CIENCIA

Así se ve desde el espacio

Jerry Linenger, uno de los astronautas más destacados de EE.UU. cuenta su visión de vivir en el espacio y volver.

Imágenes de One Strange Rock. Foto: Cortesía de Nat Geo (VEA LA FOTOGALERÍA)
Jerry Linenger Durante el rodaje de One Strange Rock. Foto: Cortesía de Nat Geo
Jerry Linenger Foto: NASA
Imágenes de One Strange Rock. Foto: Cortesía de Nat Geo
Imágenes de One Strange Rock. Foto: Cortesía de Nat Geo
Imágenes de One Strange Rock. Foto: Cortesía de Nat Geo
Imágenes de One Strange Rock. Foto: Cortesía de Nat Geo
Imágenes de One Strange Rock. Foto: Cortesía de Nat Geo
Imágenes de One Strange Rock. Foto: Cortesía de Nat Geo
Imágenes de One Strange Rock. Foto: Cortesía de Nat Geo

Solo unos pocos cientos de personas pueden atestiguar cómo se ve la tierra del espacio. Enfocándose en esa visión única y en lo extraño, maravilloso y particular que es el propio planeta Tierra la señal de cable Nat Geo estrenó anoche la serie documental “One Strange Rock”. Una producción que se centra en analizar las condiciones que hacen que la Tierra sea el único planeta -conocido hasta el momento- capaz de sustentar la vida, narrado por el cantante y actor Will Smith y producido por el director Darren Aronofsky. A esa misma historia se une un hilo conductor asombroso, la mirada única de experimentados astronautas que han tenido la oportunidad de ver la Tierra desde otro ángulo: desde el espacio.

En este marco, El País, conversó con Jerry Linenger, ex astronauta de la NASA de 62 años, el norteamericano que pasó más tiempo en órbita hasta ese entonces -132 días, cuatro horas y un minuto - y uno de los sobrevivientes del incendio más peligroso en una estación espacial, a bordo de la sonda rusa MIR.

La carrera de Linenger es extensa e interesante, a sus 62 años ya está retirado como astronauta pero disfruta de este “hermoso planeta que es la Tierra”. Mientras conversa en conferencia con El País y otros medios latinoamericanos no deja de referirse a lo maravillosos paisajes que se ven en estas latitudes desde el espacio y lo agradecidos que debemos estar de vivir en esta parte “privilegiada” del planeta por tener “tanto verde”.

Ponerse en órbita.

Llegar al espacio requiere mucha preparación; para Jerry Linenger implicó años de entrenamiento doble: para ser astronauta de la NASA y para convertirse en el primer norteamericano a bordo de la estación rusa MIR. Sin embargo, él describe su experiencia en el espacio con una onomatopeya: “¡Yahoo!”.

“Luego de siete u ocho minutos la nave espacial pasa del caos al absoluto silencio. Entonces te desabrochas el cinturón, flotas y miras por la ventana y ves ese gran planeta azul y tienes ese momento -‘¡Yahoo, estoy en el espacio!’-, y luego piensas: ‘Es increíble lo que la humanidad puede hacer, cuán afortunado y privilegiado soy de estar flotando sobre este planeta’”, contó.

Pero las palabras no alcanzan, según el astronauta: “No hay palabras para describirlo -dice-; cuando estoy en el espacio pienso que tengo la fortuna de pertenecer a una raza que ha sido capaz de poner a una persona en el espacio, y que tengo el privilegio de poder estar mirando hacia abajo, hacia un maravilloso planeta”, añadió.

Respecto a la vida en el espacio, Linenger destacó la “libertad de tan solo flotar”.

“Me sorprendió cómo me adapté a volar. Me sorprendió cómo el ser humano se puede adaptar a condiciones extremas, cómo podemos cambiar”, afirmó y enfatizó: “Creo que todos los seres humanos podemos adaptarnos, podemos cambiar y podemos avanzar”.

Cada día la Tierra tenía reservada una sorpresa especial para sus testigos espaciales, contó el astronauta: “Desde la Tierra piensas que todo es negro allá afuera, pero no lo es. Es dinámico, está vivo”, subrayó y añadió: “Miraba a Sudamérica y veía el verde más verde del planeta, la selva allí abajo. Tormentas oscuras sucediendo en África, viajando por el Océano Atlántico (...) la Tierra era dinámica, siempre cambiante y captaba tu imaginación”.

Supervivencia.

No todo es color de rosa para los habitantes de la Tierra y eso queda claro en el capítulo que protagoniza como parte de la serie y que se titula “Supervivencia”.

“Mi episodio se fija en la muerte y en los sacrificios que todos los seres vivientes deben hacer para evolucionar, volverse más fuertes y diversos para lograr que la vida en la tierra continúe”, destacó.

Respecto a su experiencia personal con situaciones de supervivencia, hizo énfasis en el incendio que le tocó vivir en la estación espacial rusa MIR: “Durante ese momento el pensamiento que vino a mi cabeza fue que tenía que mantener el fuego fuera, ese era mi instinto de vida. Pero mi segundo pensamiento, fue que no volvería a ver a mi hijo. Tenía un año y medio, mi esposa estaba embarazada y en ese momento quería ver mi futuro hijo. Ese fue un impulso muy fuerte y entonces caí en la cuenta que mi instinto por perpetuar la especie fue más fuerte que mi instinto de supervivencia”, concluyó.

La serie. 

Desde el lunes 26 de marzo y durante diez semanas Nat Geo emitirá la serie documental producida por Jane Root, dirigida por Darren Aronofky y conducida por Will Smith, a las 22:00 horas.

“Podrías ser el científico más sofisticado del mundo y aprenderías algo, o podrías ser una persona normal, mirás el programa y al terminar te sentirás muy afortunado de vivir en la Tierra”, afirmó Linenger.

Afortunados

Jerry Linenger
Jerry Linenger“Admiro su parte del planeta. He pasado como 200 veces por arriba de América Latina, he visto el planeta y ustedes viven es una parte especial; quiero que sepan cuán afortunados son de vivir ahí”, afirmó.

Jerry Linenger

Jerry Linenger posee un Doctorado en Medicina de la Escuela Maine de Ciencia y Matemáticas (M.S.S.M.), y un Master en Salud Pública. Capitán retirado, miembro del Medical Corps, almirante en la Reserva de la Marina de EEUU, astronauta de la NASA y cosmonauta de la estación espacial Mir. Linenger, sobreviviente de un incendio en una de las misiones más dramáticas en la historia espacial, pasó casi cinco meses a bordo de la Estación Espacial Rusa Mir. Enfrentó numerosas situaciones de riesgo de vida además del incendio, incluyendo la reiterada falla de los sistemas críticos de soporte vital; una cuasi colisión entre la estación espacial y una nave espacial de reabastecimiento entrante; y una falla en las computadoras que provocaron que la estación espacial diera vueltas de modo incontrolable en el espacio. Al finalizar la peligrosa misión, Linenger registró 80.4 millones de kilómetros, el equivalente en distancia a más de 110 viajes de ida y vuelta a la luna. Fue el primer norteamericano de la historia en separarse de una estación espacial en una cápsula rusa Soyuz, y el primero en realizar una caminata espacial en un traje espacial ruso. En 2008, la NASA otorgó a Linenger la Medalla por Servicio Distinguido, el más alto galardón conferido por la NASA, en honor a su coraje y servicios destacados al país.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)