VEA EL MAPA INTERACTIVO

La caza menos pensada

En dos meses 500 animales autóctonos de Uruguay fueron atropellados en rutas nacionales. El dato lo obtuvo Ecobio Uruguay, una ONG formada por estudiantes y egresados de Facultad de Ciencias que realiza un relevamiento sobre el tema.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los investigadores estudiarán si las especies halladas en rutas son más de un sexo que de otro.

La vivencia de ir por la carretera, que un animal intente cruzarla y tener que hacer una maniobra brusca para esquivarlo o recibir un golpe en el vehículo por su impacto, no es ajena a los uruguayos que recorren de forma cotidiana las rutas nacionales.

Si no puede ver el mapa interactivo haga click aquí 

Felipe Montenegro, estudiante avanzado de la Licenciatura en Ciencias Biológicas, recuerda que cuando era niño iba con su madre en un camión y ella debió frenar de golpe para evitar chocar con un animal. "A mí me quedó el recuerdo porque era niño pero conozco gente que ha estado al borde del accidente. Un zorro fue a cruzar y quedaron frente a frente con otro auto", comenta en diálogo con El País.

En Uruguay la cantidad de accidentes de tránsito que involucran anímales autóctonos no es significativa, según la Dirección Nacional de Policía Caminera. De todas formas, para Gerardo Barrios, presidente de la Unidad Nacional de Seguridad Vial, en la medida en que hay accidentes en los que aparecen como causantes o intervinientes, el tema merece atención.

La campaña "Proyecto rutas" busca realizar una suerte de censo de especies que pierden la vida en rutas nacionales. "Al principio uno lo piensa desde el punto de vista de la fauna que estamos perdiendo", comenta Montenegro, "pero obviamente que no hay un problema sin el otro. Si generan medidas para evitar que los animales crucen la ruta se generan medidas también para bajar los índices de accidentes", apunta el integrante de Ecobio Uruguay, ONG que trabaja en tareas de conservación desde hace cinco años.

Brasil, Argentina y países del hemisferio norte han construido puentes y túneles subterráneos para que las especies puedan cruzar las vías rápidas sin ponerse en peligro ni arriesgar la vida de los conductores.

La alternativa que ha dado mayor resultado, según Hugo Coitiño, licenciado en Geografía y otro de los promotores del proyecto, es la de los puentes que son ambientados con vegetación para que los animales lo adopten como parte del paisaje para cruzar. En el caso de los túneles se ha visto que los depredadores de mayor tamaño aprenden que por allí van a pasar sus presas y las esperan agazapados a la salida.

Mapeo

La iniciativa de Ecobio Uruguay recibió la financiación de la Fundación Rufford, institución inglesa que respaldó la investigación con 6.000 dólares a ser invertidos durante un año de trabajo. En una primera instancia se concentrarán en la zona este del país, en el eje de las rutas 7, 8, 9 y 10 que atraviesan Canelones, Maldonado, Rocha, Treinta y Tres, Lavalleja y Cerro Largo.

El trabajo consiste, por un lado, en realizar tareas de campo y recorrer las rutas relevando animales atropellados y, por el otro, en registrar información de conductores que se encuentren con ejemplares mientras viajan.

Los investigadores aceptan (e invitan a enviar) información de todo el país, sea de rutas del oeste, el norte o el centro de Uruguay. Con todos los datos van armando un mapa donde van ubicando cada especie en el sitio donde fue vista (ver mapa) y van obteniendo los sitios de mayor mortandad.

Entre los ejemplares que han encontrado y los datos de conductores llevan 500 animales en dos meses. Para colaborar, hay que escribir a [email protected] contando qué animal vio y en qué kilómetro de qué ruta. El mapa con la información es actualizado frecuentemente y puede verse en el blog del proyecto (http://impactorutasecobiouy.blogspot.com/)

Entre los animales que más han encontrado hay zorros, zorrillos y liebres pero también han aparecido especies menos comunes embestidas por vehículos como un águila colorada hallada muerta en una ruta del departamento de Rivera.

El relevamiento también servirá para ver si hay especies en peligro de extinción que se vean amenazadas por el tránsito en las rutas. Por otra parte, las muestras que toman al encontrar un animal les servirán para en futuras investigaciones ver si las especies han tenido cambios en su comportamiento por habitar áreas atravesadas por vías de tránsito. Estos cambios, contaron, dejan una "huella" a nivel genético que puede identificarse.

Todo el material, estiman, servirá para tener un diagnóstico de la situación ante la cual evaluar medidas que mitiguen el impacto. El Sistema Nacional de Áreas Protegidas y la Dirección Nacional de Medio Ambiente ya se manifestaron interesados en la iniciativa. Próximamente visitarán concesionarias de peajes y autoridades del Ministerio de Transporte para ponerlas al tanto del trabajo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados