Acción solidaria

Experimentar lo que es vivir como un refugiado

Médicos Sin Fronteras está realizando hasta el viernes en la Plaza Cagancha, jornadas de concientización a través de realidad virtual.

Médicos sin Fronteras. Foto:Tomas Van Houtryve
Médicos sin Fronteras. Foto:Tomas Van Houtryve

Conocer desde adentro cómo viven día a día las personas en los campos de desplazados de Asia o África, o experimentar cómo es estar a bordo de uno de los barcos de búsqueda y rescate de Médicos Sin Fronteras (MSF) en el Mar Mediterráneo, son algunas de las cosas que podrán ver los uruguayos sin necesidad de moverse muchos kilómetros. Desde ayer y hasta el 30 de noviembre las personas que se acerquen hasta la Plaza Cagancha tendrán la posibilidad de reconocer esas situaciones a través de videos de 360 grados con lentes de realidad virtual.

"La actividad ´Seguir Con Vida´, es una muestra que ha recorrido varios países con el objetivo de acercar la realidad de las personas que atendemos en distintos contextos humanitarios, sobre todo los refugiados", explicó a El País Carolina Heidenhain, directora de comunicación de la oficina de MSF para América del Sur.

"Buscamos sensibilizar a la gente y que puedan experimentar, durante unos minutos la misma situación que viven médicos y enfermeros de nuestros organización", expresó.

Los videos se enfocan en tres contextos: uno de ellos muestra la situación de un campo de refugiados interno de Sudán del Sur, otro muestra lo que es hoy en día el mayor campo de refugiados del mundo, con 900 mil personas, ubicado en Bangladesh, mientras que el tercer video permite ver de primera mano una acción de búsqueda y rescate de migrantes en el Mar Mediterráneo. "Son contextos que de pronto pueden parecer ajenos, pero esto permite a la gente sentirse como si estuviesen ahí", expresó Heidenhain.

La acción estará hasta el viernes en el horario de 10:00 a 13:00 y de 14:00 a 17:00 horas. Será gratuita y abierta a todo público mayor a 13 años.

Además de ver los videos, la idea, según la directora de comunicación, es que la gente "se acerque y puedan conversar con nuestro equipo sobre lo que ven en los videos, recibir más información y que se puedan tomar un tiempo para interiorizarse más sobre esas realidades".

Médicos sin Frontera instaló un local en Plaza Cagancha. Foto: Leonardo Mainé
Médicos sin Frontera instaló un local en Plaza Cagancha. Foto: Leonardo Mainé

Las historias.

Heidenhain ha estado en muchos países del mundo colaborando ante las crisis humanitarias. En Sudán, a pesar de que no visitó el campo de refugiados que se muestra en el video, sí estuvo en otro, ubicado en ese mismo país.

"Es una nación que está atravesando desde hace 5 años un conflicto interno fuerte entre distintos grupos, que impacta en la población, que se ve obligada a huir para salvar su vida", contó la directora en comunicación.

"Fui testigo de lo que es estar ahí, de los desafíos que viven día a día y del trabajo de MSF. Hemos atendido casos de desnutrición severa en niños o casos de cólera que han hecho que nos preparáramos y acondicionáramos todo para tener un centro de tratamiento en caso de que hubiese un brote de la enfermedad", indicó Heidenhain. Según dijo, las condiciones de vida en esos lugares "son muy precarias".

"Todo el tiempo ves gente que se arma sus pequeñas tiendas improvisadas para poder comerciar algo, los chicos que están jugando con lo que pueden armar o encontrar, y todos viven en una constante incertidumbre de no saber hasta cuándo vas a tener que estar ahí", dijo.

El video de refugiados de Bangladesh narra la vida de los refugiados, que son en su mayoría musulmanes de la etnia Rohinyá, que de acuerdo a Heidenhain, viene siendo perseguida desde hace más de 50 años.

"La última huida masiva se dio en 2017, donde hubo un pico de violencia por parte del ejército de Myanmar que hizo que en poco más de un mes 700 mil personas cruzaran la frontera huyendo. En ese caso murieron 6 mil personas", contó la directora. El tercer video refiere a las acciones de búsqueda y rescate que ha llevado a cabo MSF desde 2015 en el Mediterráneo."Veíamos cómo aumentaba la cantidad de personas que se lanzaban al mar para tratar de huir de la violencia y de la pobreza y cómo muchos de ellos terminaban muriendo. Frente a ello y al ver la inacción de los gobiernos de los distintos países para evitar la situación nos lanzamos, como otras ONG, a aprender cómo salvar gente en el mar. Desde entonces llevamos rescatadas o asistidas a más de 80 mil personas", concluyó.

Médicos sin fronteras contado en números

En el año 2017 Médicos Sin Fronteras recibió 10.648.300 consultas y trató a 749.700 pacientes hospitalizados.

Además, colaboró con el tratamiento de 2.520.600 pacientes con malaria, proveyó de tratamientos antirretrovirales a casi 217.000 enfermos con VIH y trató a 81.300 niños con desnutrición severa. En América Latina, la organización se encuentra realizando acciones sanitarias en México, Colombia, Honduras, Venezuela y Haití.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)