MUERTAS NO SUEÑAN - ESPECIAL VIOLENCIA DE GÉNERO

Femicidio: Julia, segunda víctima de 2018

Había dejado a su pareja por violento y el hombre la mató. Amigos la recuerdan como solidaria y entusiasta.

Nuevo asesinato moviliza a las mujeres uruguayas en un año especialmente violento. Foto: F. Ponzetto
Foto: F. Ponzetto

Julia Olivera adoraba los caballos. Eran su cable a tierra, su alegría, su inspiración. No le gustaba mucho la televisión ni las películas, pero sí la música. Escuchaba de todo, pero si tenía que elegir algo, no dudaba: se inclinaba por una buena cumbia.

Así recuerdan por estos días sus allegados a María Julia Olivera, la mujer de 29 años asesinada por su expareja el viernes 9 en Fraile Muerto, Cerro Largo. Es el segundo femicidio del año y el segundo que ocurre en esa pequeña localidad en el último lustro.

El círculo más íntimo de Julia está quebrado por el dolor, pero de a poco, con el correr de los días, algunos amigos intentan encontrar palabras para recordarla. Para homenajearla.

Lo primero que dicen es que era solidaria, dinámica, con una energía que contagiaba alegría, con una sonrisa que rara vez se le borraba de su rostro. "Era todo bondad y energía positiva", cuentan.

A Julia le decían Juli. Le gustaba bailar y salir a caminar. Le gustaba estudiar y comprometerse con las causas en las que creía.

Era madre de un chico de 13 años. Los hijos de sus amigas eran también como suyos. Los adoraba. Quizás por eso, Adriana Nauar Echenique, una de sus mejores amigas, de lo primero que habla es de su "gran compromiso" por cuidar, junto a su familia, del chico. "Sos el ángel que lo protege a este mimoso que era, y seguirá siendo tus ojos desde el lugar donde estés", dice Adriana, que la conocía desde la adolescencia.

María, de 35 años, también es amiga y vecina de Julia. Hablar de esto no le es fácil. "A todos nos duele y ese nudo en la garganta que tengo es agobiante y no sabemos hasta cuándo (este problema) va a permanecer en la sociedad. Será difícil juntar fuerzas pero las necesitamos para ayudar a formar una sociedad mejor", sostiene.

Vea el especial multimedia de El País Muertas No Sueñan

Julia amaba su profesión, la docencia. Era profesora de inglés en los liceos de Fraile Muerto y de Tupambaé, y también daba clases de electricidad en un centro educativo de Cerro de las Cuentas.

María, de 21 años, era una de sus alumnas de electricidad. Todavía no puede creer lo sucedido. "Hay cosas que no puedo entender. Mi mensaje es para las chiquilinas más jóvenes, que por favor cuando tengan un novio dejen las cosas claras antes, le digan que nadie es dueño de nadie", enfatiza.

La muerte.

Hacía una semana que Julia había decidido separarse de su pareja y trasladarse desde Tupambaé, donde vivían, hacia Fraile Muerto. Era una relación de larga data: empezó cuando ella tenía 15 años —ahora tenía 29— y el 29. Él era violento y ella no aguantó más. "Pidió que nadie dijera nada y que no hicieran denuncia para no hacer pasar malos momentos a su hijo", dice la alcaldesa Graciela Echenique.

El viernes 9, Julia había acompañado a su abuela hasta su casa y volvía en bicicleta al domicilio de sus padres, donde estaba viviendo desde que tomó la decisión de irse. Eran cerca de las 21 horas cuando él la interceptó en una moto que se había comprado pocos días atrás, y le disparó cinco veces. Ella quedó tirada. Murió.

Al principio los vecinos creyeron que se había accidentado. Héctor Silvera, quien dio aviso a la Policía, contó que otra vecina pensó que Julia se había caído de la bicicleta y que habían reventado las cubiertas, debido a los estampidos que escuchó. "Yo salí de inmediato, vi que aquello era espantoso y me fui rápidamente a la comisaría".

Varias horas más tarde eran cientos de personas que, consternadas, esperaban a su alrededor, hasta que pasada la medianoche llegó la Policía Técnica. "Fue como haberla velado allí", señala Echenique.

El exmarido fue procesado con prisión por un delito de homicidio especialmente agravado por femicidio. Dentro de la investigación, la fiscal del caso, Adriana Cruz, indaga también sobre los negocios del matador. En ese sentido, hubo varios allanamientos durante la pasada semana.

La alcaldesa dijo que Fraile Muerto está devastado por los dos femicidios ocurridos en la zona, refiriéndose también al del 20 de octubre de 2014: Noelia Ferraro, también docente de 31 años, fue asesinada por un hacendado con quien mantenía un vínculo amoroso. "Este último caso, el de Julia, fue inesperado, lamentablemente no llegó a hacer la denuncia", dijo. Y agregó: "Después de que pasan las cosas uno se empieza a enterar que realmente ella sufría de abuso, pero que no quería denunciarlo para proteger a su hijo de 13 años. Ella no le tenía miedo. Nunca pensó que la fuera a matar".

INFORMACIÓN ÚTIL

Violencia doméstica

Línea para asistencia a víctimas de violencia doméstica:

Desde una línea fija 08004141
Desde celulares *4141

El servicio es gratuito, confidencial y anónimo y la llamada no queda registrada en la factura. En función de la situación y la demanda planteada se deriva a la persona a servicios y recursos públicos o privados especializados.
Horarios: Lunes a viernes de 8:00 a 24:00hs , sábados y domingos de 8:00 a 20:00hs.

Aplicación de la Policía para teléfonos celulares. Emergencia 9-1-1 es una aplicación gratuita para celulares con acceso a internet donde se puede reportar una emergencia si es víctima o testigo de un hecho policial en el momento que está ocurriendo. Muestra la geolocalización del lugar concreto donde sucede la emergencia pudiendo recibir rápidamente la respuesta policial correspondiente. Disponible en App Sotre y Google Play. Puede denunciar la persona que está sufriendo violencia doméstica, así como terceras personas. También se puede denunciar anónimamente.

¿Qué hacer ante una situación de violencia? (Red Uruguaya de violencia doméstica)

• Hablalo con personas de tu confianza: familiares, amigas/os, vecinas/os.
• Si decidís hacer una denuncia policial buscá antes el asesoramiento y apoyo de los servicios especializados en violencia doméstica que te dan el Estado y las organizaciones civiles.
• Irte de tu casa porque te maltratan no es abandono de hogar. Si decidís hacerlo dejá una constancia en la Seccional Policial.
• Si estás lastimado, recurrí a cualquier centro asistencial, policlínica o emergencia móvil y pedí un certificado por las lesiones constatadas.
• Evitá estar solo cuando percibas que pueden agredirte.
• Alertá a alguna vecina/o para que pueda ayudarte. Dejá alguna ventana abierta y la puerta sin llave.
• Si el agresor ya no vive en tu casa, no le abras la puerta y si insiste llamá al 911.
• Cuando visite a tus hijos/as evitar estar solo
• Cambiar las rutinas si te persiguen.
• Pedí que te acompañen al salir del trabajo, fijate si el agresor se encuentra en las cercanías para evitarlo y/o llamar a la policía.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos