Tecnología

10 años del bitcóin: la moneda que causó una revolución digital

En 10 años, el bitcóin ha tomado protagonismo y ha vivido por igual subidas y desplomes.

El gobierno considera que algunos usos de las criptomonedas no están autorizadas. Foto: AFP
Bitcoin. Foto: AFP

Llegó y causó una disrupción sin precedentes en el mundo financiero. Su promesa: ser un activo que no tiene forma física sino digital, que garantiza mayor seguridad y que permite realizar transacciones persona a persona sin intermediarios.

El bitcóin es la criptomoneda más importante del mundo y, para muchos, la responsable de una revolución digital y financiera que el miércoles 31 de octubre cumplió una década.

“Desde que existen los bancos no se había tenido la oportunidad de crear dinero a partir de un acuerdo con un código”, señala Mauricio Tovar, experto en ‘blockchain’ y codirector del grupo de investigación InTIColombia de la Universidad Nacional.

En 10 años, el bitcóin ha tomado protagonismo y ha vivido por igual subidas y desplomes. En un ambiente especulativo en el que todavía las altas esferas económicas dudan de su eficacia, los gobiernos se enfrentan al dilema de regularlo y aceptarlo como método de pago.

Los últimos dos años marcaron un auge importante, pero también agudizaron los retos: ocupó titulares en los medios, principalmente por la volatilidad de su precio, mientras aumentaba la curiosidad de millones en el mundo que comenzaron a invertir en ella.

El 2017 fue una montaña rusa: pasó de costar 1.000 dólares en enero a cruzar los 20.000 dólares en diciembre, para luego caer y ubicarse en los cerca de 6.000 en los que se cotizaba esta semana.

Cadenas de bloques

Uno de los aspectos que destacan los expertos es que el bitcóin le dio visibilidad al ‘blockchain’, la tecnología de cadenas de bloques en que se basa la moneda y que ha dado pie a la creación de toda clase de proyectos, no solo de otras divisas.

El ‘blockchain’ es un libro de registros abierto y descentralizado en el que se almacena información en bloques cifrados y entrelazados para proteger las transacciones. Al registrar una transacción, esta se debe replicar en todos los bloques. Cada integrante del sistema puede verla, pero el anonimato de los usuarios está garantizado.

Hoy el sistema se puede usar para registrar historias clínicas, contratos o hasta los datos de unas votaciones. “Al registrar un contrato en ‘blockchain’, la característica es que cuando subes una transacción, esta queda ligada a todas las historias de transacciones. Si se quiere modificar un registro, tienes que modificar todo lo anterior, porque la tecnología está distribuida en muchas máquinas”, explica Camilo Gutiérrez, jefe del laboratorio de Investigación de la compañía de ciberseguridad Eset.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)