SALUD

Depresión atípica es uno de los males de estos tiempos: claves para detectarla

Es atípica porque los síntomas son prácticamente opuestos a lo que normalmente se conoce como "depresión", pero es uno de los males de estos tiempos

Mujer-con-cara-triste-sostiene-máscara-feliz
Depresión atípica. 

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

En la risa puede haber melancolía y tristeza. En la risa, en la sonrisa, no siempre hay alegría. Puede ser un “estoy bien, o lo intento”, y aunque sea una risa sin tristeza, puede ser un camuflaje a la depresión. En la risa, en el “yo puedo”, a veces hay agotamiento, en la energía aparente, un calvario profundo. Hay “personas que se ven embotadas, anestesiadas, en ‘piloto automático’, y se encuentran en una guerra consigo mismas por ser hiperactivas, hiperaceleradas, por estar hiperconectadas e hiperinformadas. Este estado hiper tiene su contracara en el estado hypo: los estados depresivos en donde se da un permanente sentimiento de falta, de reproche de sí mismo, de autoagresión”, explica a El País el psicólogo y magíster en Psicología Clínica Luis Gonçalvez Boggio.

Esa paradoja descrita entre el “hiper y el hypo”, es característica de dos trastornos que se conocen como depresión atípica y distimia. Gonçalvez, que es profesor adjunto del Programa de Psicoterapias de la Facultad de Psicología de la UDELAR, cuenta que estos trastornos mencionados son dentro de la depresión —uno de los males contemporáneos junto a la ansiedad— los que han crecido más.

Una explicación para la depresión distinta

"Cuando yo me deprimí (...) no corté en ningún momento con mi rutina. Al contrario: mis notas en la facultad nunca fueron mejores, salía a bailar y hasta me iba de viaje con mis amigas, haciendo trekking de alta montaña en Mendoza y deportes extremos. Para cualquiera que me viera, yo era una chica sana que hacía todo lo que se esperaba de ella. Pero en mi interior vivía un infierno”, contó a principios de este año Marina, una chica diagnosticada con depresión atípica a La Nación.

Dato

El trastorno en los hombres

"La depresión sonriente es más común en los varones, porque no tienen permiso cultural de expresar sus emociones. Todos hemos escuchado la canción de Zitarrosa que dice Becho quiere un violín que sea hombre/que al dolor y al amor no los nombre.  Son bombardeados desde niños con mensajes culturales, familiares, etcétera. Entonces después cuando están deprimidos no lloran. Eso genera que a pesar de que la depresión es mucho más frecuente en las damas, los suicidios consumados son mucho más frecuentes en los varones", explica Pedro Bustelo, psiquiatra y presidente de la Fundación Cazabajones

La nota entera es el testimonio en primera persona de esta chica que, ante los demás era perfecta y se sentía en su mejor momento, pero en su cabeza estaba sufriendo, angustiada, desmotivada, sin deseo. 

“Yo era una chica sana que hacía todo lo que se esperaba de ella”, fue una de las frases de Mariana. Las expectativas altas, las exigencias del mundo laboral de los tiempos que corren, y la contracara de la constante competencia con uno mismo y con los otros son características del hoy. A esa frase de Mariana, el psicólogo Gonçalvez la traduce como un “yo debo estar a la altura”, “debo ser el mejor”, “debo conseguirlo” y de esa creencia, afirma, se deriva el cansancio y la fatiga crónica.  A diferencia de lo que sucedía en otros tiempos, la explotación hoy es autogenerada. 

En la depresión atípica, que algunos llaman "depresión sonriente", está la presión de estar a la altura de la actualidad, de lo que uno mismo se propuso, de lo que la velocidad y las exigencias del mundo de hoy plantean. Sostiene Gonçalvez: "Somos bombardeados permanentemente por nuevas opciones que nos mantienen siempre al vilo", y esto sucede a nivel laboral, en las relaciones personales, en la formación. Todo está al alcance de las posibilidades, aunque llegar a esto signifique el sacrificio de la sobreexigencia a uno mismo. 

Los síntomas este trastorno

Consultado por El País, el psiquiatra y presidente de la Fundación Cazabajones, Pedro Bustelo, explica que contrario a lo que sucede con la depresión típica —la del insomnio, la falta de energía, la tristeza, la falta de placer y deseo, la falta de apetito—, en lo atípico hay hipersomnio, hiperorexia y falta de tristeza. "Pueden dormir y duermen todo el día, dicen que tienen una especie de sueño refugio, porque mientras duermen no sufren. El apetito se incrementa y la persona muchas veces engorda". Y luego está la tristeza, o su falta, que aunque en sí misma no signifique depresión, suele ser uno de sus signos. En los casos atípicos, no se manifiesta claramente. 

En cuanto a la distipia, se trata de una depresión específica que se caracteriza por ser menos severa, pero que dura por lo menos dos años, y en el medio puede tener episodios depresivos más severos. Por ser más atenuada, los síntomas suelen pasar más desapercibidos. Sin embargo, si la falta de interés en actividades, la tristeza, la baja autoestima, la sensación de vacío son persistentes, se debe consultar. "No es muy profunda y no te mata por suicidio, pero te quita mucha calidad de vida y hay que tratarla", afirma Bustelo. 

hombre-sostiene-sonrisa-dibujada-frente-a-su-cara
hombre-sostiene-sonrisa-dibujada-frente-a-su-cara

Lo que no significa que en estos tipos de depresiones fuera de lo común no haya dolor. Pero en lugar de combatirlo o entregarse a él, la persona se anestesia. Con el cuerpo y la mente anestesiada, el individuo transita el exceso de positividad que significa el "todo lo puedo". Pero tiene sus consecuencias. Una de las características de una persona depresiva es la anhedonia, cuando ya ni siquiera hay gratificación por hacer algo que antes daba placer. "Una vida sin sentido pero sin sentirlo", asevera Gonçalvez al respecto. 

Entre los psicofármacos y la terapia

Para el tratamiento el psiquiatra Pedro Bustelo recomienda antidepresivos a través de consulta psiquiátrica, también considera que es fundamental la psicoeducación, explicándole al paciente qué es lo que tiene en un lenguaje sencillo y claro, y un acompañamiento de psicoterapia

Por su parte Gonçalvez cree que es bueno el trabajo desde las psicoterapias corporales. Primero plantearse preguntas como "¿por qué no comemos? ¿Qué nos angustia? ¿A qué le tenemos miedo?", etcétera. "Estas depresiones son consecuencia de la sociedad del cansancio, del rendimiento y de la transparencia, como las nomina el autor Byung Chul Han", y añade: "Implica estar desencantado con la vida. Es la sociedad del dopaje y de los fármacos para poder rendir más. Una sociedad dopada duele menos".

Mujer en consulta psicológica
Mujer en consulta psicológica

Y aunque está de acuerdo en que en las depresiones mayores es necesario un tratamiento con psicofármacos, como potenciador de la recuperación,  opina que "para estas depresiones atípicas los psicofármacos aislados son una parte esencial de la construcción de la arquitectura de nuestro propio cautiverio". 

Marina contó a La Nación que en su caso fue cuando conoció a Clara, su psiquiatra, que supo lo que tenía: dijo "que lo que me pasaba no era mi culpa; que yo no era 'débil' por sentirme así y que simplemente mis neurotransmisores no estaban haciendo su trabajo, por lo que que había que darles 'un empujoncito para que se pusieran en marcha'. Nada más. El resto era cuestión de seguir con la terapia para encontrar los motivos que me habían hecho caer en este agujero, algo que iba a ser mucho más fácil con la ayuda de los medicamentos".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados