Espacio

Un agujero negro destruyó a una estrella más grande que el Sol

El evento fue capturado por un telescopio en Estados Unidos y logró obtener importantes datos de investigación en un evento del que pocos datos se han logrado estudiar en el pasado.

El cúmulo de estrellas en la constelación de la Vela. Foto: EFE
El cúmulo de estrellas en la constelación de la Vela. Foto: EFE

Una nueva imagen sobre un fenómeno estelar ha llegado gracias a la observación de diversos telescopios, se trata de una estrella siendo destruida por un agujero negro gigante a 150 millones de años luz de la Tierra cuando fue absorbida por la gravedad de ese cuerpo celeste.

La fotografía tomada por el VLBA, en Estados Unidos, muestra a un agujero negro con una masa que es más de 20 millones de veces la del Sol, consumiendo a una estrella que dobla la masa de nuestro astro principal.

Más allá de la espectacular imagen, los científicos tan valoraron la cantidad de información que se obtuvo al estudiar el fenómeno. Hasta la fecha, sólo se sabe de un pequeño número de "muertes estelares" de estrellas, aunque los científicos creen que puede ser un efecto más común de los que se tienen datos.

Sin embargo, "nunca antes habíamos sido capaces de observar directamente la formación y evolución de una propulsión de uno de estos eventos", señala Miguel Pérez-Torres, investigador del Instituto de Astrofísica de Andalucía, en España.

Los primeros indicios de este evento fueron obtenidos en enero de 2005, cuando el Telescopio William Herschel, en las Islas Canarias, descubrió pequeñas señales de radio desde el grupo de galaxias Arp 299, que fueron nuevamente encontradas en julio del mismo año. Tras mantener diversos estudios y observaciones en la zona, los científicos lograron identificar una propulsión moviéndose a un cuarto de la velocidad de la luz de ondas que no fueron absorbidas por el centro de la galaxia y lograron ser capturadas desde la Tierra.

"La mayoría del tiempo, estos agujeros negros supermasivos no están activamente devorando objetos a su alrededor, sino que se encuentran en un estado de tranquilidad", explica el científico, agregando que es por esto que la observación "nos entrega una oportunidad única para avanzar en nuestro entendimiento sobre la formación de ellos".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)