LA TRANSMISIÓN QUE HIZO HISTORIA

Cientos de miles de personas siguieron la llegada del hombre a la Luna a través de la TV

Alrededor de 600.000 personas se congregaron la noche del 20 de julio y madrugada del 21 de julio para ser testigo de la llegada de los primeros humanos a la Luna frente a sus televisores.

Alrededor de 600.000 personas en todo el mundo se sentaron a mirar la transmisión en vivo. Foto: AFP
Alrededor de 600.000 personas en todo el mundo se sentaron a mirar la transmisión en vivo. Foto: AFP

Cuando Neil Amstrong bajó por primera vez en la Luna, Vilma tenía 10 años. Nunca olvidó lo que vivió ese día. En la escuela Felipe Sanguinetti, del barrio la Unión, su clase había hecho cartelería y esa noche, junto a sus padres y su hermana, cenaron viendo la transmisión de Canal 4.

La voz del periodista Carlos Giacosa resuena aún en la mente de Vilma, 50 años después. Luego de la transmisión, salió en familia al jardín de su casa para mirar la luna donde Neil Amstrong había dado “un pequeño paso para el hombre y un gran salto para la humanidad”. Allá estaba por primera vez un humano.

Esa semana, los diarios siguieron todos los detalles de la misión del Apolo 11: desde el lanzamiento del cohete Saturno V hasta la llegada al satélite y el posterior regreso de los astronautas a la Tierra. Los canales de televisión se disputaron las transmisiones minuto a minuto de lo que pasaba en el espacio. Muchos uruguayos adquirieron su primer televisor para seguir en vivo el hecho que marcaría la historia.

Alrededor de 600.000 personas -una cifra que no sería superada hasta el casamiento de Lady Di y el Príncipe Carlos- se congregaron la noche del 20 de julio y madrugada del 21 de julio para ser testigo de la llegada de los primeros humanos a la Luna frente a sus televisores.

En conjunto.

Carlos Giacosa, Barret Puig y Víctor Hugo Pedroso se encargaron de la transmisión para los canales 4 y 10, que realizaron una emisión en cadena: “Seguimos las transmisiones desde el piso, habíamos esperado varias horas antes en lo que, como se dice ahora en las transmisiones de fútbol, era la previa. Fue prácticamente todo un día de transmisión”, contó Giacosa para el libro editado con motivo de los 50 años de Canal 4.

Víctor Hugo Pedroso está por cumplir 80 años y es el sobreviviente de los tres periodistas que realizaron la transmisión hace medio siglo. El conductor contó que estuvieron tres o cuatro horas al aire y, aunque no recuerda la hora, tiene presente que culminó en la madrugada.

Las portadas de El País que informaron sobre la llegada del hombre a la Luna. Foto: Archivo El País
La portada de El País que informaba sobre la llegada del hombre a la Luna. Foto: Archivo El País

Además, esa misma transmisión tuvo un curioso hecho: Víctor Hugo Pedroso entrevistó al científico alemán Wernher von Braun, quien desarrolló varios proyectos espaciales.

“A Nissan Sarkissián, jefe de prensa de radio Montecarlo, se le ocurrió una idea loca: llamar a Cabo Cañaveral para pedir una entrevista con Wernher von Braun, el no reconocido padre de los cohetes. Entonces me llamó y me dijo que como él no hablaba inglés había pasado el teléfono del canal y si podía encargarme. Le dije que sí y la verdad que no me imaginé que menos de una hora después íbamos a estar hablando con von Braun”, explicó Pedroso a El País.

El llamado duró unos pocos minutos pero fue “la frutilla de la torta” de la transmisión, confesó Pedroso.

“Lo entrevisté y fui traduciendo lo que me iba diciendo. Fueron pocas cosas. Explicó la habilidad del cohete Saturno V y qué harían los astronautas cuando llegaran a la Luna así como otros trabajos”, detalló Pedroso.

Por su parte, Jorge Orfila, operador de Videotape de Canal 4 en 1969, contó que este “fue el primero en tener el país las RCA de 2 pulgadas, unas máquinas que medían como dos metros de alto” que hicieron posible la transmisión. Y añadió: “Teníamos varios racks y llenaban una habitación. Ahora grabás con algo que tenés en la palma de mano”. Gracias a ese equipo fue posible grabar la señal de la NASA y explicó que él mismo fue quien registró las imágenes que quedaron en el archivo.

Sobre la transmisión en sí, Orfila recordó que “fue una cosa chica y bastante cerrada” debido a que era una señal que llegaba a través de la gigantesca antena de Manga: “No había nervios en el canal porque no era un programa con público en vivo, por ejemplo. La señal llegaba al control y solo se precisaba un sonidista, un director, el operador de videotape y otros técnicos. Los del estudio (los periodistas) lo veían por un monitor”, detalló.

Una edición especial de El País para informar sobre la hazaña. Foto: Archivo El País
Una edición especial de El País para informar sobre la hazaña. Foto: Archivo El País

Separados.

Por su parte, Canal 12 hizo una transmisión propia y consiguió en exclusiva la transmisión del lanzamiento del miércoles 16 de julio de 1969, emitiendo un programa especial que se llamó “Misión Apolo”.

La transmisión estuvo a cargo de Leonel Tuana. Luego de esa jornada, se publicó una nota en El País del 17 de julio de 1969 en la que detallaba: “Cuando las imágenes de Collins y Amstrong, con nitidez insuperable se enfrentaron en la pantalla, en nuestro hogar, es posible que nos sintiéramos aún más involucrados que nunca con esta hazaña espacial. Por el momento en forma palpable”.

Y añadió: “La emisión por vía del satélite Intelsat, puesto en órbita 36 horas antes por la NASA, dado que el primer satélite del mismo nombre se debió utilizar para fines conectados directamente con la labor de Apolo 11, fue de una calidad excepcional. Emocionaba ver a nuestra Tierra desde una distancia de 230 mil kilómetros”.

Tuana, quien hoy tiene 85 años, contó a El País que estaba previsto que hiciera la transmisión desde Canal 12; sin embargo, dos días antes le anunciaron que había sido invitado por canal 11 -Telefe- de Argentina para realizarla desde allí. Entonces viajó a Buenos Aires para cubrir el hecho, en lo que contó que fue un trabajo que duró “muchísimas horas”.

Así lo relató: “La transmisión fue excepcional, porque ver a dos seres humanos descender en la Luna me sorprendió muchísimo”, destacó.

Frances Northcutt, quien trabajó en los programas de computación que calculaban la trayectoria de regreso de las misiones desde la Luna. Foto: nasa.gov
Frances Northcutt, quien trabajó en los programas de computación que calculaban la trayectoria de regreso de las misiones desde la Luna. Foto: nasa.gov

Y emocionado, recordó: “Se me caían las lágrimas y a muchos de los periodistas les pasaba lo mismo. Llorábamos mientras veíamos a Amstrong descender a la Luna”.

El alunizaje también por la radio

Tomás Friedmann tiene 69 años, en 1969 tenía 19 y estaba haciendo sus primeras armas en periodismo radial -disciplina a la que se dedica hasta el día de hoy- y recuerda con mucha claridad la transmisión de los días previos y el alunizaje.

“En ese momento trabajaba en Radio Ariel, que era propiedad del expresidente Luis Batlle Berres y el entonces legislador Jorge Batlle. Aunque era un medio chiquito realizamos una cobertura desde los días anteriores”, explicó Friedmann.

El periodista recordó que durante la semana anterior, consultó a la audiencia sobre cómo se sentía respecto a la misión del Apolo 11 y dijo que encontraron a muchas personas muy escépticas respecto al tema. Según contó, quienes estaban más entusiasmados eran los jóvenes. “La transmisión de aquel día la seguimos a través de La Voz de Estados Unidos de América, que tenía una transmisión especial en español. Uno de los tres relatores que se encargó de ella era un uruguayo: Enrique González Regueira, que estaba vinculado a Carve”, señaló a El País.

Además, desde que el Apolo 11 dejó la Tierra, la NASA proporcionó a todas las radios del mundo acceso a las comunicaciones públicas desde la sede en Cabo Cañaveral.

Friedmann apuntó que en aquel entonces “se hablaba de que la próxima (gran hazaña espacial) sería la llegada del hombre a Marte” algo que aún no sucedió pero que la NASA y empresas privadas espera concretar en las próximas décadas. “Fue muy emocionante seguir paso a paso y escuchar a los astronautas contar lo que estaban viviendo. Nunca perdieron la tranquilidad, ni el buen humor y viajaron en condiciones muy precarias”, aseguró.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)