HOMENAJE

90 años de Ana Frank y una ópera uruguaya

El compositor León Biriotti la propone como homenaje.

El músico uruguayo tiene compuestas más de 125 obras y ganó el Morosoli de Oro. Foto: Darwin Borrelli.
El músico uruguayo tiene compuestas más de 125 obras y ganó el Morosoli de Oro. Foto: Darwin Borrelli.

El próximo año es el nonagésimo aniversario del nacimiento de Ana Frank y se va a conmemorar en casi todo el mundo. ¿Uruguay va a estar ajeno? Pongamos que tuvieran que buscar obras para hacer un programa, ¡pero tienen una ópera sin estrenar sobre la vida de Ana Frank, de un compositor uruguayo, que también va a cumplir 90 el año que viene! Me parece una pena que el Uruguay y, esencialmente su institución artística musical más importante, esté ajeno a esta situación”. Las palabras son de León Biriotti, compositor, instrumentista y director de orquesta que desde 2015 busca que el Sodre estrene su ópera de Ana Frank.

Y lo hace con el mayor de los respetos porque, según él mismo lo reconoce, “yo no me puedo quejar mucho del Sodre”. Es que el instituto que depende del Ministerio de Educación y Cultura no suele estrenar obras de compositores nacionales y puso en escena su primera ópera, la muy elogiada Rashomon. “Fue con mucho éxito, por suerte, de público, de crítica… Ya desde el ensayo general, que fue abierto, estaba repleto el teatro y aplaudieron como si fuera el estreno”, recuerda Biriotti de lo ocurrido en 2015.

“El Sodre ha estrenado más o menos media docena de óperas de compositores nacionales en toda su historia y si yo me encuentro entre ellos, me puedo considerar privilegiado”, destaca el músico y menciona a los dos grandes responsables de que la ópera inspirada en dos relatos del escritor japonés Ryunosuke Akutagawa, Rashomon y En el bosque, viera la luz. “Fue gracias al entusiasmo de Ariel Cazes, que por entonces era el Director Artístico del Sodre, y de Martín García, que era el director titular de la Orquesta Filarmónica”.

Precisamente Martín García realizó el año pasado un preestreno de los preludios de cada uno de los tres actos que componen la ópera de Ana Frank.

El argumento de la obra fue escrito por la actriz, directora teatral y autora Sandra Massera, también responsable del texto de Rashomon. ”Fueron ella y su esposo, Carlos Rehermann, un intelectual de prestigio, que hicieron la gestión ante el Teatro Solís para ver si la ópera de Ana Frank se podía estrenar allí”, acota el músico sobre otra de las gestiones que no dio sus frutos, la realizada en el Solís.

Paciencia.

Biriotti no pierde las esperanzas de que su obra llegue a escena, aunque es consciente que el año que viene sería algo complicado porque el Sodre ya programó una ópera que demanda gran esfuerzo de producción. “Yo no me la pienso perder porque es una ópera fenomenal, Tristán e Isolda de Wagner. A Wagner como persona lo detesto, pero como compositor lo admiro profundamente; no es para menos porque era un verdadero genio. La modernidad le debe todo a Tristán e Isolda, de ahí surgieron después todos los ismos del siglo XX”, detalla.

Sabedor de lo que demanda realizar una ópera, el músico ve complicado dos grandes estrenos del género en un mismo año. “Una ópera requiere una orquesta completa, de manera que no se puede pensar en encargarla a un privado. Las únicas orquestas que existen acá son la Sinfónica del Sodre y la Filarmónica de Montevideo. Si no la hacen algunas de estas dos instituciones, no se puede realizar”, explica. El Sodre tiene a su favor que cuenta con las posibilidades de producirla “a través de sus talleres de escenografía, de vestuario, de luminotecnia, de control de sonido, de grabación… es totalmente autosuficiente”, agrega Biriotti.

¿Entonces no es un tema de dinero? “Bueno, siempre es un tema de dinero porque también hay que pagar los cachets de los cantantes. Para Ana Frank se necesitarían once o doce cantantes, la orquesta, y todo lo que comprende una ópera”, aclara.

Y después están los tiempos que lleva preparar la obra. “Hay cosas que hay que hacer con tiempo, que es la copia de las partituras de la orquesta. Eso requiere unos cuantos meses. Además, los cantantes tienen que estudiar sus partes. La preparación previa a los ensayos con orquesta lleva algunos meses y los ensayos con la orquesta entre quince y veinte días”.

La historia de la joven judía en tres actos

La ópera de León Biriotti consta de tres actos que refieren a la vida de la joven alemana de ascendencia judía Ana Frank, que escribió un famoso diario sobre los casi dos años y medio que, junto a su familia y cuatro personas más, vivió oculta de los nazis.

“El primer acto es el antes del diario, el segundo es el durante y el tercero es el después de su muerte porque todo el argumento está contado por los espíritus de Ana y de Miep Gies, que fue la mujer que ayudó a Ana y los suyos, dándoles los elementos necesarios para la sobrevivencia”, explica el autor.

En la ópera, las almas de Ana y Miep se encuentran en el limbo y recuerdan lo sucedido. El argumento es responsabilidad de la dramaturga, directora teatral y actriz Sandra Massera.

Creación.

A Biriotti le insumió unos tres años componer la ópera de Ana Frank y lo hizo siguiendo su costumbre de escribir entre bares de Montevideo y su estudio.

“En mi juventud, era uno de los sorocabaneros”, recuerda haciendo alusión al café Sorocabana. “Durante muchos años fui habitué del Manchester, en 18 de Julio y Convención, que hoy ya no existe. En los últimos años, mi esposa estaba bastante disminuida, falleció hace muy poco, pero mentalmente estaba intacta, de manera que yo insistía en que tenía que hacer actividades. Entonces, al comienzo de la tarde la llevaba a su joyería, esperaba unas tres horas y la iba a buscar. En esas horas me iba al bar Santorini, en 8 de Octubre y Lindoro Forteza, así que buena parte de Ana Frank fue compuesta allí”.

Actualmente se encuentra abocado a la composición de una nueva ópera, resultado de haber sido uno de los ganadores del Fondo de Estímulo a la Formación y Creación Artística 2018.

“Hicieron un llamado de proyectos, en diferentes áreas del arte. En música, gané la categoría de veteranos con más de veinte años de experiencia. Yo empecé a estudiar el violín a los 11 años, así que tengo casi 80 de trayectoria”, dice orgulloso.

Amor a la música desde muy niño y para siempre

“Toda mi vida supe que quería ser músico. No tengo antecedentes en mi familia. Mi mamá, que era turca, había traído un instrumento que se llama ud y un poco lo rasgaba. Es una especie de guitarra panzona. No hay más antecedentes que ese”, cuenta Biriotti (89 años) sobre cómo llegó al mundo de la música. No tiene claro cuándo le empezó a gustar, pero cree que todo comenzó en la boda de su tío. “Tendría cinco o seis años, había una orquesta y yo no me despegué de al lado de ella. De eso me acuerdo clarísimo. Siempre tuve el apoyo de mi familia primero, y de mi esposa Perla durante toda la vida, los 70 años que estuvimos juntos”, destaca emocionado.

Luego de jubilarse, su plan fue dedicarse full time a la composición. “Dejé de viajar, esencialmente para estar con mi esposa, y poco a poco fui dejando el oboe, con el que recorrí el mundo. Muchos de los festivales a los que me invitaban les interesaba que era un compositor tocando su propia obra, por eso compuse varias piezas para oboe. Lo toqué como hasta los 75 años”, dice sobre el instrumento que reposa en su lugar de siempre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados