Salud

"Atracones" de alcohol dejan huella en el cerebro

Un estudio comprobó que altas dosis de alcohol afectan, entre otras cosas, a la memoria de los jóvenes.

Alcohólico.
Foto: Archivo

La memoria es la primera víctima de los atracones alcohólicos —la ingesta de grandes cantidades de alcohol en muy poco tiempo— que suelen protagonizar los adolescentes, alertan investigadores chilenos que han estudiado las consecuencias de estas prácticas toleradas porque inicialmente son hábitos ocasionales.

El atracón etílico, o "binge drinking" en inglés, consiste en beber mucho en muy poco tiempo. Y si se asocia al tabaco, la marihuana o narcóticos más duros, el efecto puede agravarse.

Los estudios demuestran que aunque sean hábitos restringidos en general a los fines de semana o las fiestas, estos atracones etílicos "pueden generar muchos problemas" en el cerebro que se perpetúan en el tiempo, además de facilitar adicciones de largo plazo, dice Rodrigo Quintanilla, uno de los investigadores de la Universidad Autónoma de Chile que han estudiado las consecuencias de estas prácticas.

Aunque los jóvenes tienen facilidad para recuperarse relativamente rápido de estos atracones, el consumo de alcohol produce "variaciones y cambios en el hipocampo, que tienen que ver con la memoria", explica a la AFP el investigador.

Jóvenes tomando alcohol. Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País.

En particular, "afectan al equilibrio inflamatorio, deteriora la plasticidad sináptica, la memoria y el metabolismo periférico mediante un mecanismo dependiente del sistema de melanocortinas", uno de los principales actores que participan en la consolidación de los comportamientos adictivos durante la adolescencia y la edad adulta, según el estudio presentado en revistas científicas y en la Asociación Americana para la Investigación del Alcoholismo.

"Invencibles".

Los jóvenes, recuerda Quintanilla, suelen creerse "un poco invencibles" y "no se dan cuenta de los daños que pueden ocurrir", pero hay "mecanismos y vías bioquímicas dentro del hipocampo que se van a ver afectadas con el tiempo", expresó el experto. La adolescencia es el periodo de vida crucial para el desarrollo de los circuitos cerebrales responsables de la emoción y la cognición.

"Cuando se convierta en adulto, el cerebro va a tener una sensibilidad adicional a ciertos estímulos estresantes o de la misma vida diaria", como el estrés laboral o la combinación con el consumo de otras drogas, dice Quintanilla.

Se llegó a las conclusiones del estudio tras someter a grandes dosis de alcohol a ratas juveniles. "¡No podemos tomar adolescentes y abrirles el cerebro!", exclamó el investigador chileno.

Consultas: la emergencia del Pasteur identificó más consultas por uso problemático de alcohol. Foto: archivo El País
Foto: archivo El País

Para proseguir el estudio, a partir de ahora hay que "realizar un segiumiento y aplicar año a año un test cognitivo para saber la progresión del daño", agrega, antes de reconocer que no cuentan con dinero para ello.

Con 3,3 millones de fallecimientos anuales, el acoholismo es la tercera causa de muerte en el mundo, detrás del tabaco y la hipertensión. En los jóvenes entre 10 y 24 años, el 7,4% de las muertes y discapacidades son atribuibles al alcohol.

La situación local.

De acuerdo al Ministerio de Salud Pública, Uruguay cuenta con un alto porcentaje de personas con consumo nocivo y dependencia a las bebidas alcohólicas. La situación, según explican, es más grave cuando se trata de adolescentes y jóvenes, donde 1 de cada 3 ha tenido un episodio de abuso en los últimos 15 días. Existe evidencia de que el consumo de alcohol a edades tempranas aumenta significativamente el desarrollo de dependencia en alguna etapa de la vida, afectando además el neurodesarrollo de esos adolescentes y jóvenes, dice el organismo.

Un estudio realizado en 2016 pero difundido este año por la Junta Nacional de Drogas, mostró que el alcohol es, por creces, la droga más consumida por los estudiantes de enseñanza media que tienen en promedio entre 13 y 17 años. Casi todos han bebido alguna vez en su vida; siete de cada diez lo hicieron en el último año mientras que la mitad lo hicieron en el último mes.

El estudio también expone que el consumo de alcohol entre mujeres creció 11% en dos años y son ellas, a la vez, las que más han abusado de la bebida antes de cumplir los 14 años. Aunque la cerveza es la bebida preferida por los estudiantes de enseñanza media (el 45% la consume según el estudio), en los fines de semana el consumo de bebidas destiladas es mayor que el de cerveza y vino.

La cerveza es una de las bebidas más preferidas por los jóvenes. Foto: AFP
La cerveza es una de las bebidas más preferidas por los jóvenes. Foto: AFP

El estudio comprueba que el involucramiento de los padres es fundamental para evitar el consumo problemático. "Entre los adolescentes que perciben que sus padres toleran el abuso de alcohol, los episodios problemáticos con el alcohol son mayores que en los adolescentes que entienden que los padres, por el contrario, no toleran este consumo", dice el estudio.

En tanto, una encuesta realizada por el psicólogo uruguayo Paul Ruiz para su tesis doctoral concluyó que casi el 80% de las personas entre 18 y 30 años consume alcohol al menos una vez por semana en forma dañina, es decir que consumieron más de dos litros de cerveza, algo más de un litro de vino o más de tres vasos de whisky.

Uruguay: 6,8 litros per cápita de alcohol
El 60,2% consumió alcohol en el último año y el 37,2% marihuana. Foto: AFP.

Los uruguayos mayores de 15 años consumen al año un promedio de 6,8 litros de alcohol puro per cápita, según un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En toda América se ubica en el puesto 10 entre 24 países.

De acuerdo a los últimos informes, el consumo de alcohol en Uruguay ha ido disminuyendo: en 2010 eran 12,9 litros, mientras que en el último estudio realizado en 2014, el promedio de consumo era de 7,6.

En cuanto a los países de la región, Argentina encabeza el ranking de América del Sur con 9,1 litros per cápita seguido por Chile (9 litros), Perú y Brasil (ambos con 8,9), Venezuela (7,1), Uruguay (6,8), Paraguay (6,3), Bolivia (5,9), Colombia (5,2) y Ecuador, con 5,1. En todo América el primer puesto lo tuvo Canadá con 10 litros per cápita, seguido por Estados Unidos con 9,3.

En el mundo, el país donde más se consume alcohol es en Lituania con 18,2 y donde menos se bebe es en Mauritania y Libia (0,1 litros) seguido por Kuwait, Pakistán, Arabia Saudita, Yemen y Comoros con 0,2 litros de alcohol por persona.

El nivel mundial de consumo de alcohol en 2016 fue de 6,4 litros. América se ubica muy cercano a ese promedio con 6,7 litros per cápita (en 2014 era 8,4), mientras que Europa representa la región donde más cantidad de alcohol puro se bebe, con 9,7 litros promedio.

Según un estudio similar publicado en 2015, la cerveza es la bebida alcohólica más popular, al representar el 55% del total del alcohol consumido. Detrás se ubican los licores (tal como vodka o whisky) con más de un 30%, y luego el vino con casi un 12%.

De acuerdo a la OMS, el consumo de alcohol contribuye al desarrollo de más de 200 enfermedades y trastornos.

Un espacio destinado a atender a los adolescentes

Desde el año 2013 existe una normativa que establece que toda persona entre 10 y 24 años inclusive, que consulte en un servicio de atención de urgencia del Sistema Nacional Integrado de Salud, así como en Servicios de Emergencia Médica Móviles por intoxicación alcohólica o toda situación en que el alcohol motive la consulta de urgencia, deberá dirigirse al Espacio Adolescente de su prestador para la realización de una evaluación integral de salud, tratamiento o derivación oportuna según el caso. Serán los profesionales que se encuentran en ese Espacio los que le darán el alta a la persona.

La reglamentación establece que los adolescentes tienen derecho a que se guarde confidencialidad sobre su salud frente a familiares (padres tutores u otros), salvo cuando a juicio del profesional actuante exista riesgo grave para la salud del paciente o de terceros. Si el adolescente está solo se le puede consultar si quiere que alguien lo acompañe.

Peligros por manejar y consumir alcohol
Manejas

El consumo de alcohol produce en las personas un enlentecimiento de los reflejos en situaciones imprevistas; disminuye el ángulo visual a 90°, produce somnolencia y pérdida de concentración, entre otras cosas.

señales de alerta
Liceales

Los padres pueden detectar algunas señales que pueden estar alertando sobre consumo problemático en sus hijos: disminusión de rendimiento en el liceo, pérdida de interés en las actividades recreativas, cambios en el estado de ánimo, etc.

Grado de alcohol que se considera como "abuso".
Espirometría: desde diciembre rige tolerancia cero de alcohol. Foto: archivo El País

Según el Instituto Nacional sobre Abuso de Alcohol un episodio de abuso corresponde a la ingesta de 3 tragos (en varones de 9 a 13 años), 4 tragos (de 14 a 15 años), 5 tragos (más de 16 años) y 3 tragos en mujeres de 9 a 17 años.

muertes por "exceso"
Irregularidades: comisión investigadora de ASSE sigue reuniendo más información. Foto: Archivo

En la actualidad, el inicio del consumo es cada vez más precoz —tanto en hombres como mujeres— y se da a partir de los 13 años. Un 9% de los jóvenes, de entre 15 y 29 años, mueren por causas relacionadas con la ingesta de alcohol.

Diferencia de consumo en los fines de semana
Ruidos molestos y consumo de alcohol en parte de la rambla puntaesteña. Foto: Ricardo Figueredo

En los adolescentes el mayor consumo se da durante los fines de semana y a pesar de que en Uruguay la bebida más consumida es la cerveza, esos días consumen mayor cantidades de bebidas destiladas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)