Ciencia

Eclipse: el mundo ve espectáculo fascinante

Millones de personas en el planeta admiran el fenómeno; nubes impiden verlo en Uruguay.

VEA LA FOTOGALERRÍA. Foto: AFP
Eclipse en Malasia. Foto: AFP
Eclipse en India. Foto: AFP
Eclipse en Grecia. Foto: AFP
Eclipse en Egipto. Foto: Reuters
Eclipse en Bosnia. Foto: Reuters
Eclipse en Albania. Foto: AFP

El eclipse lunar más largo del siglo XXI tiñó de rojo ayer viernes a nuestro satélite, mientras que Marte, casi en su punto más cercano a la Tierra, brilló con todo su esplendor.

El doble espectáculo pudo observarse a simple vista, sin necesidad de protección como ocurre con los eclipses de sol, con la salvedad de las nubes.

Este es el segundo eclipse total de luna de 2018. El primero tuvo lugar el 31 de enero.

Privada de los rayos del sol, la luna no solo se oscurece sino que toma un tinte color ladrillo: la atmósfera terrestre desvía los rayos rojos de la luz procedente del Sol hacia el interior del cono de sombra, que se reflejan así en la superficie de nuestro satélite natural.

El eclipse, que corresponde al momento en que la luna se sumerge en la sombra de la Tierra, se observó total o parcialmente en medio mundo: África, Europa, Asia y Australia. Pero fue en el este y el sur de África, Medio Oriente, India y gran parte de Asia, fue donde mejor se apreció el espectáculo.

Alemania
Alemania. Foto: AFP

Los alemanes tuvieron, en diferentes zonas del país, una visión amplia del eclipse, ya que si bien hubo alguna nubosidad —como en el caso de la ciudad de Berlín (foto)— igual fue posible observar el fenómeno durante su desarrollo.

Asimismo, el desarrollo del eclipse, durante una hora, 42 minutos y 57 segundos, se observó en su totalidad en Australia, donde cientos de personas pagaron para tener la mejor visión desde el Observatorio de Sidney antes del amanecer.

"Nuestro evento estuvo totalmente vendido", comentó Andrew Jacob, curador del observatorio localizado cerca de Harbour Bridge.

En todos los países concernidos se organizaron actividades para observar el fenómeno.

Cerca del lago Magadi, a 100 km al suroeste de Nairobi (Kenia), una pareja, Susan Muraban y Chu Owen, instalaron su propio telescopio para que los vecinos pudieran admirar el espectáculo. "Ya lo hicimos cuando el eclipse solar de 2016", dijo Susan Muraban, de 39 años. En esa ocasión vinieron unos 300 miembros de la comunidad local, en su mayoría indígenas Masai. "Es la forma de darles una oportunidad" para poder observar ese tipo de fenómenos, explicó Susan, mientras su marido instalaba el aparato. El lago Magadi está en una región aislada, lejos de la contaminación lumínica de las ciudades.

Al mismo tiempo, en Túnez, más de 2.000 personas se congregaron en la Ciudad de las Ciencias de la capital para seguir el eclipse, incluyendo numerosos niños, que esperaron su turno para mirar la luna a través de los telescopios.

Nublado.

Los uruguayos no tuvieron la posibilidad de ver las espetaculares escenas debido a que en horas de la tarde el cielo estuvo cubierto en todo el territorio del país. En Montevideo, además se produjeron lloviznas, al igual que en la zona este. Tampoco fue visible en ciudades como Salto, Rivera, Durazno y Melo, de acuerdo con el panorama que describieron los corrresponsales de El País. Por ejemplo, en Durazno, el Observatorio Astronómico del Liceo Dr. Miguel C. Rubino, tenía prevista una actividad para seguir el hecho, pero la nubosidad lo impidió, según indicó el profesor Carlos Fariello.

Los argentinos también se sintieron frustrados al no poder apreciar el fenómeno, con excpeción de la ciudad costera de Necochea.

"Básicamente se vio bien en la zona de Miramar y Necochea porque la nubosidad lo permitió", indicó Christian Garavaglia, uno de los pronosticadores del Servicio Meteorológico Nacional de Argentina.

Pese a que el eclipse pudo ser visto desde diferentes regiones de Brasil, quienes acudieron a las playas tuvieron la mejor visión y desde el comienzo de la noche vieron la luna ya totalmente eclipsada y en un tono anaranjado cubierto por una sombra.

Bosnia
Bosnia. Foto: Reuters

La luna se observa sobre las colinas que bordean la ciudad de Zenica, situada a 70 kilómetros de la capital, Sarajevo, en Bosnia Herzegovina. El cielo despejado permitió a los habitantes observar y disfrutar de la totalidad del eclipse, a medida que la luna cambió hacia el color cobrizo.

Las playas de Río de Janeiro, —Copacabana, Ipanema y Botafogo—, se llenaron de personas vestidas para el invierno austral y que, en lugar del sol, disfrutaron de la luna, y en lugar de divertirse en el mar, se limitaron a mirar al cielo.El evento coincidió con la hora de salida de miles de cariocas de sus trabajos, muchos de los cuales fueron directo hacia los lugares más propicios para observar la luna, aunque otros lo hicieron desde sus vehículos.

El clipse no fue visible en Norteamérica ni desde la mayor parte del Pacífico.

En cambio, en varios países de Europa hubo un amplio panorama.En Madrid, el ayuntamiento propuso a los habitantes disfrutar del espectáculo junto a un lago en el gran parque de Pradolongo, al sur de la ciudad, durante un evento amenizado con la actuación del artista español de música electrónica Pional.

Cientos de miles de personas también quedaron maravilladas al verlo, en Alemania, Reino Unido, Grecia y Bosnia Herzegovina, entre otros países.

El fenómeno fue menos espectacular en el Condado de Dorset, en el suroeste de Inglaterra, donde quedó empañado por las espesas nubes.

Grecia
Grecia. Foto: Reuters

El espectáculo resultó deslumbrante para los habitantes de diferentes zonas de Grecia y los turistas que se encuentran en ese país. La luna parece surgir del histórico Templo de Poseidón, ubicado a 70 kilómetos al sur de Atenas y comienza el proceso de cambio de color.

"Es decepcionante", declaró Tish Adams, de 67 años, en la estación balnearia de West Bay, en dicho condado. "Tomé algunas fotos pero no había nada más que una pequeña estela rosa en el cielo".

Inusual.

El otro protagonista de la tarde y noche de ayer viernes fue el planeta Marte, que se situó a 57,6 millones de kilómetros de la Tierra. Fue el punto más cercano a la Tierra desde 2003, de modo que los observadores vieron lo que lució como una estrella naranjo-rojiza.

En el mundo
En el Mundo. Foto: AFP

Así se desarrolló el eclipse lunar más largo de este siglo. El combo de seis imágenes captadas por el fotógrafo de AFP, Vyacheslav Oseledko, muestra la evolución del fenómeno hasta que la luna queda de color rojizo en un proceso que se extendió por una hora, 42 minutos y 57 segundos.

"Es una coincidencia muy inusual tener un eclipse lunar total y a Marte en oposición en la misma noche", manifestó Robert Massey, subdirector ejecutivo de la Sociedad Astronómica Real.

Habrá que esperar hasta 2035 para volver a ver el "planeta rojo" tan cerca de nosotros. Fuentes: AFP, EFE, Reuters y corresponsales de El País en Salto, Río Negro, Durazno, Cerro Largo y Maldonado.

Fenómeno 1 - El motivo de la denominación

"Se llama luna de sangre porque la luz del sol pasa por la atmósfera de la Tierra en su camino hacia la luna y la atmósfera de la Tierra la vuelve roja", dijo el profesor de Cambridge, Andrew Fabian.

Fenómeno 2 - Surgen datos de capa de ozono

El eclipse lunar puede informar sobre el estado del agujero de la capa de ozono, que "parece estar relacionado con una variación del tamaño de la sombra terrestre", señaló el astróno Miquel Serra.

Fenómeno 3 - El mejor lugar estuvo en Namibia

Un equipo del Instituto Astrofísico de Canarias, liderado por el astrónomo Miguel Serra observó el eclipse desde Namibia, en África, porque fue el mejor lugar para ver todo el desarrollo y analizar los datos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)