Naturaleza

Expedición investigará efectos de la acumulación de agua dulce en el Ártico

Una expedición compuesta por científicos y estudiantes investigará este verano el efecto que está teniendo la acumulación de agua dulce en el océano Glacial Ártico debido a la desaparición de la capa de hielo que cubre la región.

Oso polar. Foto: FMI
Oso polar. Foto: FMI

La expedición, que se realizará en Pasaje del Noroeste en el Ártico canadiense, está organizada por Inner Space Center (ISC), una institución de la Universidad de Rhode Island, en Estados Unidos, con el apoyo de otras instituciones científicas.

Una de las novedades de la expedición, en la que participa el profesor español Miquel González Meler, docente de la Universidad de Illinois (UIC) en Chicago (EE.UU.), es que los investigadores mantendrán conexiones en vivo, a través de internet, con el público de museos y acuarios de Norteamérica.

La directora del proyecto, Gail Scowcroft, declaró que "es importante que todo el mundo en el planeta entienda como esta región afecta a todos. El agua de la nieve derretida, la circulación del agua y el flujo de gases con efecto invernadero entre el océano y la atmósfera están causando cambios medioambientales y climáticos".

El director científico de la investigación, el doctor Brice Loose de la Universidad de Rhode Island, declaró a Efe que el proyecto está dividido en tres partes: "Una parte, la filmación de un documental; otra parte, una increíble experiencia educativa; y una última, una expedición científica".

Loose añadió que la expedición está compuesta por 10 científicos, 22 estudiantes universitarios, licenciados e investigadores doctorales junto con un equipo de historiadores, periodistas y un equipo de filmación dirigido por David Clark, que realizará un documental sobre los cambios en el Ártico.

Varios de los estudiantes proceden de la Universidad de Illinois, donde González Meler realiza investigaciones sobre gases con efecto invernadero así como sobre interacciones entre seres humanos y la naturaleza.

El profesor español, licenciado en Biología por la Universidad de Barcelona donde también finalizo su master en "respuestas de las plantas al ambiente", explicó a Efe que una de las razones por las que UIC participa en el proyecto es porque es considerada una "institución que presta servicios a minorías".

"Más de un 25 % de nuestros estudiantes son de minorías poco representadas, en este caso de origen hispano", explicó.

"Otra razón es porque tenemos mucho trabajo realizado en el Ártico, especialmente en Alaska, investigando las emisiones de metano y CO2 en la tundra y en las zonas costeras", añadió González Meler.

"El Ártico es muy sensible a los cambios climáticos. Es un sistema que está limitado por la baja temperatura, tanto en su productividad como en su funcionamiento, y es el anticipo de lo que puede pasar en el resto del planeta", explicó.

Uno de los principales objetivos científicos de la expedición, que se desarrollará del 23 de agosto al 13 de septiembre, es investigar el intercambio de gases con efecto invernadero entre el agua y la atmósfera y los cambios en distribución y abundancia del plancton y las aves marinas.

Los científicos señalaron que el aumento del agua fresca procedente del Ártico puede tener "impactos fundamentales en la circulación oceánica en el archipiélago ártico canadiense pero también en el resto del planeta".

Con la ayuda de un robot submarino autónomo, los investigadores recogerán información sobre temperatura, salinidad, oxígeno y datos sobre la materia orgánica en las aguas árticas.

Los investigadores también están especialmente interesados en la composición isotópica del metano y dióxido de carbono en el Ártico ya que ambos son gases con efecto invernadero.

El océano Ártico normalmente absorbe dióxido de carbono pero la cubierta de hielo limita el intercambio entre el agua y el aire por lo que la medición de la composición isotópica proporcionará información sobre las fuentes y los flujos.

Además, la comunidad científica no cuenta en la actualidad con información fiable sobre la magnitud del flujo de agua del Ártico al Atlántico. Y una de las principales vías de comunicación entre los dos océanos es el Pasaje del Noroeste, en el Ártico canadiense. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)