Uruguay incorporó software que facilita un parto seguro

Sin cesáreas que no sean necesarias

Uruguay incorporó un software que permite evitar situaciones innecesarias al momento del parto: que las mujeres den a luz por cesárea si era cuestión de tiempo para que tuvieran un parto natural y, en la situación inversa, demorar la indicación de una cesárea provocando que el bebé sufra y la mujeres se agote en un esfuerzo que no la llevará nunca a dar a luz naturalmente.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El nuevo software permite "ver" al bebé como nunca y facilita el parto.

Hasta ahora una y otra situación se evitan (o no) en función de la experiencia del ginecólogo y su equipo. La mayoría de las veces saben distinguir elementos sutiles del trabajo de parto (contracciones continuas que ayudan a que el cuello uterino se dilate y permita que el bebé pase). Sin embargo, existen casos en que la realidad no es fácil de analizar; se plantean elementos confusos, complejos y se decide. A veces bien, a veces mal.

Las consecuencias de una decisión que no sea la ideal pueden no ser mayores y nadie llega a saber que "podría haber" nacido por otra vía. Otra veces sí trae consecuencias. El bebé sufre tratando de nacer sin poder atravesar el canal de parto y cuando logran que "salga" el sufrimiento le ha dejado una huella que le impedirá tener un desarrollo normal.

En el otro extremo, si se indica una cesárea por temor a seguir esperando se contribuye a que Uruguay tenga una tasa de partos por esta vía que supera el 40% de los nacimientos, muy lejos del 15% visto como ideal para la Organización Mundial de la Salud.

Primer mundo.

¿De qué se trata este equipo que puede evitar (o ayudar a evitar) estas situaciones? Es el mismo ecógrafo que se ha utilizado durante años; el secreto está en un software que se le instala para identificar zonas de la cabeza del bebé y la pelvis de la mujer que arrojan datos objetivos sobre si podrá pasar normalmente o no. Así, el trabajo deja de estar sujeto a la interpretación del médico para ser analizado bajo parámetros estandarizados que sostienen una u otra decisión.

"En concreto, se toman tres medidas: la del plano de descenso que alcanzó la cabecita del bebé; la de la dirección de la cabeza cuando la mamá tiene la contracción y la del ángulo de progresión, es decir, el ángulo que se forma entre el pubis de la mamá y la parte más baja de la cabecita del bebé", señaló Daniel Grasso, asistente de cátedra de la Clínica Ginecológica B de la Facultad de Medicina.

Grasso regresó recientemente de Alemania; país en el que cursó una beca de estudio y tuvo acceso a decenas de dispositivos y procedimientos novedosos que Uruguay no aplica. De todos ellos, uno de los que distinguió como fácilmente adaptable fue este, conocido técnicamente como "ecografía translabial intraparto". Desde su regreso la Maternidad del Hospital de Clínicas lo aplicó en unos 20 partos con gran éxito.

"El objetivo es determinar cuál es la posición de la cabeza durante el trabajo de parto o establecer cuál es la mejor vía de nacimiento cuando la mamá ya está en el período expulsivo, es decir con dilatación completa", resumió el especialista del Clínicas. Desde que lo aplica, Alemania ha reducido las cesáreas realizadas con dilatación completa, que son las que provocan más complicaciones.

Próximamente realizarán cursos para capacitar sobre cómo implementar la técnica y hacerse del software necesario. Según Grasso, no es una tecnología que tenga un costo alto y podría ser aplicado sin complicaciones tanto en el sector privado como en el público.

Por otra parte, Grasso trajo al país una segunda herramienta que permite despejar dudas sobre la salud del bebé antes de nacer. Se conoce como sistema de monitorización STAN y consta de un electrodo que se adhiere a la cabeza del pequeño y hace posible realizar un electrocardiograma, lo cual le indica al equipo médico si está sufriendo o no.

Gerardo Vitureira, profesor adjunto de la Clínica B dijo a El País que hay situaciones en las que el trabajo de parto lleva horas y caen los latidos del corazón del feto. Algunas veces esto responde a un sufrimiento del pequeño pero otras veces no. El contar con este equipo (cuyo costo sí es alto) podría despejar las dudas y no correr riesgos ni tomar decisiones que no estén fundamentadas objetivamente.

CLAVES


1.Que


La maternidad del Hospital de Clínicas comenzó a implementar un equipo ampliamente difundido en Europa que ayuda a definir objetivamente si una mujer en trabajo de parto y con dilatación completa necesita una cesárea o no.

2.Inicios


El programa fue traído por un docente de la Facultad de Medicina que viajó a Alemania a cursar una beca. Desde entonces lo utilizaron en unos 20 partos con éxito. Alemania redujo las cesáreas que generan más complicaciones desde que lo usa. Darán cursos a médicos.

SABER MÁS

DETALLES DE INTERÉS

Medidas. Sobre estas tres se decide

Captadas las estructuras óseas mide el plano de descenso que alcanzó la cabeza del bebé, la dirección de la cabeza en una contracción y el ángulo que se forma entre el pubis y la cabeza del pequeño.

Equipo. Las nuevas aplicaciones

El sistema utiliza el mismo ecógrafo que se emplea para las ecografías convencionales. El único y gran cambio es que se le instala un software que identifica medidas del cuerpo del bebe y la mujer.

Clave. No demostrado para prematuros

Se utiliza en los partos a término (no prematuros) cuando la mujer ya alcanzó la dilatación completa. En ese momento capta el hueso de la cabeza del feto y el pubis de la mujer y toma tres medidas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados