Del consultorio VIP a la pantalla

Un dentista de princesas en Punta del Este

El influencer y multimillonario saudita Hassan Ghoneim filma comerciales en José Ignacio.

Hassan Ghoneim en un estilo sport que pocas veces luce. Foto: Thegalleria.ae
Hassan Ghoneim en un estilo sport que pocas veces luce. Foto: Thegalleria.ae

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Uno de los sauditas más influyentes en las redes sociales y entre las celebrities de todo el mundo, Hassan Ghoneim, pasó por José Ignacio para grabar un comercial de una reconocida marca de maletas. El dentista de las princesas árabes llegó al este uruguayo para cumplir con el contrato firmado por la marca que lo contrató para esta ocasión.

La producción de las imágenes del comercial que será emitido en pocos meses en Estados Unidos fue realizada en distintos puntos de José Ignacio aunque su lugar central fue el exclusivo centro hípico del lugar: el Haras Godiva. Se trata del mismo centro ecuestre elegido por el actor estadounidense Keanu Rives para disfrutar de un día de cabalgata cuando pasó años atrás por Uruguay.

Es el mismo centro ecuestre que organiza cabalgatas a la luz de la luna por la margen oeste de la Laguna Garzón.

Hassan Ghoneim, un saudita de 36 años, suma a su condición de influencer su profesión de reconocido odontólogo, que tiene entre sus clientes a las princesas árabes del Golfo Pérsico.

Ghoneim nació en una cuna dorada en la ciudad de Daman de Arabia Saudita. Creció en el ámbito de la realeza saudita y como tal marchó al extranjero para estudiar odontología en la Universidad de Nueva York.

Allí se graduó con un doctorado en la especialidad y con el título abajo del brazo retornó a su país, en donde montó un envidiable lugar de trabajo.

Al tiempo de arreglar y mantener las dentaduras reales sauditas, Ghoneim comenzó a transitar en el mundo de las celebridades, tanto locales como extranjeras.

Así forjó una actividad que le rinde aún más frutos que su profesión de dentista desplegada con una cartera cargada de principes y princesas árabes, no solo de Arabia Saudita sino de otros estados del Golfo Pérsico.

Solo su cuenta de instagram tiene 1:2 millones de seguidores que están atentos a las imágenes que el dentista sube cada tanto. En las redes advierte que para cuestiones de negocios se lo tiene que contactar con una cuenta de correo electrónico colgada en su sitio de Instagram.

Este médico, también escritor, recibe una fortuna para posar en lugares exóticos alrededor del mundo luciendo el producto de tal o cual marca.

Así se lo ha visto en las redes sociales exhibiendo un frasco de perfume de Hugo Boss, o luciendo alguna prenda de una reconocida marca tipo Dior, con escenarios paradisíacos de fondo, en las Islas Maldivas o, como ahora, en José Ignacio. Es uno de los modelos preferidos del diseñador alemán Karl Lagerfeld.

Hassam Ghoneeim fue involucrado el año pasado en un escándalo desatado por la decisión de varios influencers árabes de participar en el reto viral de baile conocido como “In my feelings challenge”, consistente en saltar de un auto en movimiento, dejar la puerta abierta y luego bailar en la vía pública con la icónica coreografía que el humorista e instagramer americano Shiggy inventó y se ha popularizado en dicha red social.

El desafío no cayó bien en los imanes musulmanes quienes en Abu Dabhi ordenaron el arresto de varios influencers.

Al menos tres fueron detenidos “bajo la acusación de poner en peligro sus vidas y las vidas de otros, y violando la moral pública mediante sitios de redes sociales para promover prácticas que son incompatibles con los valores y tradiciones de la sociedad”.

El dentista, que tiene 1.2 millones de seguidores de Instagram, fue señalado en el mundo árabe como cultor de este tipo de desafíos que causaron la ira de los religiosos musulmanes.

Un día en la vida de Hassan Ghoneim, antes de que el saudí árabe llegue a su clínica dental VIP en Riyadh, comienza en el gimnasio, sitio en el que nunca deja tampoco de estar bien vestido. “Voy al gimnasio a primera hora de la mañana, así que obviamente me pongo algo cómodo, pero todavía quiero lucir bien y con estilo al mismo tiempo”, explicaba en julio de 2018 de The Galleria. Hassan trabaja siete días a la semana para mantenerse en la mejor forma posible, se afirma en esa misma entrevista.

“Entreno todos los días”, dijo el multimillonario, quien solo usa trajes y chaquetas de Tom Ford, y prefiere camisas y pantalones formales, salvo que esté de vacaciones.

Lejos de las modas pero cerca de la calidad

Además de la ropa masculina de Tom Ford, Hassan Ghoneim es aficionado a las camisetas con cuello en v de Dolce & Gabbana y las camisas de Saint Laurent. También tiene marcas japonesas poco conocidas en su guardarropa y una amplia gama de zapatillas de colores de Gucci y Dior. Aunque está al tanto de las últimas novedades y estilos de moda masculina, Ghoneim se expande en comentar que nunca persigue la última tendencia de la que se habla. “No sigo la moda ni los últimos looks”, sostiene en una entrevista con The Galleria. “Solo me pongo cosas que se ven bien. Si no me queda bien, no lo uso. Si se ve bien, lo uso, tan simple como eso “. Encontrar accesorios que complementen las tan buscadas marcas de moda masculina es una tarea difícil, pero Ghoneim lo hace. En su muñeca puede llevar relojes Patek Philippe y Jaeger-LeCoultre. “El Patek Nautilus Rose Gold es mi reloj favorito”, sostiene Hassan. “Me gustan los relojes con movimientos complejos y detalles técnicos, pero también soy un gran fan de la forma en que lucen. La historia de Patek Philippe es genial. Y me gusta cómo el precio de un Patek aumenta con el tiempo también “. Para Ghoneim, su ropa y sus relojes son símbolos de estatus que muestran su éxito fuera del consultorio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados