MONTEVIDEO

Cambio de hábitos en la ciudad

Los vehículos alternativos crecen para beneficio del medio ambiente.

Las bicicletas son un clásico en la rambla. Foto: Fernando Ponzetto.
Las bicicletas son un clásico en la rambla. Foto: Fernando Ponzetto.

Mientras el parque automotor en Montevideo creció sostenidamente, las zonas de estacionamiento gratuito se redujeron y los boletos de ómnibus aumentaron de precio en los últimos años, en la ciudad crecen los modos de transporte que son más amigables con el bolsillo o el medio ambiente.

Caminar es probablemente una de las grandes opciones al momento de preferir trasladarse de una manera saludable y económica; no obstante, en algunos casos la inseguridad o el mal estado de las veredas puede jugar en contra a los peatones.

La presencia de las bicicletas en las calles crece y la intendencia inauguró una gran bicisenda por el cantero de Avenida Italia, pero Montevideo está aún lejos de ser una ciudad amigable para los ciclistas, como sucede en Amsterdam o Barcelona, donde los habitantes utilizan bicis propias o públicas para trasladarse más rápido por la ciudad.

En el mes de febrero el desembarco de los monopatines revolucionó la capital uruguaya, dejando de manifiesto el vacío legal que existe y las limitaciones que tiene la ciudad en cuanto a los nuevos medios de transporte que comienzan a imponerse a nivel global: los alternativos y ecológicos, que van desde autos y motos eléctricas a bicicletas de pedaleo asistido y monopatines eléctricos.

Una bicicleta eléctrica se consigue en el mercado a partir de los US$ 500 como base. Existen algunos modelos que pueden superar los US$ 2.000. Mientras que las motos eléctricas se consiguen en el entorno de los US$1.100 en adelante.

Además, un nuevo producto ingresó en el mercado, es un tipo de triciclo eléctrico que parece un auto diminuto y que se ubica alrededor de los US$ 5.000.

Foto: Velotour Uruguay
Foto: Velotour Uruguay

Ecológicos

Al igual que en otros países del mundo Uruguay cuenta con un sistema de préstamo de bicicletas públicas que son administradas por la Intendencia dentro del sistema llamado Movete. El servicio está disponible a todas las personas mayores de edad que estén en condiciones físicas y psíquicas de usarlas, detalla el sitio web de la intendencia.

Para poder acceder a este tipo de vehículo, los usuarios deben registrarse en el sistema, independientemente de su nacionalidad y lugar de residencia.

Actualmente el servicio cuenta con 80 bicicletas distribuidas en ocho estaciones que se concentran entre la sede de la Intendencia y el puerto de Montevideo. Se debe pagar una tarifa anual de $140 en caso de ser residentes y $280 si se trata de turistas, para poder utilizarlas.

Como sucede en general con este sistema de bicicletas a nivel global, los primeros 30 minutos de uso de la bici son gratis, luego se comienza a cobrar desde los $14 hasta la primer hora, y luego los tramos se computan de a 60 minutos. Si se usa por más de 4 horas la persona queda inhabilitada por 5 días. Los viajes se van descontando del abono.

Según la Intendencia de Montevideo, a futuro se proyecta aumentar la cobertura de Movete de 8 a 16 estaciones para cubrir una mayor área de la ciudad y se sumarán 100 nuevas bicicletas.

Novedad

La empresa de monopatines latinoamericana Grin comenzó a funcionar en Montevideo a principios de febrero y, según informaron desde la empresa a El País, la cantidad de viajes en el primer mes de actividad superó las expectativas. Las cifras oficiales aún no fueron difundidas, pero la semana próxima, tras informarlas a la Intendencia, las harán públicas.

El servicio de monopatines cuenta con 200 vehículos distribuidos en puntos de Ciudad Vieja, Centro, Cordón, Punta Carretas, Pocitos y Buceo. Por allí pueden circular a un máximo de 25 kilómetros por hora.

Se desbloquean con la aplicación Grin o Rappi y los usuarios pagan un mínimo de $ 19 iniciales y luego $ 4 por minuto de uso; por ejemplo un viaje de 5 minutos tiene un costo de$ 39. Por el momento los monopatines están disponibles todos los días de 8:00 a 20:00 horas.

Bici amigable

Montevideo está lejos de ser amigable para los ciclistas y eso se debe a la falta de costumbre de los conductores y la escasez de bicisendas. Según datos de la Intendencia, en este momento hay alrededor de 35 kilómetros de infraestructura para el uso de bicicletas, aunque la Intendencia proyecta aumentar la cifra a 60 kilómetros en un futuro cercano, informaron desde la Intendencia a El País.

Por ejemplo, en la Ciudad Vieja las calles Reconquista, Zabala, Misiones, Piedras y Rincón tiene, ciclovías, mientras que el resto de las calles son de circulación a una velocidad máxima de 30 kilómetros por hora para ser más amigables con las bicicletas. En tanto en el Centro, la única calle con ciclovía es Emilio Frugoni.

El pasado 19 de febrero, la Intendencia de Montevideo anunció que realizará nuevas obras para extender la red de bicicletas y ciclovías. Una primera etapa incluye los 5,3 kilómetros de la bicisenda que una Parque Battle y Avenida Gallinal, sobre el cantero de Avenida Italia, así como las bicisendas de Bulevar Artigas al norte y la Avenida Ricaldoni frente al Estadio Centenario.

En una segunda etapa se harán nuevas bicisendas en el Parque Batlle; una bicisenda en Ponce, otra que vaya del Obelisco a la Rambla por Bulevar Artigas y una ciclovía por Fernández Crespo desde La Paz hasta el Palacio Legislativo.

Además, se planea una ciclovía entre las terminales de Rio Branco y Ciudadela Norte de 0,6 km; una en Belloni y otra en Camino Cibils.

Un mes desde que comenzaron a circular los monopatines eléctricos. Foto: archivo El País.
Un mes desde que comenzaron a circular los monopatines eléctricos. Foto: archivo El País.

Nuevos términos para las calles

No es lo mismo hablar sobre bicisenda o ciclovía, incluso sobre calles amigables para las bicicletas.

Se llama bicisenda a la vía que va sobre la vereda, cantero central o zona parquizada, fuera de la calle y que está dedicada a la circulación exclusiva de bicicletas.

Por su parte, cuando se habla de ciclovía se refiere a una parte de la calle que conforma un carril para la circulación exclusiva de bicicletas.

En tanto, la Calle 30 supone una calzada donde se señaliza en el pavimento que la velocidad máxima que deberían alcanzar los vehículos es de 30 km/h y allí coexiste la circulación de bicicletas por las ciclovías con la de los automóviles. Algunas calles con estas características son Bartolomé Mitre, Juan Carlos Gómez, Ituzaingó, Camacuá, Treinta y Tres, Alzáibar, Solís, Colón, Pérez Castellanos, Maciel, Isla de Lobos, Guananí, Washington, Sarandí, Juan Lindolfo Cuestas, San Salvador, Salto, Emilio Frugoni, Yaro, calles del parque Rivera, circunvalación a Plaza Fabini.

Turismo ecológico sobre el pavimento

Máximo Scarone, fundador de VeloTours, contó a El País su iniciativa de ofrecer un servicio que no contamina a los turistas que visitan Montevideo.

“Sumándonos a la premisa del Uruguay Natural, hace cuatro años trajimos bicicletas de pedaleo asistido que son como un huevito, para enfocarnos en el turismo”, explicó.

“Nuestra idea era movernos por la Ciudad Vieja y poner publicidad en las bicicletas pero por culpa de la burocracia hace cuatro años que estamos peleando por esto y seguimos estancados”, subrayó.

Su proyecto consiste en brindar 10 vehículos de tres ruedas, equipados con un techo, donde va un conductor con dos ocupantes detrás.

Se trata de triciclos con pedaleo asistido para movilizarse sin contaminar, como existen en varias ciudades del mundo.

“En todas las capitales funciona este tipo de vehículos y nosotros, que somos emprendedores del interior, fuimos los primeros en traerlos a Latinoamérica. Ahora ya están en Argentina, Brasil y Paraguay, por ejemplo, y nosotros seguimos esperando que nos habiliten por temas burocrátcos que la Intendencia no logra solucionar”, señaló Scarone.

Por tratarse de un vacío legal, el Municipio E decidió autorizar los vehículos a movilizarse en la zona de Carrasco a pesar de que desde la comuna capitalina aún no se ha emitido un permiso específico.

“En realidad, la Intendencia no nos dice que no podemos circular, sino que el problema es con la publicidad que les queremos poner a los vehículos”, detalló el emprendedor local.

Hasta el momento los triciclos han sido utilizados en diferentes eventos privados, como en la pasada edicións del FiiS desarrollada en el Parque Batlle.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)