SALUD

¿Cuernos en el cráneo a causa del smartphone?

Científicos cuestionan que se apunte contra los dispositivos móviles.

Imagen de rayos X de cráneo con "cuerno". Foto: Scientific Reports
La comunidad científica se muestra muy escéptico y han cuestionado que la hipótesis es solo especulativa y que carece de rigurosidad. Foto: Scientific Reports

¿Si seguimos usando el smartphone a todas horas acabaremos con una protuberancia en el cráneo? Esta pregunta lleva circulando en redes sociales desde la semana pasada desde que The Washington Post publicó el artículo “Nos están creciendo cuernos en el cráneo y la culpa la tienen los teléfonos móviles, según un nuevo estudio”. La BBC, por su parte, acrecentó el debate con “Cómo la vida moderna está transformando el esqueleto humano”.

La investigación en cuestión fue publicada en la revista Scientific Reports y su principal hallazgo es la aparición de protuberancias occipitales externas en usuarios de dispositivos móviles entre los 18 y 30 años. Los investigadores David Shahar y Mark Sayers, de la Universidad de la Costa del Sol en Queensland, Australia, señalan que la causa es la mala postura por el uso excesivo de smartphones y tabletas.

No obstante, la comunidad científica se muestra muy escéptico y han cuestionado que la hipótesis es solo especulativa y que carece de rigurosidad.

Malformación.

Lo que postulan Shahar y Sayers es lo siguiente: los jóvenes pueden estar desarrollando picos en forma de cuernos en la parte posterior de sus cráneos, posiblemente por el peso desde la columna vertebral a los músculos de la parte posterior de la cabeza y cuello por la inclinación hacia adelante debido al uso de los dispositivos móviles. Esta característica anatómica se denomina protuberancia occipital externa (EOP, por sus siglas en inglés).

Los académicos establecieron un umbral de cinco milímetros para diagnosticar una EOP y consideraron que está “agrandada” si supera los 10 milímetros. Para su primer estudio, publicado en 2016, descubrieron que el 41% de los participantes tenían una EOP agrandada en sus cráneos. Lo que a ellos les llamó la atención es que estas malformaciones óseas se encuentran comúnmente en ancianos (en particular, en hombres) como parte normal del proceso de envejecimiento pero las estaban viendo en jóvenes de entre 18 y 30 años.

Ahora publicaron un segundo estudio con una muestra de 1.200 sujetos. Shahar y Sayers afirman que un 35% de los hombres y más del 40% de las mujeres de menos de 30 años tenían un “cuerno” agrandado; al tiempo que esta protuberancia aparecía en menos de un 15% de los pacientes de edades comprendidas entre los 30 y los 50 años.

En base a estos resultados, los autores concluyeron que la aparición de la EOP se debe al uso desmedido de un smartphone por ser una costumbre más afianzada en los jóvenes, sin ninguna otra evidencia. Es más, la investigación no evaluó el uso de dispositivos móviles. La misma situación podría plantearse por una mala postura al sentarse, al dormir o por andar en bicicleta con un manillar bajo.

Críticas.

John Hawks, profesor en el Departamento de Antropología de la Universidad de Wisconsin-Madison, dijo a CNN este estudio carece de detalles y que existen contradicciones entre el texto y los cuadros. Otra antagonista es Mariana Kersh, profesora asistente en el Departamento de Ciencias Mecánicas e Ingeniería de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign. “Definitivamente no hay causa y efecto demostrados en este estudio”, comentó. Y agregó: “La hipótesis sobre la función del uso del dispositivo es solo especulativa y no se basa en ningún dato presentado en este estudio”.

Ambos investigadores retrucan a Shahar y Sayers que el estudio carece de un grupo de control, al tiempo que los participantes habían visitado a un quiropráctico por un problema en el cuello lo suficientemente grave, lo cual no representa a la población en general.

“La adaptación ósea usualmente ocurre en respuesta a movimientos dinámicos repetitivos que el cuerpo no está acostumbrado a ver. La tensión también debe ser más alta de lo normal. (Pero) el cambio de postura por sí solo no resultará en cambios en los huesos, especialmente en una sola vida”, añadió Kersh.

Shahar admitió a Business Insider que no se trató de un ensayo controlado aleatorio, puesto que un estudio así requeriría un periodo de investigación de entre 10 y 20 años, y métodos de análisis más invasivos.

Datos anatómicos

¿Qué es? Del punto de vista anatómico, los cuernos se componen de keratina, al igual que las uñas; pero las protuberancias son masas óseas.

Chances. Hay más probabilidades de desarrollar una enfermedad degenerativa de disco o desviación del cuello que una protuberancia en el cráneo.

Ejemplo. Una protuberancia ósea similar a la del cráneo aparece en la parte trasera del pie debido a la presión que ejercen los zapatos de taco alto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)