EL INTERNET DE LAS COSAS

¿Cuánto cuesta tener una casa inteligente en Uruguay?

Un sistema de domótica básico cuesta US$ 1.200, mientras que uno más sofisticado parte de los US$ 3.000

Domotica, Casa inteligente
Una casa puede ser controlada mediante una pantalla. Foto: El País

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

¿Quién no soñó alguna vez con controlar la luz de su vivienda desde la comodidad de la cama o a cientos de kilómetros de distancia? ¿O lograr manejar de forma inalámbrica la apertura y cierre de las persianas o el encendido y apagado de cualquier electrodoméstico?

Lo que hace unos años era posible solo en las películas de ciencia ficción, hoy pasó a ser una realidad. Mediante la domótica –que incluye tecnologías capaces de automatizar una vivienda– se pueden controlar las casas prácticamente en su totalidad desde un teléfono móvil o una tableta: manejar las luces a distancia, controlar la cafetera o monitorear la seguridad del hogar son algunas las posibilidades.

Pero, ¿cuánto sale tener una casa automatizada en Uruguay? Actualmente hay, al menos, cinco empresas que brindan el servicio. Representantes de las mismas coincidieron que el costo depende de lo que quiera cada cliente. Pero, por ejemplo, tener un sistema de domótica básico puede costar entre US$ 1.200 y US$ 2.000 e incluye –por lo general– el manejo remoto de un determinado número de luces o persianas, el control de algún electrodoméstico y la interfaz para manejar esos dispositivos.

Un sistema más sofisticado y con más prestaciones (más sensores, luces, persianas y cortinas motorizadas, además de alarmas, por ejemplo) cuesta de US$ 3 mil en adelante.

Paso a paso

En caso de que no se quiera gastar mucho dinero o se prefiera empezar de a poco en el mundo de la domótica, se pueden comprar algunos elementos a través de internet. Los gigantes como Google, Amazon y Apple lanzaron sus propios sistemas de domótica pero más acotados que los que instalan las empresas.

Un enchufe inteligente que permite encender y apagar un electrodoméstico a distancia o programarlo para que opere a determinada hora cuesta desde $ 1.000 la unidad. Y si se quiere que, además, monitoree el consumo de energía, se deben pagar $ 500 más.

Las luces inteligentes, en tanto, permiten manejarlas a distancia, así como regular su intensidad. Si son compatibles con algún asistente digital, como Alexa (Amazon), Siri (Apple) o Google Assistant (Google) se pueden controlar también por voz. El costo es de $ 4.500 por interruptor de luz.
Un control de climatización para controlar aires acondicionados sale $ 2.200 y permite apagar y encender a distancia o programar horarios personalizados.

Domotica, Casa inteligente
La iluminación, la alarma y las persianas pueden gestionarse desde el celular. Foto: Leonardo Maine

Usos

Las posibilidades que brinda la domótica son muy vastas y van desde la seguridad y el confort hasta la eficiencia energética. Lo más solicitado son los elementos de seguridad.

Gonzalo Echevarría, que trabaja en Open Home, explicó que la empresa cuenta con un sistema de sensores que permite avisar a las personas cuando algún intruso ingresa a la vivienda. “Ese sensor no solo capta la apertura de puertas, sino también capta el movimiento y la vibración. Si alguien, por ejemplo, intenta subir la reja o te rompe un vidrio, el sistema de sensores lo capta y te avisa”, explicó.

Pero los sensores son también muy útiles para otra tarea: si dejó abierta una ventana y se largó a llover torrencialmente, el sistema avisa cuál es la abertura que quedó sin cerrar.

“Si se te rompió un caño que genera pérdidas o se te inundó la casa, los sensores –si están estratégicamente colocados– también alertan sobre esas situaciones a los dueños de casa”, explicó Echevarría de Open Home.
La empresa posee, también, un sistema de alarmas “inteligentes”, que encienden automáticamente las luces interiores y exteriores, a lo que se le suma una luz exterior adicional de color rojo que se enciende y parpadea en señal de que algo inusual está pasando en casa.

La empresa Domotec –la única en el país que fabrica sus propia tecnología de domótica– cuenta con un sistema de seguridad que incluye tres perímetros: uno exterior a la propiedad, otro que corresponde al borde físico de la casa y un sistema interior. “Se pueden activar de forma independiente desde el celular y podés ver dónde se está produciendo la intrusión”, indicó Norberto Zejerman, director de Domotec, a El País.

Las posibilidades en cuanto a seguridad son muchas y depende de la demanda del cliente. “La idea es que el intruso se sienta incómodo cuando ingrese para lo cual tenemos varios mecanismos para hacer que eso suceda. Hay clientes que nos han pedido que les hiciéramos un sistema similar a la película La habitación del pánico, es decir, un lugar especial donde solo los dueños pueden entrar o que se active en la vivienda un protocolo especial cuando hay una intrusión”, explicó Zejerman.

Otro componente de seguridad es el videoportero que posibilita hablar, grabar y abrir la puerta desde cualquier lugar del mundo y a través del celular. Esa tecnología cuesta unos US$ 550.

Confort

Hacer las viviendas más cómodas y sustentables es otro de los motivos por los cuales las personas eligen la domótica. Los sistemas de iluminación inteligentes permiten programar el encendido y apagado de determinadas luces –tanto interiores como exteriores– a determinadas horas (por ejemplo cuando anochece o amanece), o que se prendan a través de sensores solo cuando hay presencia de personas.

“Muchos argumentan que prender automáticamente una luz cuando anochece y apagarla cuando amanece se puede solucionar con una célula fotoeléctrica. Pero lo que no podés resolver con ese sistema es, por ejemplo, que la luz se prenda cuando baja el sol, pero que a las 12 de la noche se apague y quede solo una en particular”, ejemplificó Zejerman.

Otra de las opciones que permite el sistema es hacer “simulación de presencia”, un método que utilizan sobre todo las personas que viajan seguido o están un largo período fuera de las casas. Consiste en dejar el sistema programado, por ejemplo, para que cuando baja el sol, se prendan las luces de forma aleatoria en el interior de la vivienda.

“Si alguien ve eso de afuera es muy difícil que se dé cuenta de que en esa casa no hay gente”, comentó Zejerman. Usar la misma metodología para el caso de la abertura o cierre de las persianas mientras se está a miles de kilómetros de distancia para “simular presencia” es otras de las opciones que brinda el internet de las cosas.

Prestaciones que permiten ahorrar energía
riego de cultivo

La domótica permite también controlar distintos aspectos como, por ejemplo, que todos los días a las 7 de la mañana y de lunes a viernes, el aire acondicionado o la calefacción se enciendan durante determinado tiempo para calentar el ambiente antes de que suene el despertador.

“Podés también guiarte por la temperatura que querés que haya en cada habitación y definir en determinados horarios que haya determinada temperatura”, explicó el propietario de Domotec.

Programar escenas es otra de las múltiples opciones de la domótica y se pueden hacer a gusto del consumidor. Así, una escena preestablecida podría ser “modo cine”, en donde al apretar ese botón en la tableta o en el celular, se apaguen todas las luces, se cierren las cortinas y se prenda la televisión.

Para los que tienen jardín, el riego es otro de los aspectos que se puede controlar. “Los pronósticos meteorológicos se asocian al sistema y se puede prever si va a llover o no. En base a eso el sistema de riego se apaga, logrando que no se gaste energía y agua de forma inadecuada”, explicó Echevarría de Open Home.

Ese control que se puede tener tanto en luces y calefacción como en electrodomésticos podría significar a fin de mes un mayor ahorro energético.

“El sistema permite determinar tu histórico de consumo por mes, discriminado por cada dispositivo y en base a eso se puede establecer políticas de ahorro energético”, aseguró Zejerman.

Habrá 18 mil millones de objetos conectados

Se estima que a comienzos de la próxima década habrá 18.000 millones de objetos conectados al internet de las cosas. Gonzalo Echevarría, de Open Home, contó que en Uruguay aún no está desarrollada la domótica como en otros países. “En otras partes del mundo no te compran una casa si no tiene algo de domótica”, expresó. Dijo que las casas que se venden con mayor facilidad son las que tienen incorporados algunos de estos sistemas, no solo para un mayor confort sino para ahorrar energía. Los clientes que tienen no necesariamente pertenecen a estratos sociales altos. “La gente está mostrando cada vez más interés”, dijo.

Una ciencia que está en continuo movimiento

En Domotec, la intención es incorporar la domótica a la interfaz de Apple y mediante Siri utilizar el comando por voz para decir las acciones que se quieren realizar, tales como “apagar la luz” o “bajar la persiana”. Eso estará disponible en Domotec en diciembre de este año. Otro de los proyectos en los que se trabaja es lo que se llama “voice over” que es la posibilidad, no solo de recibir y escuchar lo que está pasando en el lugar, sino hablarle al sistema. Para eso se incorpora la posibilidad de reproducir pistas pregrabadas: desde el ladrido de un perro hasta decirle al que está en la vivienda que la ayuda va en camino.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados