Ecología

El frío y el calor de polo a polo

¿Cuáles son los vínculos entre el calentamiento global y las temperaturas extremas?.

Estados Unidos se congela por el viento del Ártico. Foto: AFP
Estados Unidos se congela por el viento del Ártico. Foto: AFP

Mientras que en Uruguay la ola de calor hizo que los termómetros superaran los 40°C y UTE registrara récord en consumo de energía eléctrica, en el hemisferio norte, sobre todo en el norte de Estados Unidos y Canadá, el vórtice polar hace que se registren temperaturas similares a las de la Antártida, con -50°C.

Según Weather Channel, el frío que afecta en estos días a Canadá y Estados Unidos "podría ser el más extremo de los últimos 20 años en zonas del medio oeste y llegar a bajas temperaturas récord en algunas áreas".

Los expertos explican que el medio oeste de Estados Unidos enfrenta lo que se conoce como un vórtice polar: "Es una masa de aire muy frío que se encuentra normalmente a la derecha del Polo Norte y tiende a permanecer restringida en ese área por efecto de la corriente en chorro", un factor termodinámico que regula la circulación del aire en la atmósfera, explicó Ben Kirtman, profesor de ciencias atmosféricas de la escuela Rosenstiel de Ciencias Marinas y Atmosféricas de la Universidad de Miami a la AFP.

Normalmente, la corriente en chorro mantiene su aire frío en el Ártico, sin embargo cuando la corriente se agita o se debilita, el frío puede expandirse desprendiendo un vórtice como el que afecta en este momento al Estados Unidos y Canadá.

Si bien el frío es extremo, Kirtman advirtió a AFP que "no está fuera del registro histórico" y que "siempre hay ondulaciones en la corriente en chorro".

Esas oscilaciones se deben al contraste entre las temperaturas de trópicos y polos; cuanto más marcada es la diferencia, más fuerte es la corriente en chorro y, en teoría, es más probable que el aire polar permanezca en el Ártico.

Algunas pruebas también sugieren que cuando los polos se calientan hay menos contraste con los trópicos, y eso también puede hacer que la corriente en chorro sea más oscilante, permitiendo que el aire frío descienda desde el norte.

El Ártico se está calentando al doble del ritmo que el resto del planeta. Ahora la relación del cambio climático con este tipo de fenómenos plantea interogantes: "Lo que la gente está empezando a preguntarse es si, en caso de que se debilite la corriente en chorro, vamos a tener cada vez más salidas fuertes del vórtice polar. Y si eso resulta ser cierto, podemos vincular los fríos más extremos al cambio climático", agregó Kirtman.

"Hay algunos indicios que lo vinculan con el cambio climático, pero quisiera enfatizar que el jurado aún está deliberando", dijo. "Diría que la ciencia aún está incompleta. No tenemos pruebas en este momento", concluyó Kirtman.

Uruguay.

En los últimos días de enero, una ola de calor azotó a todo el territorio uruguayo. Néstor Santayana, jefe de Pronóstico del Instituto Nacional de Meteorología, consultado por El País como experto en el tema, explicó que la ola de calor y la ola de frío del norte no están necesariamente conectadas: "No es cierto que esté necesariamente vinculado con el calentamiento global, tampoco tiene que ver que haya una ola de frío con que no haya calentamiento global. De todas formas, tanto las olas de calor como las de frío suceden todos los años en diferentes partes del planeta, la respuuesta más inmediata es que se debe a la variabilidad natural o climática de que no todos los meses o todas las estaciones son iguales", aseguró Santayana.

"El último enero que tuvimos tan lluvioso en el norte de Uruguay fue en 1998 —según los datos del balance hasta el 15 de enero— y no quiere decir que todos los eneros vayan a ser tan lluviosos a partir de este evento o los anteriores", detalló el experto.

Olas de calor, inundaciones, sequías y tormentas, algunos de los problemas que traerá el cambio climático. Foto: EFE
Foto: EFE

Santayana puntualizó que es "un proceso natural de la atmósfera que no tiene más explicación que la circulación sinóptica de la región".

"Podés llegar a leer muchísimas cosas vinculadas con el cambio climático, sin embargo para pensar en ello habría que estudiar el proceso de unos 30 años. Si vemos este comportamiento en ese lapso, entonces sí hablaríamos de cambio climático pero si este año tengo una ola de frío y el año que viene no la tengo, no tiene que ver con que se dé o no ese fenómeno", subrayó.

De todos modos, advirtió que no puede descartarse que a futuro estos eventos se conviertan en habituales y sí podamos atribuirlos al cambio climático.

Sobre la posible vinculación de la ola de calor y la de frío con el fenómeno de El Niño, sostuvo que este año existe ese evento climático pero es muy débil y no guardaría relación con las temperaturas extremas en norte y sur.

Trump volvió a negar el cambio climático

En un tuit publicado el 28 de enero,el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, escribió: "En el hermoso medio oeste la temperatura del viento es de menos 60 grados, el más frío jamás registrado. En los próximos días se espera que se vuelva aún más frío. Las personas no pueden estar afuera ni siquiera por minutos. ¿Qué demonios está sucediendo con el Calentamiento Global? Por favor volvé pronto, ¡Te necesitamos!". No es la primera vez que el presidente se burla del tema.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)