Ciencia

La crianza de los hijos implica una compleja red neuronal en los ratones

El cuidado de los hijos es una tarea compleja y ahora se ha descubierto que, al menos en los ratones, hay más de 20 zonas del cerebro integradas en la red neuronal que orquesta el comportamiento paternal, según un estudio que publicó la revista Nature.

El próximo paso será probar su eficacia en humanos. Foto: Pixabay
 Foto: Pixabay

Por el momento se desconoce si los humanos y otros animales comparten estos circuitos cerebrales identificados en ratones, pero sí se sabe que las neuronas que se encargan de controlar otros comportamientos esenciales en los roedores también existen en otros vertebrados, según un comunicado.

Investigadores del estadounidense Instituto Médico de Investigación Howard Hughes, dirigidos por Catherine Dulac, descubrieron que diferentes conjuntos de células dentro de un centro de control de la crianza desencadenan cambios motivacionales, conductuales y hormonales relacionados con la crianza de los animales jóvenes.

"Nadie había diseccionado el control de un comportamiento social con tanto detalle y nivel de comprensión" indicó Dulac, de la Universidad de Harvard.

Para la científica, explicar cómo el cerebro controla la crianza de los hijos "podría ayudar algún día a los investigadores a ayudar a las madres a establecer vínculos afectivos con sus bebés en casos de depresión posparto".

Dulac se interesó por los circuitos neuronales que controlan la crianza, no solo por la gran cantidad de actividades que deben controlar, sino además por que hay una distinción clave entre machos y hembras.

De hecho, las hembras de ratón exhiben comportamientos maternos independientemente de que tengan o no sus propias crías, mientras que los machos solo comparten ese instinto de crianza si se han apareado recientemente.

El comportamiento habitual de un ratón macho hacia los más jóvenes es de agresividad, pero tres semanas después del apareamiento pierden su hostilidad hacia las crías y su comportamiento es igual que el de una hembra, explicó.

Dulac y su equipo descubrieron hace años un conjunto de neuronas en una parte del cerebro conocida como área preóptica medial que coordina esos cambios generalizados.

En el estudio presentado ahora, el equipo rastreó las conexiones hacia y desde esas células del control de crianza, que pueden rastrearse porque producen un molécula de señalización llamada galanina.

El mapa creado por los expertos reveló que el centro de crianza recibe señales de 20 regiones cerebrales y transmite información a otras tantas. Además como cada neurona productora de galanina se proyecta a una sola de esas zonas del cerebro, Dulac consideró que subconjuntos de células controlan funciones diferentes. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)