algunos hábitos que ayudan a aliviar el medio ambiente

Cada día con plan verde

La tendencia hacia un mundo más sustentable va en alza. Cada día hay más gente interesada en un estilo de vida que intenta potenciar el uso de sus propios recursos y minimizar el impacto ambiental. Pero ¿cómo iniciar el nuevo año con un plan de vida ecológico sin morir en el intento?

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La heladera es uno de los artefactos que consume más electricidad.

Dolores Espinosa es ambientalista y desde diciembre del 2014 está formando, en el norte de Quito, el colectivo Comunidad Verde. La mujer de 32 años indica que se trata de gente común que quiere participar en el desarrollo de ideas para salvar el planeta empezando desde la cotidianidad: su casa.

Ángeles Ruiz es una de los 15 integrantes del colectivo ambiental. Ella considera que a diferencia de lo que muchos creen, la gente "verde" no hace sacrificios, sino que aprende cómo utilizar los recursos de forma eficiente para satisfacer sus propios gustos. Además, su economía y su salud mejoran, asegura.

Esto es así porque su consumo se vuelve responsable. Es decir, piensan antes de comprar un producto que contenga químicos o que demande el consumo de mucha energía para funcionar. Como ejemplo basta pensar en algo muy cotidiano: muchos aparatos funcionan con pilas.

A pesar de que en el mercado existen las pilas recargables, el uso de las tradicionales continúa y en la medida de que no existen muchos espacios para desecharlas, terminan cayendo en el mismo contenedor que los residuos cotidianos, mezcladas entre cáscaras, envases vacíos, latas y diarios viejos.

Pocas personas tienen una conciencia real de que cuando las pilas son desechadas se convierten en una suerte de arma tóxica. Para tener una idea de lo importante que es cambiar el hábito y pasar a utilizar las baterías recargables basta pensar en que una sola pila alcalina puede contaminar 100.000 litros de agua al ser desechada.

Además, como consecuencia de su descomposición, los gobiernos deben hacer una inversión mayor para descontaminar el curso de agua, lo que es peor y más probable, habrá familias en lugares carenciados que dejarán de tener fuentes de agua potables.

Pero mientras no aparezcan más baterías alternativas que tengan calidad, sean duraderas, efectivas y prácticas, ¿qué hacer?

"Tenemos que aprovechar la tecnología, las cosas que se cargan a través de un puerto USB siempre son buena opción a la hora de querer ayudar con el ambiente", enfatiza Espinosa. Es decir, siempre hay alternativas al alcance de la mano si uno se lo propone.

Movilidad y cocina.

En cuanto a la movilidad, vender un vehículo que sea propio y esté en buenas condiciones por querer ser bueno con el medioambiente puede ser drástico, pero no es necesario, simplemente puede optar por compartir el viaje o usar el transporte público de vez en cuando o siempre que pueda. Caminar al supermercado del barrio también es algo que proporciona ejercicio, brinda salud y ahorra dinero. Otra alternativa es hacer compras en línea en lugar de ir al supermercado con el vehículo propio.

Seguir estos parámetros y pequeños consejos implica ir construyendo un "estilo de vida sostenible". Significa, según sus precursores, conseguir un equilibrio natural y respetuoso con la tierra y sus ciclos. Si suena complicado, hay que reflexionar que se trata de cosas sencillas como cultivar una huerta en el balcón del apartamento, llevar bolsas de tela para no usar las de plástico del súper.

También es bueno usar el papel de imprimir por ambos lados, separar los desperdicios reciclables, recolectar agua de lluvia para uso personal y, en general, consumir productos que sean eficientes sin comprometer la calidad del aire o del agua.

Al pensar en la cocina, los alimentos y sus deshechos es bueno no pasar del alto el modo en que hacemos la higiene de la vajilla. Existen formas fáciles de no utilizar siempre detergentes químicos y la más popularizada es emplear vinagre; se puede aplicar a los platos como si fuera un producto común y tiene una acción desinfectante, además de deshacer la grasa y eliminar los malos aromas.

Si nunca se lo ha utilizado lo primero que temerá será que el olor a vinagre quede adherido en sus platos y vasos, pero no hay temer porque se va en cuanto se secan. De todas formas, si desea asegurarse, puede agregar jugo de limón a la mezcla de agua y vinagre y verá que el resultado es óptimo y saludable. (En base a El Comercio de Ecuador/GDA)

QUÉ HACER


1.Pilas


Pensar antes de comprar un producto que contenga químicos o que demande mucha energía para funcionar. Muchos aparatos funcionan con pilas, pero si pueden cargarse por medio de un USB es mejor porque aprovechará más la energía.

2.Autos


Vender un vehículo puede ser una medida drástica, por ello simplemente se puede optar por compartir el viaje o usar el transporte público siempre que sea posible. Caminar al supermercado proporciona ejercicio, salud y ahorra dinero.

3.Platos


No utilizar siempre detergentes químicos, usar vinagre y limón. Se aplica a los platos como si fuera un producto común y tiene una acción desinfectante, además de deshacer la grasa y eliminar los malos olores.

TRES TIPS ECOLÓGICOS


Horno. Que el alimento esté bien cerca del calor


En cuanto a la cocina y el horno, hay que procurar que el fondo de los recipientes estén lo más cerca del fuego o zona de cocción posible: de esa forma los alimentos aprovecharán al máximo el calor.

Energía. Cuidar detalles acerca de la heladera


La heladera es uno de los artefactos que consume más electricidad. Lo ideal es ubicarla a dos centímetros o más de la pared para que los mecanismos de enfriamiento que tiene detrás trabajen bien.

Freezer. No descongelar sobre una mesada


Cuando saca un alimento del freezer para consumirlo al día siguiente, es mejor descongelarlo dentro de la heladera, en lugar de hacerlo en el exterior. De este modo, habrá ganancias gratuitas de frío.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)