CORONAVIRUS

Qué es EXO-CD24: el spray nasal israelí que Uruguay evalúa para ensayos clínicos

El experto Nadir Arber habló con El País sobre el medicamento que se posiciona como prometedor para tratar los casos más graves de COVID-19

Spray nasal. Foto: Pixabay
Spray nasal. Foto: Pixabay

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

"Todavía tenemos un camino por recorrer para garantizar que sea realmente innovador”, dijo con mesura el doctor Nadir Arber, investigador del Centro Médico Ichilov de Tel Aviv en Israel. Se refirió al desarrollo del medicamento EXO-CD24 que, en los últimos días, ha sido señalado como un tratamiento prometedor para las personas con COVID-19 que ha interesado al ministro de Salud Pública, Daniel Salinas, y a los infectólogos Julio Medina, Henry Albornoz y Andrea Giménez, quienes mantuvieron una reunión virtual.

Se informó que el fármaco se había administrado a 30 pacientes, cuyos cuadros eran moderados a graves. De estos, 29 se recuperaron entre los tres y cinco días posteriores. Ninguno registró efectos secundarios. La edad media de los participantes fue de 58 años; el más joven tenía 37 y el más viejo, 77. Una tercera parte correspondió a mujeres.

El caso para el que se detuvo el tratamiento fue por la ocurrencia de otra infección.

La cautela de Arber contrasta con el entusiasmo del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu que no dudó en calificar a EXO-CD24 como “droga milagrosa”, de “importancia mundial” y que “podría cambiar el destino de la humanidad”.

Pero, antes de repetir esa opinión, Arber explicó a El País cuáles son los resultados encontrados hasta ahora. Para empezar, el medicamento combate lo que se conoce como “tormenta de citoquinas”.

Enfermera prepara una dosis de la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNtech. Foto: AFP
Enfermera prepara una dosis de la vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNtech. Foto: AFP

Esta puede resumirse en una reacción inmunológica exacerbada. Las citoquinas arrasan en abundancia por el torrente sanguíneo y se propagan más allá de las partes infectadas del cuerpo y comienzan a atacar tejidos sanos; al mismo tiempo que se forman coágulos de sangre (por eso a muchos pacientes con este coronavirus se les administran anticoagulantes), lo que ahoga más el flujo sanguíneo. La “tormenta” ocasiona un estado de shock séptico que puede provocar la muerte.

“Hay dos fases para la COVID-19. La primera, como infección viral (similar a la gripe), no necesita ninguna terapia. Pero en un pequeño porcentaje, después de cinco a siete días, hay un rápido deterioro debido a la insuficiencia pulmonar a causa a la tormenta de citoquinas y la sobrerreacción del sistema inmunológico”, explicó Arber. Esto sucede generalmente en pacientes con patologías previas o en grupos de riesgo.

El especialista apuntó que ya se conoce que las células cancerosas evaden el sistema inmunológico al expresar la proteína CD24. Él mismo ha dedicado varias décadas de su carrera a investigar su funcionamiento. Es un destacado investigador y médico, experto en medicina interna, gastroenterología, promoción de la salud y prevención del cáncer.

Tuvo la idea de “sobreexpresar” CD24 “directamente en el pulmón utilizando exosomas como vehículo”. Estos son pequeños sacos o vesículas que transportan materiales entre las células. “Son utilizadas por las células de nuestro cuerpo para la interacción célula-célula, por ejemplo, para comunicación e intercambio de información”, enseñó.

En el ensayo clínico se encontró que esta proteína ayuda a calmar el sistema inmunológico y a frenar la tormenta de citoquinas. Se administra localmente a través de una inhalación una vez al día durante unos minutos durante cinco días. “La indicación del fármaco es prevenir el deterioro a la condición crítica que requiera ventilación”, dijo a El País.

Científica trabaja en una muestra de COVID-19 durante los estudios de una vacuna. Foto: AFP
Científica trabaja en una muestra de COVID-19 durante los estudios de una vacuna. Foto: AFP

EXO-CD24 consiguió buenos pronósticos durante las dos primeras fases que, para Arber, han sido “prometedoras”, pero, como mencionó al principio, “todavía tenemos un camino por recorrer” y, en particular, se trata de conseguir los mismos o mejores resultados en una fase III en la que podría participar Uruguay.

Respecto a la reunión que mantuvieron Arber y los médicos uruguayos, Albornoz informó a El País: “Quedaron en mandarnos más información y nosotros de revisarla. Lo que se plantea es que centros de Uruguay puedan participar en un estudio fase III con ese tratamiento”.

Al diario The Times of Israel, Arber señaló que EXO-CD24 puede brindar un tratamiento eficaz, fácil de producir y de bajo costo que, en particular, será un recurso útil para los países donde hay dificultades para la distribución de vacunas.

Otras enfermedades pulmonares podrían beneficiarse de este nuevo medicamento: el síndrome de dificultad respiratoria aguda, para el que no hay un tratamiento eficaz; la enfermedad pulmonar intersticial, que no tiene cura y requiere tratamientos continuados con esteroides; el asma, que también requiere medicación de por vida; y múltiples enfermedades autoinmunes, sepsis anafilaxis, infecciones por ébola y gripe aviar, diversas respuestas inflamatorias del organismo y heridas abiertas en proceso de curación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados