ALIMENTACIÓN

Empiezan las clases: lo que hay que saber para armar las mejores viandas

Cuál es el mejor recipiente, cuándo cocinar e ideas para una alimentación práctica y saludable en la escuela

Comer pescado favorece la inteligencia de los niños
Comer pescado favorece la inteligencia de los niños

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Por estos días los padres están detrás de las listas de útiles escolares, la túnica, el uniforme, cómo van a hacer para llevarlos, para irlos a buscar, y un etcétera que parece interminable. Pero, ¿hay suficiente reflexión sobre cómo mantener una alimentación saludable y balanceada con las viandas que se arman día a día?

La pediatra Rosario Satriano, integrante de la Comisión Directiva de la Sociedad de Pediatría del Uruguay, sostiene que “la preparación de las viandas es un reto para los padres ya que requiere tiempo para pensar y planificar su confección” y señala que “lo ideal es que se planifiquen el fin de semana para toda la semana, de preferencia junto con el niño, para tener una idea clara de lo que el mismo desea comer, tratando de asegurarse que el contenido de la vianda no vuelva a casa”.

Satriano resalta que un aspecto que hay que recordar es que “los alimentos de la vianda son un reflejo de lo que se consume en la casa del niño. Desde la alimentación complementaria, que es la introducción de la alimentación sólida en la vida del niño, los padres son los referentes y responsables en lo que respecta a la elección de los alimentos y la preparación de los mismos”.

De los hábitos alimentarios adquiridos dependerá la prevención de las enfermedades crónicas de la adultez, dice la experta, quien explica que “los padres que cuidan al niño son responsables de cuándo y de qué se come. Por su parte, el niño del cuánto, relacionado a la saciedad”.

El mejor recipiente. 

En tanto, Florencia Köncke, nutricionista especializada en primera infancia, infancia y adolescencia, explicó que al momento de elegir el recipiente en el que se transportará la comida lo ideal es ver el código que lleva impreso que determina la utilidad del tupper: “Los distintos códigos indican si los contenedores plásticos son aptos para transporte, calentado o refrigeración. No todos los sirven para lo mismo”, subrayó.

Además, afirmó que los de vidrio son preferibles pero tienen algunas contras: “El vidrio es mejor porque es más seguro desde el punto de vista de la contaminación, preservación de los sabores, entre otras cosas. Pero tiene la contrapartida de que son más pesados y peligrosos”, sostuvo. 

Respecto al calentado de los alimentos detalló que es importante organizarlos según lo que se hará con ellos: "Hay algunos que al calentarlos se descomponen, por ejemplo las verduras crudas pierden sus características y no son atractivas para los niños", afirmó.

"Lo que hay que cuidar es que sean contenedores separados de la comida para calentar y la ensalada, por ejemplo", agregó.

Los tuppers de plástico deben ser aptos para el transporte
Los tuppers de plástico deben ser aptos para el transporte. Foto: Shutterstock

Tiempos de cocción. 

Respecto a los tiempos de cocción subrayó que lo ideal es preparar las comidas para que lleguen lo más frescas posible. "Algunas madres tienen el hábito de levantarse a cocinar, pero general se prepara junto con la comida anterior o la noche anterior. Lo que hay que tener en cuenta es que quede lo menos seco posible, porque luego los niños no comen porque las propiedades son poco atractivas, son difíciles de masticar o demoran mucho rato, a veces tienen poco tiempo para comer", explicó.

En cuanto a la posibilidad de preparar los alimento y congelarlos aseguró que "casi no pierden sus propiedades". 

"En esta época en la que empieza la locura lo ideal es tener comidas caseras pre elaboradas, como milanesas o nuggets caseras; algunas cosas podrían estar semi listas como masa para tartas, empanadas o galletitas", ejemplificó. 

Para la nutricionista "la clave está en intentar mandarle todo casero" y al igual que Satriano aconsejó que "la familia pueda tomarse un tiempo para hacerlo en casa".

8 claves para tener en cuenta:

1. La alimentación adecuada, en general y por lo tanto incluida a la hora de armar la vianda, es la que incorpora y combina los grupos alimentarios en forma variada y armónica: lácteos, carnes, hortalizas, verduras, frutas, cereales y grasas.

2. La bebida ideal es el agua.

3. Es fundamental tener en cuenta el tema de la seguridad alimentaria: asegurarse una correcta cocción, conservación, temperatura y tiempo trascurrido entre la confección del mismo y consumo.

4. No hay que incorporar al menú de la vianda alimentos que el niño no probó en su casa, porque seguramente volverán.

5. Hay que contemplar, dentro de lo posible, los gustos del niño. Es bueno invitarlo a participar de la compra de los alimentos de estación, frescos, saludables con los que se confeccionará la vianda.

6. Es recomendable que el niño ayude a sus padres a realizar las preparaciones.

Cocinar con los niños y volver a comer en familia alrededor de la mesa son fundamentales para una alimentación saludable.
Foto: Archivo

7. Hay que tener en cuenta el tamaño de la porción: “No es lo mismo para un escolar, un preescolar o un adolescente”, dice Satriano. Depende también de si es almuerzo o merienda.

8. No olvidar que el almuerzo o la merienda no sustituyen al desayuno: “El desayuno es la comida más importante del día y no debe ser obviada nunca. Si la persona no tiene tiempo porque se levanta tarde, se recomienda dejar todo preparado en la noche, así solamente hay que servirlo en la mañana y luego sí, irse a clases”.

6 ideas para armar las viandas

1. Tartas de todo tipo: puede ser de verduras como por ejemplo calabazas, choclo, zapallitos, puede ser con ricotta, quesos varios.

2. Empanadas caseras con diferentes rellenos.

3. Sándwiches: con carne de vaca magra, pollo, pescado, verduras.

4. Tortillas: por ejemplo, de papas o de verduras varias.

5. Milanesas: de carne vacuna, de pollo o de pescado, acompañadas de ensalada.

6. Arroz o fideos mezclados con huevo duro, zanahoria, arveja, tomate y queso.

Tortilla: doce personas fueron intoxicadas por consumirla. Foto: archivo El País
Foto: El País

Sugerencias para postres:

- Frutas frescas, de estación o preparadas sin azúcar añadido (ensalada de fruta, yogurt con frutas o gelatina con frutas).

- Bizcochuelo o tortas caseras.

- Excepcionalmente una vez por semana un alfajor u otra golosina.

- No se aconseja el uso de lácteos con sabor ni bebidas con sabor azucaradas ni con edulcorantes solo agua fresca.

Foto: PxHere
Foto: PxHere
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)