Faja verde

Calor y cianobacterias al ataque

Aumentan las consultas médicas por altas temperaturas y toxinas en el agua y la arena.

Una bandera roja con una cruz verde es la utilizada para indicar la presencia de cianobacterias en las playas. Foto: Leonardo Mainé
Una bandera roja con una cruz verde es la utilizada para indicar la presencia de cianobacterias en las playas. Foto: Leonardo Mainé

Las cianobacterias avanzan en Montevideo. El último reporte de la Intendencia emitido ayer de tarde mostraba que solo en cuatro de las 30 casetas de las playas de la ciudad no se había colocado la bandera sanitaria roja con una cruz verde al centro, advirtiendo sobre los riesgos de meterse en el mar. Esos puntos libres de riesgo estaban en Gabriel Pereira y Buxareo (Pocitos), una caseta de Punta Yeguas y otra de Punta Espinillo. En el resto de las zonas hay cianobacterias que afectan el organismo. Hasta el domingo la Playa Ramírez estaba habilitada para bañarse, pero ayer cambió de suerte.

A lo largo de los 15 kilómetros de costa de la capital, el Servicio de Evaluación de la Calidad y Control Ambiental asegura que monitorea "en tiempo real" el estado del agua de cada una de las 18 playas.

Luis Aubriot, docente investigador de la sección Limnología (la ciencia que estudia los ecosistemas acuáticos) de la Facultad de Ciencias de la Universidad de la República, explicó a El País que este fenómeno viene ocurriendo desde hace varios años en Uruguay y se da en los cursos de agua dulce.

Aubriot sostuvo que la principal causa "es la actividad humana", especialmente la agropecuaria. Entre las causas de estas floraciones está el uso del suelo, la fertilización, el vertido de residuos urbanos (tanto domésticos, como industriales) a los cursos de agua dulce. Además, mencionó las alteraciones hidrológicas que provocan los embalses para producción hidroeléctrica, riego y otros usos.

"A esos dos factores combinados, a la cantidad de nutrientes, fertilizantes y materia orgánica que llegan al agua, se le suman las altas temperaturas de verano y la radiación solar, lo cual crea condiciones propicias para el crecimiento de estos organismos", subrayó el especialista.

Sobre la situación actual en el área metropolitana de Montevideo, Aubriot explicó que "se sumó la acumulación de estos organismos en embalses". Las altas precipitaciones de los últimos meses provocaron desbordes que llevaron a que esa agua con cianobacterias llegara a la cuenca del Río Negro y del Río Uruguay y finalmente fueran arrastradas al Río de la Plata.

"En el trayecto, teóricamente las cianobacterias continuaron creciendo y desarrollándose porque las condiciones en el Río de la Plata son de enriquecimiento del agua", aseguró. Estos microorganismos subieron a la superficie a hacer fotosíntesis y el viento los arrastró a la costa.

En relación a la ola de calor advertida por Meteoerología entre ayer y hoy, el experto aseguró que "la alta temperatura no tiene un vínculo inmediato" y que "probablemente converjan en un mismo fenómeno pero con el incremento de las lluvias era cuestión de días" que las cianobacterias aparecieran, con los consecuentes peligros para el ser humano y las mascotas, porque llegan a generar distintos tipos de toxinas que se liberan al agua y pueden ingresar en el cuerpo humano a través de la ingesta o simplemente respirando.

Inumet mantiene la advertencia por una ola de calor hasta mañana en todo el país. Foto: L. Mainé
Inumet mantiene la advertencia por una ola de calor hasta mañana en todo el país. Foto: L. Mainé

Salud en riesgo.

Entre la diversidad de toxinas que pueden generar están las que afectan al sistema nervioso, al hígado, a las células y a la piel, entre otras.

Aubriot destacó que no se trata de parásitos que ingresan por la vía cutánea sino que ingresan por la boca y al respirar.

Dependiendo de lo que generen, las personas sufren irritación de piel, diarrea o vómitos, entre otros síntomas.

"La vía oral implica tragar agua o comer arena, sobre todo los niños que juegan en la arena en la orilla. Mientras que en la vía aérea sucede a través de las olas que rompen en la orilla o del spray que se forma cuando se practican deportes acuáticos y se aspira en forma de microgotas", aseguró el especialista.

Respecto a la posibilidad de que los parásitos ingresen por heridas en la piel aseguró que es "muy limitada" esa posibilidad y que no habría una infección por estos organismos.

Aubriot destacó que en este momento el principal problema en las playas de Montevideo es que las personas ingresan en el agua pese a que ven que no se encuentran aptas para el baño, sin comprender los riesgos que eso conlleva para la salud.

La Intendencia sugiere que si alguien detecta la presencia de cianobacterias en baja concentración cuando ya ingresó al agua (con aspecto de yerba mate dispersa en agua), remueva mediante un buen lavado cualquier resto de esa sustancia que se adhirió a la piel y vestimentas.

Récord de consumo eléctrico en verano

Ayer fue uno de los días más calurosos en lo que va de 2019. En Paysandú los termómetros llegaron a marcar 42ºC y en Montevideo 37ºC.

Este calor bochornoso, con una marcada borrasca o depresión, provocó un consumo de electricidad inédito: las altas temperaturas llevaron a que se superara el pico récord de potencia en verano, informó UTE.

El masivo consumo de equipos de aire acondicionado se dio entre las 11:00 y las 16:00 horas.

La demanda máxima hasta las 15:00 horas era de 2030 MW y el pico de consumo se registró poco antes de esa hora.

El año pasado, el 8 de febrero se consumió un total de 1997 MW a las 14:44, agregó la empresa estatal. El récord histórico lo tiene el invierno: el 23 de julio del año pasado a las 21:03 horas se consumieron 2067 MW.

Ola de calor.

La ola de calor comenzó el domingo y se prolongará el martes para casi todo el territorio nacional.

Para el norte podría extenderse un día más, informaron a El País desde el Instituto Uruguayo de Meteorología (Inumet). En el sur, las sensaciones térmicas se esperan que bajen. Para esta parte del país, a partir de mañana se esperan precipitaciones y tormentas en forma generalizada, lo cual generaría el cese de la ola de calor, indicó Néstor Santayana, jefe de Pronósticos de Inumet.

Estas tormentas se dan por calentamiento. " Se suman las altas temperaturas, el porcentaje de humedad elevado y la inestabilidad atmosférica.

Eso genera tormentas de verano: tormentas que se generan rápidamente en el correr de la tarde y en la noche se disipan. Eso es algo común en esta estación en Uruguay", comentó Santayana.

Más gente consulta por la ola de calor

Las consultas por la ola de calor aumentaron en los últimos dos días. "Hubo un incremento discreto", comentó Raquel Pannone, directora de Emergencias de 1727. Hipotensión, malestar, decaimiento fueron algunos de los síntomas de quienes llamaron por las altas temperaturas. Muchos de esos llamados fueron de personas que toman medicación antihipertensiva, que se sienten más decaídos con el calor "y hay que ajustar la medicación. En general las personas más afectadas son las del extremo de la vida. Pero en un día como hoy (por ayer) sienten síntomas todas las personas. Hace un calor muy particular para lo que no estamos acostumbrados", declaró. Escipión Prósper, director técnico del Semm, dijo a El País que hubo un aumento de consultas por mareos y síntomas asociados a la ola de calor. de todos modos, explicó que en estos tiempos la gente toma más precuaciones gracias a las campañas de salud públicas y también privadas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)