TECNOLOGÍA

La evolución del palo de selfie

Los nuevos dispositivos evolucionan y vienen con formas de estabilización para lograr resultados mucho más profesionales.

Foto: Fernando Ponzetto
Foto: Fernando Ponzetto

El palo de selfie se hizo popular a medida que los celulares comenzaron a incorporar mejores cámaras frontales. Su uso se masificó como compañero de viaje en las vacaciones o como una extensión del brazo en conciertos, ya que se eleva por sobre las cabezas de la masa.

Su popularidad también tuvo como consecuencia que se normara su uso en espectáculos masivos, museos y otros lugares públicos. Ahora no se ven tanto como antes, en parte porque han evolucionado.

"El palo de selfie cumplía con las exigencias del usuario básico, pero ahora requieren accesorios para producir videos", dice Enrique Frisancho, fundador de Shoulderpod, compañía que fabrica soportes para celulares.

Hay dos tendencias marcadas en esta evolución. Una son los gimbal (o estabilizadores), que tienen sensores y motores robotizados que permiten lograr efectos similares a los del cine, al fijar la imagen para que no "salte". Así se logran videos sin temblores a pesar del movimiento natural de quien graba.

Los más básicos son de dos ejes, mientras que los de tres ejes logran una mejor estabilización y pueden funcionar no solo con celulares, sino también con cámaras más pesadas.

La marca más conocida de gimbal es DJI, la misma que fabrica drones, ya que la tecnología que se utiliza para estabilizar las cámaras de estas aeronaves es muy similar a la empleada en los bastones. El accesorio se llama Osmo y su precio varía entre 125 dólares  y los 500 dólares para soluciones profesionales.

"El Osmo Mobile es el de menor precio y el preferido por los jóvenes que quieren hacer videos de acción o grabarse a sí mismos para subir videos a YouTube. Conectas tu celular al Osmo y mediante una aplicación en el teléfono le dices, por ejemplo, que siempre te ponga en el centro del encuadre. Así tú solo estiras tu brazo y los motores ajustan la posición de la cámara del celular para que siempre estés en el encuadre", explica Rodrigo Salcedo, gerente general de DJI Store.

Otro modelo de Osmo viene con su propia cámara 4K (ultra alta definición), mejor que la de un celular. En ese caso, el video o las fotografías se graban en una tarjeta SD y la visualización de la imagen se hace en el celular.

GoPro, fabricante de cámaras de acción, también tiene un gimbal de tres ejes llamado Karma Grip, cuya batería dura 12 horas y estabiliza las imágenes pensando en un usuario que practica deportes extremos o le gusta la vida al aire libre.

Hombre orquesta.

La otra tendencia son los llamados rig (o soportes), que permiten que un usuario se grabe o fotografíe a sí mismo añadiendo a su celular otro tipo de accesorios para obtener un mejor resultado, por ejemplo, un micrófono o un foco de luz led.

Shoulderpod, marca de origen español, fabrica este tipo de soportes que son ideales para youtubers o personas que quieren fotografiarse o filmarse, pero no tienen quién les sostenga el celular

"Nuestros equipos son modulares y parten del más básico, que permite sostener el teléfono y darle estabilidad, dado el diseño del accesorio. El kit más completo de todos tiene dos mangos y puedes montar en él un foco de luz, un micrófono, el teléfono y una batería externa", cuenta Frisancho.

Según el empresario, esta solución la escogen jóvenes que están generando contenidos en YouTube, periodistas y hasta empresas que quieren generar sus propios contenidos internos sin complicarse la vida. De hecho, la BBC le compró su solución más completa para hacer despachos, ya que también puede ser instalada en un trípode.

Precios.

En origen los precios varían dependiendo del fabricante. Los más baratos — y sencillos— pueden rondar los US$100, mientras que en algunos casos los dispositivos equipados con cámaras de alta calidad montada en el propio aparato pueden superar los US$500.

Más allá del producto, un productor personal

Motores y sensores logran estabilizar la imagen del celular e incluso, seguir a quien se está grabando, para evitar que salga del encuadre. Otros permiten sostener luz y micrófono. Los influencers e instagrammers comienzan a incorporar este tipo de herramientas como parte de su equipo para lograr mejores resultados en sus productos multimedia. Todo gracias a la evolución del palo de selfie.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)