Salud

Tras 12 años, trasplantan corazón a niña uruguaya

Tiene 8 años y esperaba desde 2017 la donación; la operación fue exitosa.

Cirugía: médicos de todo el país reclamaron dos días por falta de avances en los Consejos de Salarios. Foto: Gerardo Pérez
 Foto: archivo El País

Luego de 12 años, el jueves se volvió a realizar un trasplante de corazón a un niño menor a 10 años. En este caso, se trató de una niña de 8 que sufría de una miocardiopatía dilatada, una insuficiencia cardíaca grave y que estaba desde 2017 esperando recibir una donación.

La enfermedad le fue diagnosticada cuando tenía un año y desde entonces había sido sometida a varios tratamientos, pero la única forma de sobrevivir era el trasplante.

La compleja operación —que duró 6 horas y en la que trabajaron unas 20 personas —resultó exitosa, informó a El País Beatriz Ceruti, supervisora de trasplante cardíaco del Instituto de Cardiología Integral, donde fue operada la niña.

Situación.

"La pequeña se encuentra en buen estado y evoluciona favorablemente, pero hay que esperar porque recién transcurrieron 24 horas", explicó la experta. Según dijo, ayer la pequeña ya estaba conversando y hasta había comido. "Si todo transcurre normalmente, será dada de alta dentro de una semana", dijo Ceruti.

La experta explicó que el riesgo de que el cuerpo de la pequeña rechace el órgano "está siempre" pero es mayor cuando se cumple un año desde el trasplante. A pesar de eso, se muestra optimista.

"Cada vez es mejor la expectativa de vida de los trasplantados, porque cada vez es mejor la medicación que se le puede dar para evitar que el cuerpo rechace el órgano", dijo y agregó: "hay jóvenes que fueron operados cuando tenían 2 y 7 años y hoy van a cumplir 20 años desde la operación y el corazón les funciona bien".

"La idea es que cuanto más vivan mejor, pero más allá de los años que vivan, si lo hacen con buena calidad de vida, vale la pena", dijo la especialista.

Actualmente otros dos niños de 5 y 6 años se encuentran en lista de espera por una donación de corazón. "Ambos tienen una falla cardíaca: uno de ellos hace dos años y medio que está esperando por un trasplante y el otro un poco menos", contó Ceruti.

Dificultades.

Ceruti explica que el trasplante de corazón en menores es uno de los procedimientos más complejos. En primer lugar porque "por regla", hay muchos menos donantes niños. "Por lógica se mueren mucho menos, y así tiene que ser", expresó la especialista. También está el hecho de lograr que los padres, en el momento que pierden a un hijo, acepten donar los órganos. "Sino lo que sucede es que terminan muriendo también los que están en lista de espera", expresó la médica.

Otra de las dificultades del trasplante de corazón radica en el tamaño y el peso del niño. No todos los corazones entran dentro de la caja toráxica del paciente. "Para la donación la edad es relativa, puede ser de la misma edad del donante o también puede ser más grande. Lo que importa es el peso: puede haber hasta un 25% de desigualdad entre lo que pesa el donante y lo que pesa el receptor, aunque a veces pueden haber excepciones y que sea más", dijo la experta del INDT.

"Por lo general esos niños que están en lista de espera tienen un corazón más grande por lo que no necesariamente tiene que ser un niño el que done para otro niño: puede ser un adolescente que pese poco", agregó.

De acuerdo a cifras brindadas a El País por el Instituto Nacional de Donación y Trasplante (INDT), desde el año 2008 al 2017 hubo 21 niños menores de 15 años en lista de espera para recibir un trasplante de corazón, de los cuales siete fueron trasplantados, ocho murieron y tres fueron excluidos por distintos motivos.

"Se decide si es donante al momento de la muerte"

En 2013 fue aprobada la Ley Nº 18.968, que establece que toda persona mayor de edad, a menos que exprese lo contrario, será donante de órganos. Para el caso de los niños se requiere el consentimiento de los padres, pero ese aval no puede darse antes de la muerte del niño, sino en el momento. "Ese es el gran tema: en el momento más difícil de tu vida, cuando acabas de perder a tu hijo es cuando tenés que tomar la decisión", dijo a El País Isabelle Chaquiriand, presidenta de la Fundación Corazoncitos, que busca mejorar la calidad de vida de los niños con cardiopatías congénitas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados