridos se dividen en dos grupos, en "serie" y "paralelos", los primeros utilizan el motor de combustión para alimentar las baterías y el eléctrico para mover las ruedas. En los "paralelos" es el motor de combustión quien lleva el empuje, en tanto que el eléctrico apoya en determinados momentos como aceleración.

Al híbrido además de tener emisiones contaminantes bajas, se lo distingue por su manejo suave y silencioso, que no se traslada a una reducción de potencia.

Beneficios.

Asimismo, tiene la ventaja de que funciona con combustibles que se pueden encontrar en cualquier estación de servicio sin depender en su totalidad de las terminales de carga, aún incipientes en el territorio nacional —aunque se está trabajando a nivel país para aumentar la cantidad de puntos de carga eléctricos.

No obstante, consumen un porcentaje bajo de combustible en comparación a los vehículos tradicionales, ya que recuperan energía que otros modelos desperdician para usarla a su favor y obtener mayor eficiencia.

El gerente de la Asociación del Comercio Automotor del Uruguay (ACAU), Ignacio Paz, señaló a El País dos principales beneficios. El primero responde a su rendimiento y el segundo se basa en el beneficio impositivo.

La tasa de Impuesto Específico Interno (Imesi) se traduce en 3,45%, mientras que en los eléctricos corresponde al 5,75%. La subvención es aún mayor si se compara con los de combustión interna, los cuales aumentan a mayor cilindrada, de 23% a 46%.

Hoy en la plaza local hay alrededor de cinco marcas que comercializan híbridos y que totalizan unos 10 modelos.

La razón por la que no primen estos vehículos es su precio de origen, que continúa, muchas veces, siendo superior al de los vehículos tradicionales. "Está en período de desarrollo y a media que tome escala, que según todos los pronósticos esto se va a dar de forma acelerada, bajará su costo", concluyó.

Noruega - La mayoría usa híbridos y eléctricos

Se convirtió el primer país del mundo en haber vendido más coches eléctricos e híbridos que los de gasolina o diésel. Durante 2017, el 52% de los coches vendidos en el país fueron de este tipo.

Consumo - Se reduce la cantidad de combustible

Los híbridos hacen un uso más eficiente del combustible. En concreto, pueden llegar a gastar hasta un 50% menos de combustible que los vehículos nafteros al recorrer una misma distancia.

Eficiencia - Aprovecha al máximo la energía

El vehículo convencional desperdicia la mayor parte de la energía contenida en el combustible y la de la fricción del frenado. En tanto, el híbrido la utiliza al máximo para generar energía.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º