Salud

Fútbol de peso: anotar goles y perder kilos en México

Entre casacas con escudos de clubes europeos, gritos y pitazos, se juega un partido de fútbol muy especial. Las sudorosas escuadras amateurs buscan perforar la portería del rival y perder kilos de peso mientras lo logran.

Fútbol de peso en México. Foto: AFP
Fútbol de peso en México. Foto: AFP
Fútbol de peso en México. Foto: AFP
Fútbol de peso en México. Foto: AFP
Fútbol de peso en México. Foto: AFP

Es el torneo Fútbol de Peso, un campeonato que se celebra en la norteña ciudad mexicana de Monterrey, en donde además de premiar a los mayores romperredes, se motiva a los jugadores a bajar de peso.

"Empezamos a diseñar un modelo donde tuviéramos una nutrióloga que nos estuviera apoyando para que la gente, aparte de venir a jugar, también en la báscula perdiera kilos", dice a la AFP Raúl Pequeño, de 35 años, uno de los cofundadores del torneo.

Pequeño y los cerca de 150 jugadores que tiene la justa deportiva luchan cada partido por salir de una dura realidad en México: el país latinoamericano ocupa el segundo puesto en obesidad a nivel mundial solo detrás de Estados Unidos.

La idea surgió hace poco más de un año cuando Raúl estaba en la sala de su casa dedicado a lo que casi todo el mundo hace en Monterrey en un fin de semana: ver un partido de Tigres o Rayados, los dos equipos de la ciudad, que encienden fuertes pasiones entre la afición.

"Estamos viendo un partido de fútbol de los Rayados y empecé a criticar a un jugador que se llama Edwin Cardona (hoy en el argentino Boca) porque se veía gordito, entonces una de mis hijas me dijo 'tú ni siquiera juegas'", recuerda Pequeño, quien pesaba 157 kilogramos al iniciar el proyecto, y hoy pesa 143.

"Tiene mucha razón la niña, yo no puedo jugar en cualquier cancha", agrega. Por ello, se dedicó a organizar un torneo donde alguien de su tamaño pudiera jugar.

La idea gustó y el número de jugadores inscritos fue aumentando desde los 14 que se presentaron en el primer torneo.

Vencer en la balanza
Hoy el torneo tiene todo un ritual como si se celebrara un partido del Mundial de Fútbol, que inicia el próximo 14 de junio: hay un saludo fraternal entre los jugadores, fotografías oficiales y los gritos de apoyo desde las gradas.

Sin embargo, no solo se cuentan las ocasiones en las que la pelota termina en el fondo de la red, también se cuentan los kilos que pierden los equipos. Ganar el encuentro otorga dos puntos, pero ganar en la báscula otorga tres.

"Puedes ganar todos los partidos, pero si no le empiezas a echar ganas, otro puede ganarte", dice el cofundador del torneo.

Antes del partido, los jugadores pasan a la balanza con una pequeña tarjeta en la que se registran sus avances, en donde además una nutrióloga les da una dieta especial que deben seguir durante toda la semana.

Todo el ritual dietético genera motivación al término del juego.

"¡Tienes que tomar agua natural!", le dice un jugador a otro en medio de una charla entre camaradas después del partido en la que intercambian consejos para llegar a su peso ideal.

"Es la oportunidad perfecta"
Jesús Vargas tomó la decisión de perder peso cuando nació su hija. Cuando entró al torneo tenía cerca de 152 kilos de peso, y hoy con 20 kilos menos gracias al fútbol, se siente mucho más ágil y con la meta de volver a practicar karate.

"Por el sobrepeso no podía jugar en cualquier equipo y aquí es la oportunidad perfecta", dice Vargas, de 36 años, a la AFP.

"Aquí la verdad está muy bien para poder empezar otra vez a tocar la bola, a jugar, a agarrar ritmo, y poco a poco también te ayuda mucho a bajar de peso", dice Vargas enfundado en una camiseta de la Real Sociedad de España.

Con experiencias positivas como la de Vargas, los organizadores apuntaron también al fútbol femenil y en un futuro al infantil, pues México también tiene el dudoso honor de ser el primer lugar mundial de obesidad entre niños.

Cerca de 50 mujeres se presentaron al primer torneo, que tiene la misma dinámica que la justa varonil.

"Tratamos básicamente de darles una dieta general para población con sobrepeso y obesidad para poder darles una mejor calidad de vida", dice a la AFP Larissa Carbonero, la nutrióloga de 25 años que trabaja con la liga femenil.

Los partidos se celebran prácticamente todas las semanas y la liga ya ha atraído la atención de otras ciudades del país, siempre con la meta de derrotar a la obesidad en México, un país de fuerte pasión futbolera que se paraliza cuando juega el seleccionado nacional en un Mundial de fútbol.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º