ESTUDIO

Agua en Marte: el planeta pudo haber tenido glaciares, según investigación

El clima podría entonces haber sido mucho más frío de lo teorizado hasta ahora, con hielo presente en la superficie del planeta rojo.

Marte
Foto: Shutterstock

Las redes de valles de Marte pudieron ser cavadas por glaciares, según un estudio publicado en la revista Nature Geoscience, que sugiere que entonces hacía mucho más frío del imaginado hasta ahora.

Desde el descubrimiento en 1971 por la sonda estadounidense Mariner 9 de las redes de valles, éstas fascinan a todos.

Según la teoría dominante, serían fruto de una erosión del suelo por agua que habría circulado en la superficie hace varios miles de millones de años, lo que indicaría la existencia de un clima más cálido.

Es ampliamente admitido que el planeta rojo tuvo en el pasado agua abundante en forma líquida, con lagos, ríos y tal vez un vasto océano que cubría la mayor parte de las planicies del norte del planeta.

"Desde hace unos cuarenta años, se supone que ríos fluían en otro tiempo en Marte, erosionando y creando todos esos valles", explica Anna Grau Galofre de la Universidad de Colombia-Británica en Canadá, quien dirigió el estudio.

"Pero hay centenares de valles en Marte, y son muy diferentes unos de otros", añade la especialista en un comunicado de la universidad, y sugiere que diversos procesos pudieron conducir a su formación.

Para saber un poco más, investigadores canadienses y estadounidenses analizaron, a través de un algoritmo, más de 10 mil valles marcianos, dejando en evidencia, para algunos, una similitud con los canales subglaciares de la isla de Devon, en el territorio canadiense de Nunavut, a unos mil 500 kilómetros del Polo Norte.

De la misma manera, algunos valles marcianos habrían podido ser hechos, hace 3.800 millones de años por glaciares. El clima podría entonces haber sido mucho más frío de lo teorizado hasta ahora, con hielo presente en la superficie del planeta rojo.

Y, señalan los autores del estudio, en la medida que el hielo podía actuar como protector de los canales, estas condiciones pudieron haber favorecido la emergencia en el pasado de algún tipo de vida en Marte.

Formación de valles de Marte

"Los hallazgos demuestran que solo una fracción de las redes de valles coinciden con los patrones típicos de la erosión de las aguas superficiales, que está en marcado contraste con la visión convencional. Usar la geomorfología de la superficie de Marte para reconstruir rigurosamente el carácter y la evolución del planeta de una manera estadísticamente significativa es francamente revolucionario", sostiene Mark Jellinek, profesor en el Departamento de Ciencias Terrestres, Oceánicas y Atmosféricas de UBC.

La teoría de Grau Galofre también ayuda a explicar cómo se habrían formado los valles hace 3.800 millones de años en un planeta que está más lejos del sol que la Tierra, durante un tiempo en que el Sol era menos intenso.

"La modelización climática predice que el clima antiguo de Marte era mucho más frío durante la formación de la red de valles -apunta Grau Galofre, actualmente becario postdoctoral de exploración SESE en la Universidad Estatal de Arizon--. Tratamos de poner todo junto y plantear una hipótesis que realmente no se había considerado: que las redes de canales y valles pueden formarse debajo de las capas de hielo, como parte del sistema de drenaje que se forma naturalmente debajo de una capa de hielo cuando hay agua acumulada en el base".

Estos entornos también soportarían mejores condiciones de supervivencia para una posible vida antigua en Marte. Una capa de hielo brindaría más protección y estabilidad al agua subyacente, además de proporcionar refugio contra la radiación solar en ausencia de un campo magnético, algo que Marte alguna vez tuvo, pero que desapareció hace miles de millones de años.

Si bien la investigación de Grau Galofre se centró en Marte, las herramientas analíticas que desarrolló para este trabajo se pueden aplicar para descubrir más sobre la historia temprana de nuestro propio planeta.

Jellinek avanza que tiene la intención de utilizar estos nuevos algoritmos para analizar y explorar las características de erosión que quedan de la historia de la Tierra muy temprana.

"Actualmente podemos reconstruir rigurosamente la historia de la glaciación global en la Tierra que se remonta a alrededor de un millón a cinco millones de años --prosigue Jellinek--. El trabajo de Anna nos permitirá explorar el avance y la retirada de las capas de hielo desde hace al menos 35 millones de años, hasta los inicios de la Antártida, o antes, en el tiempo mucho antes de la edad de nuestros núcleos de hielo más antiguos. Estos son herramientas analíticas muy elegantes".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados