ASTRONOMÍA

Bólido que surcó el cielo al este de Uruguay fue detectado en cámara

Por la altura baja que se ve en el registro en video se deduce que este meteoro luminoso pasó a 100 kilómetros al este de la ciudad de San Carlos

bólido rocha san carlos
A los más meteoros más luminosos se los denomina bólidos. Es el punto brillante abajo; la Luna está a la izquierda y arriba

El 1° de noviembre alrededor de las 2:30 de la madrugada, Rosana se sorprendió al mirar el cielo. “Era grande, era toda la cola roja con los bordes en verde y el centro bien redondo verde. Una belleza de color. Cruzó todo el este hasta que explotó”. La mujer pensó que era una estrella fugaz. Y no estaba equivocada.

Lo que vio fue un bólido, es decir, un meteoro luminoso, popularmente conocido de esa forma. El astrónomo Gonzalo Tancredi, coordinador de la Red de Detección de Bólidos del Cono Sur, explicó a El País que “por la altura baja que se ve en la cámara de San Carlos, podemos decir que pasó a 100 kilómetros al este de esa ciudad, lo que coincide con el reporte de La Pedrera”.

Un meteoroide es cualquier objeto de pequeño tamaño que se mueve en el espacio y se acerca a la Tierra. Cuando ingresa a la atmósfera, debido al rozamiento con el gas, este objeto natural sufre un proceso de calentamiento que produce la sublimación del material sólido (pasaje de la fase sólida a la gaseosa) y su reducción. Al calentarse el gas se produce un fenómeno de fluorescencia que genera el efecto luminoso que observamos como un meteoro. A los más luminosos se los denomina bólidos. Si este tiene un peso de varias toneladas, es posible que no se desintegre totalmente y que algunos fragmentos lleguen a la superficie de la Tierra; en este caso ocurre la caída de un meteorito.

El bólido del 1° de noviembre fue captado por una cámara ubicada en el Liceo de San Carlos. “Tenemos tres y acabamos de instalar una cuarta en el CURE Rocha que se pondrá operativa esta semana”, dijo Tancredi.

Y añadió: “No podemos decir mucho porque solo lo detectamos en una cámara, con lo cual no podemos determinar la trayectoria. Si hubiera estado activa esta de Rocha, también lo hubiera detectado”.

Las otras cámaras de la Red de Detección de Bólidos del Cono Sur están ubicadas en la azotea de la Facultad de Ciencias en Montevideo y en el Liceo de Casupá. Además de la cámara en el CURE, ya se tienen dos construidas para ser ubicadas en el Liceo de Rosario (Colonia) y Liceo de Trinidad (Flores). Cada estación pretende cubrir un radio de 100 kilómetros y una altura de bólido de 80 kilómetros.

El objetivo de la Red de Detección de Bólidos del Cono Sur es la identificación de este tipo de eventos en varias estaciones en forma simultánea para determinar la trayectoria en el espacio y la órbita pre-atmosférica de los objetos.

Según se explica en la página oficial del grupo de investigación, los eventos detectados “permitirán la generación de bases de datos que posibiliten estudios estadísticos de origen, tamaño/brillo, así como identificación de lluvias meteóricas”. Y se añade: “Para aquellos bólidos que sobreviven a los procesos de ablación en su ingreso a la atmósfera, al detectarlo por dos o más estaciones, permite la estimación del punto de impacto en la superficie terrestre y la búsqueda de meteoritos asociados”.

Este año, las estaciones han detectado bólidos el 5 y 23 de marzo, el 28 y 30 de abril y el 9 y 14 de mayo. La Luna o la presencia de nubes pueden dificultar su observación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados