PSICOLOGÍA

Las cinco claves para ser más colaborativo de Alejandro De Barbieri

“Duchado y motivado se sale de casa”, dijo el psicólogo sobre lo que considera fundamental: la automotivación; lo hizo en el cierre del ciclo de charlas Inspira de El País

de barbieri inspira el país
VEA EL VIDEO

Lo que cura es el vínculo, Economía y felicidad, Educar sin culpa y La vida en tus manos son los libros que el psicólogo Alejandro De Barbieri escribió luego de dar el salto del consultorio a la divulgación y comunicación. Los temas vinculados a la educación y al papel de los padres en este terreno han abarcado buena parte de su obra y son una de sus preocupaciones cardinales como profesional.

De Barbieri estuvo recientemente en el ciclo de charlas Inspira de El País para hablar de colaboración. ¿Qué es? Es la tarea de ayudar y servir de manera desinteresada a los demás. En su conferencia, el psicólogo habló de cómo desarrollar un espíritu generoso, solidario y respetuoso para practicar y transmitir el valor de la colaboración en todos los ámbitos.

Salir del individualismo.

La colaboración consiste en trabajar de forma efectiva con otras personas para alcanzar un objetivo común. En la práctica –sea en la oficina o en la casa– esto implica tomar decisiones basadas en el consenso, negociar cuando se presentan desacuerdos, hacer críticas constructivas, apoyar y valorar al otro, ser respetuoso.

“Estamos en un mundo individualista, en un mundo enfermo”, dijo De Barbieri. Y precisó: “Lo tuyo y lo mío (por separado) es una mancha de hielo; lo tuyo y lo mío es un no me involucro en lo que le pasa al otro”. La apuesta es cambiar el individualismo por la asertividad. En un ida y vuelta basado en la colaboración, sin agresividad o pasividad de por medio, cada sujeto se “nutre” de los demás, aunque opinen distinto. “El otro me salva del individualismo”, afirmó.

Llevado a la sociedad en general, el psicólogo reclamó que el abandono del individualismo y el afán por competir es necesario para mejorar los problemas de convivencia. “No podemos dormir con la conciencia tranquila si matan a un hincha de Nacional o de cualquier cuadro. La conciencia intranquila te hace preocuparte por cómo mejorar la sociedad”, comentó en Inspira.

Un psicólogo de Lascano al mundo.

Alejandro De Barbieri nació en Lascano, Rocha, el 20 setiembre de 1971. Es psicólogo clínico, egresado de la Universidad Católica del Uruguay en 1994. Logoterapeuta, egresado de la Fundación Argentina de Logoterapia Viktor E. Frankl en 1996.

Desde el año 2000 es codirector del Centro de Logoterapia y Análisis Existencial, centro que dirige conjuntamente con su esposa, la psicóloga Marcela Arocena. Cuentan con un equipo de 15 psicólogos y una psiquiatra. Allí atienden a pacientes, dan clases y dictan talleres.

Ha dictado cursos y conferencias de logoterapia en Uruguay, Argentina, Brasil, Chile, Paraguay, México, Perú, Chile, Guatemala, Colombia, España, Italia y Austria.
Fue docente por más de 20 años en la UCU.

Ser agradecido.

En la puesta en práctica de la colaboración y en abandonar el individualismo, De Barbieri recordó que hay que aprender a ser agradecido. “La gente feliz no envidia; la gente feliz agradece”, afirmó el psicólogo en el ciclo Inspira. La receta es la siguiente: abrir los ojos a los demás, darse cuenta de todas las cosas malas que no suceden, prestar atención a las cosas buenas que sí ocurren y dar las gracias.

“El mejor tutorial de YouTube (para tus hijos) para ser feliz es tu cara"
de barbieri inspira el país
El psicólogo habló de cómo desarrollar un espíritu generoso.

Ser entusiasta (y contagiar entusiasmo).

En cada trato laboral, familiar o amistoso que se establezca con los demás debe imperar un estado de ánimo que De Barbieri calificó como imprescindible: el entusiasmo. Es esa fuerza interna que es el motor del comportamiento. Es aquello que convierte las tareas de cualquier ámbito en algo personal y por las que se media el esfuerzo para llevarlas a cabo. La automotivación genera confianza, capacidad para enfrentar desafíos, vencer miedos y animarse. Y el entusiasmo, principalmente, se contagia.

“Un padre entusiasta contagia las ganas de vivir. Una madre entusiasta contagia las ganas de vivir. Un jefe entusiasta contagia las ganas de vivir. Un director entusiasta contagia las ganas de vivir. Nadie sigue a un triste”, señaló el autor de La vida en tus manos.

Para De Barbieri, la falta de motivación es un problema muy extendido en todas las franjas etarias pero en los jóvenes parece ser endémico. “Hay gente que trabaja yéndose (es decir, pensando en renunciar por no estar conforme) y, por lo tanto, no da lo mejor de sí”, dijo. En este caso, la persona es un “fusible” o “un robot” y no es libre ni responsable ni puede colaborar con su entorno ni va a transmitirles este valor a sus hijos. “El mejor tutorial de YouTube para ser feliz es tu cara”, afirmó.

Un padre entusiasta contagia las ganas de vivir. Una madre entusiasta contagia las ganas de vivir. Un jefe entusiasta contagia las ganas de vivir. Un director entusiasta contagia las ganas de vivir. Nadie sigue a un triste”

Hablar de los afectos.

El intercambio de ideas respetuoso contribuye a la colaboración. Pero no solo eso; sino que también hay que saber cómo comunicar los sentimientos. “Hay que decir ‘te quiero’, ‘perdóname’, ‘me arrepiento’, ‘te extraño’, ‘gracias’, ‘me equivoqué’, ‘me disculpo’; hay que poner en palabras los afectos. Con poco se hace mucho”, señaló De Barbieri.

No obstante, muchas personas no saben cómo hacerlo o tienen dificultades para poner en palabras los afectos, lo que perjudica el trabajo en equipo y el relacionamiento con los demás. El perfil del alexitímico responde a una persona distante, rígida, sin sentido del humor, introspectivo y carente de imaginación.

La alexitimia es un desorden del aprendizaje emocional. Lo contrario, es decir, vivir con inteligencia emocional, ayuda a mejorar las relaciones laborales y afectivas de las personas. A juicio del experto, suma empatía, compasión, flexibilidad, comunicación afectiva y efectiva y mejora la salud de las emociones.

Cuidar los vínculos.

En definitiva, es esencial el cuidado de los vínculos. El psicólogo recordó las palabras de uno de sus maestros quien afirmaba que “no hay que perder el tú en el camino”. Sean familiares, amigos o compañeros de trabajo, De Barbieri sostiene que “nos hacemos humanos con otros humanos, no con las pantallas”.

Con todo, el “adulto frágil” se ofende fácilmente; mientras que el adulto maduro escucha, acepta, respira y decide luego, con libertad, si vale la pena responder o no. El adulto frágil reacciona, lo que provoca problemas en los vínculos humanos.

De Barbieri enfatizó que confiar nos ayuda a establecer vínculos más sólidos, íntimos y profundos. Para colaborar, motivar, inspirar y convivir “hay que estar presente de cuerpo y alma”. Así la colaboración tendrá sentido.

La vida en tus manos: Libro de Oro

El Libro de Oro de 2019 para un autor nacional de no ficción fue para La vida en tus manos, de Alejandro De Barbieri (Editorial Grijalbo), que invita a asumir responsabilidades para vivir con libertad. La distinción fue otorgada por la Cámara Uruguaya del Libro. La vida en tus manos es una invitación a decidir sin excusas, a salir de la “queja nuestra de cada día” y hacernos cargo de nuestras acciones para ser adultos sólidos y vencer la fragilidad. El autor plantea un recorrido por la fragilidad de los vínculos hoy: desde la dificultad para convivir en pareja o la debilidad de las relaciones laborales, hasta la necesidad de vivir con inteligencia espiritual, con sentido del humor, aprendiendo a perdonar y agradecer para darle sentido a nuestra existencia y proyectar un recorrido vital del cual somos los únicos responsables.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados