ENTREVISTA AL CREADOR DEL DIGITAL VIDEO RECORDER

Enrique Gerstl: “La tecnología siempre llevó a ser mejores”

Es el vicepresidente de una empresa de desarrollo de industrias del entretenimiento y se ha desarrollado en el mundo de la tecnología desde Israel. Visita Montevideo para dar una conferencia.

Enrique Gerstl, uruguayo creador del Digital video recorder.
Enrique Gerstl, uruguayo creador del Digital video recorder.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Enrique Gerstl nació en Barrio Sur (Montevideo), en 1975, y siempre tuvo muy claro que quería ser físico. Sus primeros dos años de carrera los hizo en la Universidad de la República, pero las constantes huelgas lo llevaron a emigrar. Siguió su carrera en Israel, donde recibió su grado, maestría y doctorado. Además, formó parte del equipo que inventó el Digital Video Recorder (DVR) y hoy es el vicepresidente de Synamedia. Su trayectoria le ha valido numerosos premios, entre ellos ganó el Wolf Foundation Award for Excellence in Ph.D. Contribution en 2014.

Gerstl visita Montevideo porque será uno de los expositores en el Montevideo Investments Conference, un evento que reunirá a expertos en economía y tecnología de vanguardia.

Desde Londres, Gerstl conversó con El País sobre su carrera y sobre el futuro de la tecnología.

-¿Cómo terminó vinculado a la industria tecnológica?

-Después de recibirme trabajé los primeros dos años como físico y luego me vinculé con el mundo de la computación. Empecé a estudiar el mundo de la tecnología y con el correr de los años hice una maestría y doctorado en algoritmos. La carrera académica la hice bastante en paralelo con mi carrera profesional. Trabajé principalmente en tecnología para el entretenimiento: la reproducción de video; interfaces de usuario; sistemas de usuario, especialmente los que se hacen para los sistemas de televisión más famosos del mundo como DirectTV o Sky.

-¿Qué pasos dio después?

-Empecé como programador y me convertí rápidamente en el director de un grupo. Fui escalando hasta ser el vicepresidente de la compañía. Formé parte del equipo del Digital Video Recorder (DVR), un dispositivo que permite grabar película en forma digital e inventamos una forma de proteger el contenido contra hackers y eso tuvo un gran éxito. Luego la compañía en la que trabajaba -NDS Israel- fue vendida por US$ 5 mil millones a Cisco y fue la venta más grande de una compañía israelita hasta el momento. Finalmente, el año pasado, Cisco se separó de la edición de video y fuimos comprados por una compañía de inversiones privadas con la idea de expandirnos en el mundo de la tecnología.

-¿Hacia dónde ve el futuro de la industria tecnológica?

-El mundo tuvo tres revoluciones impresionantes: la primera, fue el vapor; la segunda fue la producción en masa; y la tercera, la digitación. Ahora estamos viviendo la cuarta, que es la de la interconexión. Todo está conectado. Se pueden procesar datos en forma increíble por la nube. Tenemos un montón de objetos en casa que se conectan y hasta los autos tienen esta característica. La información puede ser generada en cualquier lugar del planeta y ser seguida por prácticamente todo el mundo. En los últimos 10 años se generó una infraestructura única. Al mismo tiempo existen unos riesgos impresionantes porque tu identidad está expuesta: los fraudes, los robos o el terrorismo son un gran problema. Sin embargo, este avance otorga la oportunidad de corregir los daños que las otras tres revoluciones le hicieron a la naturaleza, a la salud o al bienestar humano y a la economía. Es un momento histórico desde el punto de vista tecnológico. Existen compañías tecnológicas que tienen un presupuesto mayor que el de un país como Uruguay, por ejemplo, y pueden hacer cosas impresionantes. Así como un estudiante de la Facultad de Ingeniería de Uruguay puede desarrollar una aplicación y convertila en algo de un impacto impresionante. Eso sucede ahora porque se puede acceder a cierta infraestructura a la que hace 10 años no se podía.

-¿Qué opina del desarrollo de la inteligencia artificial?

-Creo que la inteligencia artificial va mucho más allá de facilitar los servicios básicos y en muchas ocasiones no nos damos cuenta. Por ejemplo, las aplicaciones de transporte como Uber aprenden qué trayectos están más congestionados según la hora y eso lo hacen simulando ser la mente de un chofer. Entonces, por un lado, nos está facilitando la vida y, al mismo tiempo, acelera un montón de procesos que antes llevaban años. Hoy en día, gracias a la inteligencia artificial, podés con muy poco presupuesto crear cosas que son fantásticas y eso afecta prácticamente todos los mundos.

-Hablaba de los riesgos de la tecnología, ¿está del lado de los apocalípticos o de los que ven su avance de manera positiva?

- Yo soy de los optimistas. Creo que la tecnología siempre nos ha llevado a ser mejores. Desde la Segunda Guerra Mundial hasta el día de hoy, el mundo está mejorando: la cantidad de gente que muere es menor que la que moría hace 60 años; el promedio de vida está subiendo; la pobreza internacional está bajando. Estamos muy lejos de lo bien que tiene que estar el mundo, pero soy de la idea de que la tecnología nos va ayudar porque soy optimista del ser humano. Por ejemplo, por un lado, tenés que niños que pueden ser abusados a través de un teléfono, pero psicológica y tecnológicamente lo podemos advertir. Entonces tenés el riesgo pero también tenés la oportunidad.

-¿Cómo ve a Uruguay en la industria?

-Me parece que Uruguay tiene una oportunidad. Los países que tuvieron tradicionalmente su riqueza por los recursos naturales ya no tienen tanto poder social. Debe haber inversión en la educación y Uruguay tiene una tradición de buenas universidades. Aunque en los últimos años hay una crisis, cuando me encuentro con profesionales en el exterior, estos son muy buenos. Hay que hacer un énfasis muy fuerte en la educación porque eso favorece al país y Uruguay tiene todo a la mano. A veces a los países les cuesta prepararse a largo plazo y ahí es donde hay que trabajar más. Soy optimista, creo que si el Uruguay toma las riendas es un buen momento.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados