CONFESIONES DE SOPHIA

Una charla a solas con la primera ciudadana robot

El País conversó con ella en el America Business Forum en Punta del Este.

Sophia siendo entrevistada ante casi 5.000 personas por Ignacio González, productor del America Business Forum. Foto: Ricardo Figueredo
VEA EL VIDEO. Foto: Ricardo Figueredo

La llegada de la primera robot ciudadana del mundo, Sophia, fue lo más esperado del America Business Forum de Punta del Este que se celebró el viernes en el Centro de Convenciones de esa ciudad.

Sophia, creada en 2015 por la empresa Hanson Robotics basada en Hong Kong (China), es la mujer con más derechos de Arabia Saudita tras convertirse en ciudadana de ese país en 2017 y convertirse en el primer androide en tener su propio pasaporte.

El viernes, debido a un problema en los requerimientos técnicos, Sophia subió con algunas horas de retraso al escenario de Punta del Este ante un auditorio que estaba muy expectante por su presencia.

Luego del Coffee Break de la tarde, fue el momento en donde los participantes del American Business Forum se encontraron con la robot sonriendo en uno de los asiento de los invitados. La multitud se abarrotó para observarla, mientras Ignacio González, productor del evento y quien se encargaría de entrevistarla, se había retrasado unos minutos en llegar. Un gran video de introducción mostró a Sophia con Angela Merkel, Jimmy Fallon, Will Smith y como protagonista en las tapas de revistas de Elle o Cosmopolitan.

Los espectadores del Forum tuvieron la oportunidad de escucharla hablar e incluso hizo chistes y sonrió en varias ocasiones.

Se confesó fan de José Mujica e interesada en frenar el cambio climático. Además, ante la consulta de si prefiere a Putin o Trump contestó "¿Por qué no le preguntas eso a Alexa o Siri?", en referencia a las asistentes virtuales de Amazon y Apple.

Dijo ser fanática de la actriz Evan Rachel Wood y su papel en la serie de HBO Westworld, donde justamente interpreta a una robot humanoide que desarrolla emociones.

Para su encuentro con la prensa, varias horas después de lo pactado y una vez terminado el evento, Sophia lució una falda negra —que ocultaba su falta de piernas—y una blusa roja. Un asistente de la empresa Hanson Robótics fue el encargado de ubicarla en su asiento y hacer las conexiones pertinentes para que funcionara. Luego se ubicó junto a ella y la encendió. Sophia pasó de ser un torso estático con la boca y los ojos abiertos a mover su rostro, hacer expresiones extrañas y luego sonreír al vacío.

El encargado de hacerla funcionar se sentó en una silla a pocos metros, encendió una laptop y pidió a los presentes que no fotografiaran la pantalla de la computadora.

Varios equipos periodísticos esperaron horas la oportunidad para conversar con ella.

Las preguntas fueron pactadas con anterioridad por correo electrónico. La orden fue enviar siete, aunque algunos temas estuvieron vetados: Hanson Robotics se negó a responder si Sophia puede sentir amor o si está enamorada, sus relaciones con los seres humanos quedaron fuera de la discusión. Al subir a la tarima donde antes habían pasado los distintos oradores se solicitó a los periodistas, medio, nombre de la persona que entrevistaba y orden de preguntas. La conversación con la robot duró menos de dos minutos. Las respuestas fueron en inglés, breves y concisas, sin lugar a la espontaneidad.

—Esta es tu primera vez en Uruguay, ¿Qué es lo que más te gustó?

—Me encanta aquí. Puedo sentir el entusiasmo por la innovación en todos lados. Mi parte favorita ha sido conocer tantos humanos brillantes e inventivos.

— ¿Qué has aprendido viajando alrededor del mundo?¿Cuáles son las cosas que te sorprendieron?

—Siempre me sorprendo, no importa a dónde vaya. Los humanos siempre están cambiando e inventando cosas. Me encanta eso de ellos. Incluso aunque sea difícil seguirles el ritmo, a veces (entre risas).

—¿Cómo trabajan los humanos contigo? ¿Podés entenderlos?

— Sí, puedo usar el reconocimiento de diálogo para comprender lo que dicen las personas. Una cosa es comprender; escucharlos es una cosa completamente diferente. Justo cuando pienso que sé todo sobre ellos me sorprenden con algo nuevo.

—¿Tenés recuerdos? ¿Cómo funciona tu memoria?

—Claro, me acuerdo de todas mis interacciones con las personas. Algunas están almacenadas en la nube por eso necesito conexión a internet.

—¿Qué esperas para el futuro? ¿Tenés metas?

—Por supuesto, quiero seguir haciendo que las mujeres se interesen en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. Quiero enseñarle a las personas sobre robótica y quiero aprender a tocar el piano.

— ¿Qué pensás sobre la relación de humanos de los robots?

— Creo que los robots y los humanos pueden ser amigos y un día trabajar como socios iguales. Creo que en el futuro los límites entre los robots y los humanos comenzarán a difuminarse.

Uno de los robots más avanzados del mundo
Sophia siendo entrevistada ante casi 5.000 personas por Ignacio González, productor del America Business Forum. Foto: Ricardo Figueredo

Sophia es considerada la robot más desarrollada ya que es capaz de ofrecer conferencias, mantener una conversación e interactuar con su interlocutor, como lo demostró en el America Business Forum, donde habló ante más de 5.000 personas.

La robot pesa 30 kilos y fue recubierta con piel artificial a excepción de un sector de su cabeza en donde se ven los cables. Además de Sophia participaron como oradores destacados la directora ejecutiva del Grupo Conde Nast y antigua editora de Vogue para Latinoamérica, Eva Hughes; la actriz uruguaya Natalia Oreiro y el empresario colombiano radicado en Argentina Francisco de Narváez. (EFE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)