CIENCIA

Los científicos del 2016

Una experta en el virus del zika, un “cazaplanetas” y el precursor del ADN de los tres padres fueron reconocidos por Nature.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Istock

La argentina Gabriela González, por las ondas gravitacionales; la brasileña Celina Turchi, por el zika, y el español Guillem Anglada-Escudé por el descubrimiento de un planeta están entre los diez científicos más destacados de 2016, según la revista Nature.

González, física de formación y que trabaja en la Universidad Estatal de Luisiana (EE.UU) abre el listado por su papel en la detección de las ondas gravitacionales.

Un hallazgo que, según afirmó a Efe en una entrevista el pasado febrero, "saldrá en los libros" como la respuesta, cien años después, al último interrogante de la Teoría de la Relatividad de Einstein.

"Es un reconocimiento al trabajo de más de 1.000 científicos", opina. Las ondas gravitacionales son vibraciones en el espacio-tiempo, en el material que forma el universo, por la energía liberada por violentos eventos en el cosmos. Lo que vieron González y sus colegas aquel 14 de septiembre fue la deformación del espacio y el tiempo por una onda gravitacional formada por el choque de dos agujeros negros hace 1.300 millones de años.

La experta en enfermedades infecciosas brasileña Celina Turchi del Aggeu Magallanes Research Center en Recife se ganó también un puesto en el ránking por descubrir la relación entre la microcefalia y el virus del Zika.

El astrofísico y profesor español de la Universidad Queen Mary de Londres, Anglada-Escudé entró a formar parte del listado por su descubrimiento de un planeta parecido a la Tierra que orbita cada once días a su estrella Próxima Centauri y tiene una temperatura que permitiría la existencia de agua líquida en su superficie.

El cocreador de la firma de inteligencia artificial DeepMind, Demis Hassabis, cuyo programa AlphaGo consiguió vencer al campeón mundial del juego de mesa "go", conocido como el "ajedrez oriental", es otra de las personalidades más destacadas del año, según Nature.

El científico Kevin Esvelt obtuvo el reconocimiento de la revista por su descubrimiento de los posibles efectos negativos de una controvertida técnica, que él mismo ayudo a crear, que emplea la edición genética CRISPR para fomentar o suprimir la expresión de ciertos genes en poblaciones de una especie para perpetuar un rasgo entre los individuos.

El profesor que hizo sonar la alarma de la destrucción de la Gran Barrera de Arrecifes que se extiende a lo largo de 2.300 kilómetros de la costa nororiental australiana, Terry Hughes, también se ganó un puesto.

Guus Velders sentó las bases este año del acuerdo internacional alcanzado por prácticamente todos los países para dejar de producir y utilizar los hidrofluorocarbonos (HFC), unos potentes gases de efecto invernadero muy utilizados en el sector de la refrigeración, logro que tampoco ha pasado desapercibido para Nature.

Como tampoco lo ha hecho la lucha de la física Elena Long para sensibilizar sobre las dificultades y discriminaciones a las que tienen que enfrentarse los físicos gays, lesbianas, bisexuales, transgénero o de cualquier otra minoría sexual.

La neurocientífica Alexandra Elbakyan cierra la lista por desafiar a las publicaciones científicas convencionales con su web Sci-Hub, que permite acceder de manera gratuita a más de 60 millones de artículos científicos recientes.

Según el redactor de Nature Richard Monastersky, los científicos que aparecen este año en la lista componen "un grupo muy diverso, pero todos ellos han jugado un importante papel en los acontecimientos científicos del año".

ADN de tres padres.

El nacimiento del primer bebé del mundo engendrado mediante una técnica de reproducción asistida que emplea ADN de tres padres diferentes se ha hecho realidad este año y Nature ha incluido en su lista al especialista en fertilidad John Zhang, uno los responsables de este hecho.

El Reino Unido se convirtió en el primer país en autorizar este tratamiento. La idea es evitar la transmisión de enfermedades congénitas incurables.

En 2015 el país se convirtió en el primero en votar a favor de este tipo de tratamientos y ayer, la Autoridad de Embriología y Fertilización Humana (HFEA) dio luz verde a las clínicas para que puedan solicitar la licencia para desarrollar este procedimiento.

Esta técnica, llamada también terapia de reemplazo mitocondrial, emplea ADN de tres padres diferentes (del padre, de la madre y de una donante) y permite a las mujeres que portan mutaciones genéticas raras dar a luz hijos sanos. Esto, ya que los médicos reemplazan las mitocondrias defectuosas de la madre por otras procedentes de una donante sana. Así, la guagua tiene los 23 pares de cromosomas habituales de ambos padres y las mitocondrias de la donante.

El tratamiento está diseñado para ayudar a familias con enfermedades mitocondriales, condiciones incurables que se transmiten de la madre al hijo y que afectan a uno de cada 6.500 niños.

En septiembre pasado, la revista New Scientist reveló el nacimiento del primer niño engendrado mediante esta técnica, gracias a un equipo médico de EE.UU. En este caso, la madre era portadora del síndrome de Leigh, un desorden mortal que afecta al sistema nervioso en desarrollo.

Los detractores de este método arguyen que abrirá las puertas a los niños "genéticamente modificados". EFE, EL PAÍS DE MADRID .

ELEGIDOS.

1 - Física.

Entre los 10 científicos de Nature figura Elena Long, una física nuclear transexual que ha levantado la voz contra la discriminación de las lesbianas, los gays, los bisexuales y los transexuales en los laboratorios.

2 - Biólogo.

El biólogo marino Terry Hughes, de la Universidad James Cook (Australia), también es reconocido por Nature por haber dado la alarma ante la destrucción de la Gran Barrera de Coral, de la cual varias ONG luego alertaron.

3 - Químico.

La lista también incluye al químico holandés Guus Velders, por liderar un acuerdo internacional para eliminar la producción de hidrofluorocarbonos, gases empleados en la industria como refrigerantes y que contribuyen al calentamiento global.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados