En Lago Merín, 80% de los vecinos eligieron el lugar por precios de frontera

Balneario de jubilados fue invadido por los jóvenes

Con el paso de los años el Lago Merín, situado a 20 kilómetros de Yaguarón, se ha transformado en un refugio para jubilados que buscan sacarle jugo a sus ingresos con la diferencia cambiaria.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Es el único balneario para varias ciudades de Cerro Largo, está cerca de Yaguarón. Foto: N.Araújo.

El año pasado la comisión de vecinos del lugar realizó un censo que demostró la presencia de 1.355 residentes permanentes, de los que 866 tienen más de 60 años.

Cada vez que llega la temporada de verano ocurre un giro radical. Muchos de los vecinos no admiten que el lugar sea una zona turística y prefieren que conserve la tranquilidad y la calma como la que se vive durante el invierno. Del otro lado, los veraneantes y turistas defienden su derecho a divertirse mientras están de vacaciones.

Las emisoras de radio locales son el escenario ideal para el cruce de opiniones. Muchos de los vecinos residentes dicen que en verano se produce una "invasión de gente", "vehículos con escapes libres", con "grandes potencias y parlantes estridentes instalados en autos".

Antonio Montiel, un vecino que vive en el lugar desde hace 4 años, afirma que "somos los que pagamos los impuestos y merecemos tranquilidad". Siente que el lugar que eligió para vivir como jubilado se ve alterado por los ruidos y la multitud.

El jubilado también criticó "el incremento de los precios de los mismos comercios donde compramos todo el año y en verano nos asaltan con los costos de los mismos productos".

Por su parte, Julián Fernández un vecino de 40 años que vive en Melo y que es propietario de una casa en Lago Merín dijo que hace dos años que no concurre al lugar. Consultado por El País, dijo que lo "corrieron los vecinos". Afirmó que en el lugar "no dejan hacer bailes" y que con el aval del alcalde de Río Branco, Robert Pereira, "hay una severa fiscalización a quienes andan en moto y auto".

Fernández señaló que desde hace dos años resolvió alquilar su casa y no veranear en el balneario. También denunció que "la Policía Militar brasilera viene al balneario ingresando 20 kilómetros Uruguay adentro para hacer controles a los propios uruguayos a pedido de vecinos". Al respecto, dijo que se trata de una práctica "absolutamente irregular".

Además, aseveró que los residentes en Lago Merín "mataron el balneario, son vecinos amargados y aburridos". Recordó que en la década de 1990 Casinos del Estado tenía una sala de juegos, había una radio FM, un supermercado, dos locales bailables y ahora ninguno de estos servicios funcionan, cerraron todo porque a esta gente no quiere tener visitas", enfatizó.

Orden.

Pablo Pica, un vecino que vive en la calle No. 1 de Lago Merín aseguró que "hay fechas donde se juntan cerca de 5 mil personas en cuatro cuadras a tomar alcohol y escuchar música". Remarcó que se reúnen decenas de autos uno al lado de otro, todos con música diferente amplificada con enormes parlantes y "hasta la mañana del día siguiente no paran". Dijo y aseguró que "vamos camino a lo que hoy es La Pedrera en el departamento de Rocha".

No obstante, Pica reclamó organizar la fiesta. "No quiero ser un corta mambo de los gurises, pero pedimos que se organice ese tumulto que se vive en temporada alta básicamente".

Dijo que más de cinco mil jóvenes en esas pocas cuadras sin baños públicos, sin control de ningún tipo, donde hay familias enteras descansando con niños", y pidió límites.

Leticia Noel, integrante de la comisión "Unión de Vecinos" del balneario admitió que el enfrentamiento existe entre quienes residen todo el año y los turistas que forman parte de esa movida.

Pedimos que como mínimo los servicios básicos sean cubiertos 365 días al año y no solamente los meses de enero y febrero, para los turistas especialmente, como ser ambulancia y médico", señaló Olga Pereira, una propietaria que vive en Brasil pero que pasa la mayor parte del año en Lago Merín.

Refugio para un retiro gasolero y tranquilo

El presidente de la comisión de vecinos de Lago Merín, Amir Silvera, señaló que la mayoría de los residentes son jubilados de Canelones, Montevideo, Río Branco y Minas.

Por otro lado, Silvera dijo que los vecinos más jóvenes que residen en la zona son el 20% del total de la población estable. La mayoría de ellos son enfermeros, policías, funcionarios de los free shops de Río Branco, empleados de hotel o albañiles.

En el verano funcionan 16 comercios y en invierno 8.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)