CALIDAD DE VIDA

Complicidad: un error de los familiares de adictos

Ismael Piñero, consejero en adicciones, dice que usualmente se “adjudica el problema al usuario” y no se logra captar la situación “conflictiva familiar” que hay detrás.

"Los familiares tienden a ser cómplices, no a ayudar al adicto”. Así de claro fue Ismael Piñero, consejero en adicciones y director de la ONG Ser Libre en el ciclo de entrevistas de Calidad de Vida en El País sobre el rol de los familiares en el tratamiento de las adicciones.

A su juicio, padres, hermanos, conyuges, hijos y otros seres queridos no están entrenados para realizar un abordaje correcto de la adicción de la persona y, por lo tanto, no contribuyen a su recuperación. Por lo tanto, todos deben participar de la misma estrategia.

A juicio de Piñero, usualmente se “adjudica el problema al usuario” y no se logra captar la situación “conflictiva familiar” que hay detrás y de la que cada miembro es responsable.

Ismael Piñero, consejero en adicciones, en Calidad de Vida. Foto: Darwin Borrelli.
Ismael Piñero, consejero en adicciones, en Calidad de Vida. Foto: Darwin Borrelli.

“Sería bueno que todos intervinieran en un proceso de cambio, no solo aquel que tiene una adicción”, la que puede ser el alcohol, el juego o las drogas, entre otros factores de dependencia. Por ejemplo, un familiar, con buenas intenciones, brinda oportunidades, tiene paciencia y ayuda en lo que puede, ya sea pagando cuentas o cuidando a los hijos del adicto, pero para el especialista eso “perpetúa el problema”; y no solo eso sino que “lo agrava” porque mantiene al individuo en una situación que le resulta cómoda.

“Una cosa es ayudar y otra es ser cómplice. Ayudan más a la enfermedad que a la persona. Son dos personas: una es el ser humano con sus motivaciones, sus preocupaciones, sus afectos y sus valores; pero cuando está gobernado por una adicción es otra persona con otros valores, otros afectos y otras motivaciones. Cuando la familia contribuye a ayudar a la parte enferma y no a la parte sana, lo que hace es perpetuar el problema y agotarse todos. Cada vez se intoxica más el vínculo”, señaló Piñero.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados