Al rescate de su archivo

En busca del Zitarrosa más íntimo

Un grupo de archivólogos y restauradores trabaja desde hace cuatro años en el acervo de uno de los músicos más influyentes de la cultura rioplatense. Esto fue lo que descubrieron.

Alfredo Zitarrosa Foto: Archivo Alfredo Zitarrosa
VEA EL VIDEO. 

El hombre -camisa amarilla de manga corta, pantalones de pinza marrones, cabellera despeinada y maletín de cuero cruzado al hombro- camina entre los arbustos mirando a la cámara. Parece como si hablara con alguien, pero su voz no se escucha. El sol le ilumina la cara y sonríe, saluda y se aleja hasta perderse entre los árboles. La cámara se tambalea: la sostiene una niña. La imagen se ve granulada y manchada, como salida de una película antigua. El hombre es Alfredo Zitarrosa (1936 - 1989). Sin la gomina, la guitarra, el traje impoluto y las luces de la fama, parece un hombre cualquiera. Padre, hermano, hijo, amigo, el músico fue -es- mucho más que la leyenda que lo precede.

Y desde hace cuatro años, un equipo de restauradores y archivólogos trabaja en silencio en el sótano del Teatro Solís. Abren cajas, limpian cintas, remueven hongos y polvo. Su objetivo es encontrar al Zitarrosa más íntimo. Aquel que en la privacidad de su casa acumuló más de 100 cajas de cartón grandes y dos baúles atiborrados de libros, contratos, fotografías, afiches, recortes de prensa y grabaciones. La familia del cantante las reunió y cedió al Centro de Investigación, Documentación y Difusión de las Artes Escénicas (CIDDAE) del Teatro Solís en 2014.

Parte del archivo en el depósito del CIDDAE. Foto: Facundo Macchi
Parte del archivo en el depósito del CIDDAE. Foto: Facundo Macchi

Cuando comenzaron a abrir las cajas fue evidente “que el material audiovisual y sonoro era realmente muy importante y precisaba un tratamiento específico por gente capacitada”, cuenta hoy María Girard, archivóloga del Teatro Solís. Fue por eso que en 2015 se contactó al Archivo General (AGU) de la Universidad de la República (UdelaR), para conseguir esas manos expertas. A fines de 2016 se firmó un convenio -del que también participó el Ministerio de Educación y Cultura (MEC), que puso los fondos para realizar este proyecto- y dieron el puntapié inicial a la titánica tarea del rescate del archivo audiovisual que Zitarrosa había dejado.

Para llegar hasta el depósito del CIDDAE hay que bajar varios tramos de escaleras y abrir una puerta pesada detrás de la que se esconde el acervo del Teatro Solís. Las colecciones personales que le han sido donadas o cedidas en custodia descansan allí. Entre ellas, la de Zitarrosa.

Girard cuenta, mientras muestra parte del archivo, que cuando se comenzó a bucear en los objetos se vio que el contenido era muy variado. “Fuimos encontrando su vida”, dice mientras toca con sus manos con guantes una caja que contiene decenas de cassettes con grabaciones originales del cantante. “Fue como ir entrando en la vida de él junto a su familia”, agrega.

Las grabaciones permiten conocer a un Zitarrosa más de entre casa. Aparecen las voces de sus hijas cuando eran pequeñas, los estados más embrionarios de las canciones que luego serían conocidas por miles y las cartas habladas que, durante sus años en el exilio, enviaba a sus amigos en Uruguay y desperdigados por el mundo.

Alfredo Zitarrosa. Foto: Archivo Alfredo Zitarrosa
Alfredo Zitarrosa. Foto: Archivo Alfredo Zitarrosa

Lucía Secco, una de las coordinadoras del proyecto e integrante del Laboratorio de Preservación Audiovisual del AGU, explica que el trabajo se hizo en dos etapas. El equipo que lideró se encargó del archivo audiovisual y el sonoro y también de los recortes de prensa. En una primera fase las tareas se concentraron en limpiar el exterior de todos los materiales, inspeccionarlos en busca de posibles deterioros y pasar toda la información que pudiera tener cada uno de los objetos a una planilla, además de adjudicarle un número de identificación.

La segunda parte del trabajo implicó la digitalización del archivo en sí.

¿Por qué es importante una labor de este tipo? Secco dice que si bien es clave conservar el material original, la digitalización es fundamental para que más gente pueda acceder a esos materiales. La especialista explica que es necesario y conveniente tenerlos en digital porque no es recomendable someter al documento a la fricción, al deterioro, a la posibilidad que se raye, que se rompa en el manejo diario.

Parte de la colección de cassettes que pertenecía al cantante. Foto: Facundo Macchi
Parte de la colección de cassettes que pertenecía al cantante. Foto: Facundo Macchi

Secco destaca, además, que es fundamental que el Estado “tome conciencia” e invierta en trabajos de conservación como este porque es una parte de la cultura popular y de la historia de Uruguay. “Después todos lloramos porque se llevan las cosas del país, lo compra un archivo extranjero, o porque se subasta y se va, o porque se deteriora”, dice.

Mariel Balás es, junto a Secco, la otra coordinadora del proyecto. En Uruguay, comenta, hay una “gran carencia” en materia de políticas públicas que “atiendan las necesidades de los archivos, que favorezcan la existencia de herramientas para su conservación, que haya equipamiento adecuado para tratarlo, recursos humanos formados para trabajar en ellos”. Sí existen algunas iniciativas puntuales, añade, pero a nivel público la situación es “muy dispar”.

Mientras tanto, la historia de Zitarrosa se mantiene atada a esa memoria que vive en un acervo del que todavía, en palabras de Girard, queda mucho por descubrir.

Otra parte de la colección de Alfredo Zitarrosa la trabajó el Instituto de Bellas Artes. Afiches, objetos y fotografías fueron digitalizados allí. Con ese material quedan “bastantes años de trabajo por delante”, dice Girard. “Todavía nos queda un gran trabajo por delante para seguir descubriendo lo que tenemos”, agrega.

El proyecto en números

Este proyecto incluyó la inspección, limpieza y digitalización de:
*564 cassettes
*232 cds
*26 VHS
*22 DAT
*11 MiniDV

También se inspeccionaron y limpiaron 53 cintas Super 8, que se digitalizaron en Buenos Aires (Argentina) en el marco de la realización del documental de la argentina Melina Terribili, Ausencia de mí

Por otro lado, se escanearon 1.906 “archivos de documentación secundaria” y hay 5.017 fotos de todos los materiales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)