REDES SOCIALES

Facebook y sus planes para combatir la desinformación de cara al 2020

Mark Zuckerberg dijo en 2018 ante el Congreso de EE.UU. que estaban trabajando en un plan para combatir la desinformación en el sitio Y que los primeros resultados se podrían ver a fines de ese año, pero casi 18 meses después Los datos que mencionó aún no están disponibles para los académicos.

Mark Zuckerberg declara ante el congreso
Mark Zuckerberg. Foto: AFP

*The New York Times

En abril de 2018, Mark Zuckerberg, director ejecutivo de Facebook, habló ante el Congreso de Estados Unidos sobre un plan ambicioso para compartir publicaciones, enlaces y datos de los usuarios con investigadores de todo el mundo a fin de que pudieran estudiar y denunciar la desinformación en el sitio.

“Nuestro objetivo es enfocarnos en proporcionar ideas tanto para prevenir la interferencia en 2018 y los próximos años, como para responsabilizarnos”, dijo Zuckerberg a los legisladores que le preguntaron sobre la interferencia rusa en el sitio durante las elecciones presidenciales de 2016. También afirmó que esperaba que “los primeros resultados” se vieran a fines de ese año.

Sin embargo, casi dieciocho meses después, muchos de esos datos aún no están disponibles para los académicos porque Facebook declaró que ha tenido dificultades para compartir la información y, a la vez, proteger la privacidad de los usuarios. Además, se espera que la información que la empresa comparta sea mucho menos exhaustiva de lo que originalmente se anunció.

Las campañas de desinformación política han seguido creciendo desde la campaña electoral estadounidense de 2016. La semana pasada, investigadores de la Universidad de Oxford dijeron que el número de países en los que circulaban campañas de desinformación se duplicó a 70 en los últimos dos años, y que Facebook seguía siendo la plataforma principal para la difusión de esas campañas.

No obstante, si bien los ejecutivos de las empresas manifiestan el deseo de prevenir la propagación de publicaciones y fotografías deliberadamente falsas en la red social, por mucho la más grande del mundo, también se enfrentan a múltiples cuestionamientos sobre su capacidad para mantener segura la información privada de las personas.

“Por un lado, es difícil porque la cantidad de datos es enorme y Facebook tiene inquietudes en torno a la privacidad”, explicó Tom Glaisyer, presidente del grupo de las siete organizaciones sin fines de lucro que apoyan los esfuerzos de investigación. “Sin embargo, para ser honestos, nuestra plaza pública digital no parecer estar beneficiando a nuestra democracia”, agregó.

El año pasado, tres meses después de que Zuckerberg habló en Washington, Facebook anunció sus planes de proporcionar a investigadores aprobados información detallada sobre sus usuarios, como su edad y ubicación, las publicaciones falsas que han aparecido en sus muros e incluso las afiliaciones ideológicas de sus amigos. Decenas de investigadores presentaron solicitudes para obtener la información.

La empresa se asoció con una comisión independiente de investigación, Social Science One, que se había establecido para esta iniciativa, a fin de determinar qué información se podía enviar a los investigadores. Facebook y Social Science One también contrataron al Social Science Research Council, una organización independiente sin fines de lucro que supervisa investigaciones internacionales de ciencias sociales, para que revisara las solicitudes de los académicos y realizara una revisión paritaria y otra ética de sus propuestas de investigación.

No obstante, los expertos en privacidad que Social Science One integró al proyecto de inmediato expresaron inquietudes por la posibilidad de divulgar demasiada información personal. En respuesta a esto, Facebook comenzó a tratar de aplicar lo que se conoce en estadística y análisis de datos como “privacidad diferencial”, en la que los investigadores pueden saber mucho sobre un grupo a partir de los datos, pero no saber prácticamente nada sobre un individuo en particular”. Es un método que han adoptado los directores de la Oficina del Censo y que Apple ha promovido.

Facebook aún está trabajando en esa estrategia, pero los investigadores afirmaron que, aunque la empresa les entregue los datos, el conocimiento que podrán extraer sobre la actividad en la red social será mucho más limitado de lo que tenían planeado.

Ariel Sheen, estudiante de doctorado en la Universidad Pontificia Bolivariana en Medellín, Colombia, cuyo equipo de investigación ha pasado el proceso de aprobación de Social Science One, pero todavía no ha recibido los datos, afirmó que su grupo ha descubierto indicios de una extensa campaña coordinada en Venezuela.

Su equipo cree que ha encontrado más de 3000 cuentas falsas de Facebook que aún están activas —perfiles administrados por personas que se hacen pasar por otras, por ejemplo— y que están difundiendo información falsa.

Sheen dijo que las cuentas están vinculadas con Telesur, una cadena de televisión latinoamericana financiada en gran medida por el gobierno venezolano. Sin embargo, como Facebook no les ha proporcionado los datos originales ya descritos, Sheen dijo que la labor de su equipo no puede proceder según lo previsto. “Consideramos que es imprescindible que nuestra investigación continúe tal como se había acordado con Facebook en un inicio”, comentó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)