vea la fotogalería

Biopsia a un Tiranosaurio rex

Esta iniciativa global, que se verá en simultáneo en 171 países en 45 idiomas, tiene como escenario un laboratorio de biología ocupado por un espécimen de doce metros de largo, listo para su disección.

Se preparan para extraer el ojo. Foto: Nat Geo
Se preparan para extraer el ojo. Foto: Nat Geo
Los científicos examinan el ojo. Foto: Nat Geo
Los científicos examinan el ojo. Foto: Nat Geo
El Tiranosaurio abierto luego que le sacaron los intestinos. Foto: Nat Geo
El Tiranosaurio abierto luego que le sacaron los intestinos. Foto: Nat Geo
Examinan el recto y el ano del animal. Foto: Nat Geo
Examinan el recto y el ano del animal. Foto: Nat Geo
Extraen el estómago. Foto: Nat Geo
Extraen el estómago. Foto: Nat Geo
Abren el abdomen. Foto: Nat Geo
Abren el abdomen. Foto: Nat Geo
Examinan los intestinos. Foto: Nat Geo
Examinan los intestinos. Foto: Nat Geo
Separan el estómago. Foto: Nat Geo
Separan el estómago. Foto: Nat Geo
Examinan la boca. Foto: Nat Geo
Examinan la boca. Foto: Nat Geo
El animal reproducido en el estudio de televisión. Foto: Nat Geo
El animal reproducido en el estudio de televisión. Foto: Nat Geo

La criatura tiene la piel similar a la de un cocodrilo, un corazón cien veces más grande que el de los humanos, los ojos del tamaño de pelotas de béisbol y dientes serrados de hasta treinta centímetros de largo. Con instrumentos de tamaño industrial, un cirujano veterinario buscará responder distintas incógnitas: ¿tenía plumas?, ¿cómo se alimentaba con brazos tan pequeños?, ¿cómo digería su presa?, ¿en qué se parecían los tiranosaurios a sus parientes vivos más cercanos, las aves y los cocodrilos? ¿Cuántos años vivían?, ¿cómo procreaban?. Esta nueva producción de NAT GEO intenta despejar esas incógnitas y mucho más. Sería emitida para Uruguay y Argentina el domingo a las 21 horas.

Un cuerpo tendido de ojos cerrados sobre una superficie plana. Una mesa de herramientas y profesionales de la salud revestidos con mamelucos y guantes blancos. Sangre, mucha sangre.

Ese fue el escenario de una autopsia realizada a un Tiranosaurio rex. Obviamente, tuvo que haber una etapa previa que fue reproducir a escala real el enorme animal, tarea llevada a cabo por científicos, técnicos y productores cinematográficos.

El Tiranosaurio rex vivió hace aproximadamente 67 millones de años y se extinguió tres millones de años después. Fue uno de los últimos dinosaurios de su tipo que desapareció de la Tierra y al día de hoy es uno de los seres prehistóricos sobre los que construyeron más leyendas y mitos.

Desde la ciencia, este enorme animal (llegaba a pesar unos 8.000 kilos) representa aún hoy un objeto de estudio que puede ayudar a entender mejor la evolución de las especies. Además, por su atractivo a nivel popular, es un medio para acercar temas científicos al público.


Si no puede ver el video haga click aquí

En este sentido, Nat Geo realizó el programa "Autopsia de un tiranosaurio" que mañana a las 21 podrá verse en Uruguay por su señal de cable. Algunas de las interrogantes que buscaron responder con la producción fue cómo se alimentaba el tiranosaurio si tenía brazos tan pequeños, cómo digería a sus presas, en qué se parecía a las aves y los cocodrilos (sus parientes vivos cercanos) o cómo procreaba.

"Para aquellos que vieron Jurassic Park ytienen una idea de aquel T. rex, este T. rex les parecerá algo diferente porque ahora sabemos mucho más de el", dijo Steve Brusatte, experto en Paleontología de Vertebrados en la Universidad de Edimburgo, con más de 60 papers científicos y cinco libros sobre el tema.

"O sea, para la gente que ha visto esqueletos en museos esto va a es muy diferente porque no solo se trata de los huesos sino de todo su cuerpo: piel, músculos y órganos", dijo el especialista, quien participó de la autopsia. "Dará una nueva imagen global del T. rex", aseguró.

Lo que los paleontólogos analizaron para el programa fue un animal tal y como era. Se encontraron con sangre en circulación, plumas y toda una estructura de órganos internos desde el intestino hasta los ojos.

Detrás, hubo grandes cantidades de materiales como jarabe, colorante para alimentos, agua, 130 litros de sangre falsa y plumas de ganso teñidas.

Para llegar a crear detalles internos del corazón, los pulmones y el cerebro los especialistas se basaron en los últimos descubrimientos que ha habido sobre el animal y especies cercanas en la evolución.

"La mayoría de los órganos los conocíamos a partir de los fósiles", dijo Brusatte. En algunos, como en el cerebro, el cráneo fosilizado les sirvió de referencia para hacer reproducciones digitales de cómo habría sido el tamaño del cerebro, la forma, los nervios, vasos sanguíneos, oído y demás estructuras.

De forma similar, a través de marcas dejadas en el esqueleto por los pulmones, los científicos pudieron saber cómo eran y reproducirlos.

En el programa, la autopsia será hecha tal cual, cortando el cuerpo del Tiranosaurio rex con una sierra como si debieran hacerlo en la realidad y extrayendo órgano por órgano para analizarlo "en vivo".

SABER MÁS

Encuentran una nueva especie de dinosaurio.


Su nombre científico es "Regaliceratops peterhewsi", pero los paleontólogos que lo han descubierto lo apodan "Hellboy". Es un nuevo tipo de dinosaurio con cuernos que vivió hace unos 70 millones de años y cuyo rasgo más distintivo es una especie de gola que tiene en el cuello, con forma similar a una corona.

El cráneo de este nuevo dinosaurio fue localizado hace diez años por Peter Hews (en cuyo honor lleva el nombre) que encontró algunos huesos que sobresalían de un acantilado en el río Oldman al sureste de Alberta (Canadá). Ahora, los paleontólogos Caleb Brown y Donald Henderson lo han presentado en sociedad en un artículo que fuera publicado ayer en Cell Press Current Biology.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)