Ciencia

Años calientes, el calor se duplica

Una anomalía climática se suma al efecto del calentamiento global.

El calor se duplica
Foto: EFE

Apenas dos semanas después de que un informe internacional confirmó que 2016, 2017 y 2015 han sido, por ese orden, los tres años más calurosos desde que comenzaron los registros en 1880, un equipo de científicos alerta de que el periodo 2018-2022 podría ser incluso más cálido de lo esperable por el calentamiento global, debido a la variabilidad natural del clima.

Los científicos concluyeron que entre esos años, las variaciones de la temperatura media anual no solo dependen del cambio climático provocado por la actividad humana, sino también de la variabilidad intrínseca del clima, lo que dificulta las previsiones de un año respecto de otro.

El cambio climático disparado por la actividad humana ya ha provocado un aumento de un grado en la temperatura del planeta en el último siglo, "0,01 grados de media cada año", según recuerda el climatólogo francés Florian Sévellec. Su investigación pronostica un aumento natural de 0,02 grados en la temperatura atmosférica en 2018, un incremento de 0,03 entre 2018 y 2019 y, finalmente, una subida de 0,01 grados si se considera todo el periodo 2018-2022. A este efecto de la variabilidad natural habría que sumarle el impacto del cambio climático causado por el ser humano.

"Además de la tendencia a largo plazo a un calentamiento global, sugerimos que la variabilidad natural nos va a colocar en una anomalía cálida, con el doble de efecto que el propio cambio climático", advierte Sévellec, del Centro Nacional para la Investigación Científica. El climatólogo y su colega Sybren Drijfhout, de la Universidad de Southampton (Reino Unido), han desarrollado un nuevo método estadístico que ha sido capaz de predecir, de manera retrospectiva, el comportamiento del clima durante el siglo XX. Su modelo se publicó ayer en la respetada revista científica Nature Communications.

Para ser más exactos en las predicciones, crearon el sistema de previsiones denominado ProCast (probabilistic forecast) basado en un método estadístico y en los modelos climáticos ya existentes.

Descontar la variabilidad natural es clave para analizar el efecto de las emisiones humanas de gases de efecto invernadero. El año 2016, por ejemplo, fue el más caluroso desde 1880 por el impacto de El Niño, un fenómeno cíclico natural vinculado a un incremento de las temperaturas en la parte oriental del Pacífico tropical. Sin El Niño, el año más caliente habría sido 2017.

"Hemos entrado en una fase de calor, acentuada por la variabilidad natural, que debería durar cinco años o mas", indicó.

El riesgo de un incremento anormal de las temperaturas del mar será más importante, lo que resultará propicio para los huracanes.

Sévellec reconoce las limitaciones de su abordaje estadístico. "Con este método no podemos detectar las diferencias regionales. No sabemos dónde ocurrirá el calentamiento predicho ni en qué temporada del año", admite. España, en cualquier caso, estaría en una de las regiones más amenazadas. El escenario más pesimista de Naciones Unidas predice un aumento de la temperatura de hasta seis grados en verano en el año 2100 en la región mediterránea, si no se recortan las emisiones, hoy desbocadas. El año 2017 batió el récord de CO2 de los últimos 800.000 años.

Advertencia.

Un estudio publicado hace dos semanas por la Agencia Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de Estados Unidos y la Sociedad Estadounidense de Meteorología, al que contribuyeron 450 científicos de 60 países, indicó que la emisión de gases de efecto invernadero alcanzó un nuevo récord en 2017, mientras las altas temperaturas golpean al planeta y el deshielo en el Ártico alcanzó su nivel más alto debido al cambio climático.

Por ejemplo, el informe presentó un panorama en el que Argentina, Bulgaria, España y Uruguay sufrieron, en 2017, las temperaturas anuales más altas jamás registradas en esos países, mientras que México "rompió el récord por cuarto año consecutivo".

En Puerto Madryn, Argentina, hubo 43,4°C el 27 de enero del año pasado, la temperatura más alta jamás experimentada en el hemisferio sur.

El calor sacudió también al Ártico, donde la temperatura de la superficie terrestre fue de 1,6°C, superior al promedio registrado entre 1981 y 2010.

Cálido 1 - El proceso no es lineal ni monótono

El algoritmo de ProCast predice para los próximos cuatro años un periodo más caliente de lo normal, que reforzará de manera temporaria el calentamiento global. No se trata de un proceso lineal y monótono.

Cálido 2 - Una planta de México florece en Berlín

Debido al cambio climático, la temperatura en la Tierra aumentó 1°C en relación con la época preindustrial, lo que representa un incremento anual de 0,01°C. El aumento depende de la variabilidad del clima.

Cálido 3 - Una planta de México florece en Berlín

El jardín del palacio de Charlottenburg, en Berlín, presentó un ejemplar de agave que, por primera vez en 180 años, ha florecido, por la alta temperatura de 30°C. La planta es originaria de México.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º