SALUD

Acupuntura: ciencia en una técnica milenaria que cada vez tiene más adeptos

El aval científico posiciona a la acupuntura como acto médico. Uruguay es uno de los países más desarrollados en este técnica a nivel regional, junto a Brasil.

Acupuntura. Foto: archivo
Acupuntura. Foto: archivo

La acupuntura es una técnica milenaria que se originó en China y que, con el paso de los años, ha logrado evolucionar y expandirse en todo el mundo. Fue recién durante la segunda mitad del siglo XX que se hizo más conocida en occidente y, desde entonces, ha ganado aceptación tanto entre usuarios como entre la comunidad médica.

Como su nombre lo indica, el método consiste en manipular pequeñas agujas sobre la piel del paciente para tratar distintas enfermedades que van desde afecciones musculares, dolores de cabeza, problemas digestivos, emocionales, dolor crónico, entre muchas otras.

En una vereda están parados los que afirman que se trata de una “pseudo ciencia”; pero en la de enfrente están quienes ponen sobre la mesa datos científicos que permiten que cada vez sean más los países en donde se la considera una técnica médica. Uno de ellos es Uruguay.

Todos hemos escuchado hablar alguna vez de la acupuntura y la imagen que se nos viene a la cabeza de las pequeñas agujas es similar. Pero, ¿cómo funciona?, ¿cuánto tiempo dura una sesión?, ¿duele? Para obtener respuestas El País habló con el médico acupuntor Antonio Martínez, vocal de la Comisión Directiva de la Asociación Uruguaya de Acupuntura.
MÉDICOS. Martínez dijo a El País que “en Uruguay y en gran parte del mundo la acupuntura constituye una práctica médica” que no puede ser ejercida por quienes no tengan un título de doctor en medicina o doctor en odontología. Así lo disponen en Uruguay los decretos 32/001 y 32/002, firmados en 2001 y 2002, respectivamente.

“Estamos ejerciendo la técnica como médicos”, sostuvo Martínez, por lo que “cualquier persona que realice acupuntura en Uruguay no siendo médico está incurriendo en una falta, está haciendo una tarea que corresponde a un profesional debidamente formado”.

¿Por qué los odontólogos también están autorizados a formarse y aplicarla? Porque pueden utilizar esta técnica en situaciones particulares como, por ejemplo, el tratamiento de una muela sin anestesia o en casos de bruxismo. El curso lo brindan en la asociación y tiene una duración de dos años.

¿Cómo funciona?

La acupuntura que se realiza actualmente guarda algunos puntos de la tradicional china: en el cuerpo del paciente se manejan 365 puntos clásicos más 100 extras, sostuvo Martínez. Para explicar cómo funciona utilizó una analogía: “A grandes rasgos, esos punto son como las entradas de una computadora, que pueden ser por ejemplo el mouse, teclado, escáner, disquetera, puerto USB, con los que uno puede cargar información al sistema y darle órdenes. De determinadas combinaciones, depende la respuesta. No es lo mismo darle Control, Alt, Suprimir, que hacerle Ctrl C o Ctrl V al sistema. Y esto es lo mismo, usamos los puntos de acupuntura como partes de un teclado biológico, del cual sabemos la combinación y sabemos la respuesta. La respuesta que pretendemos buscar es siempre moduladora”.

El médico sostuvo que la salud es un estado que se mueve dentro de valores mínimos y máximos de normalidad en distintas variables, como peso, alimentación, presión, temperatura corporal, entre otros. “Se mueve para establecer un valor. Y cuando estamos sufriendo determinada patología superamos en más o en menos esos valores de normalidad. La acupuntura lo que hace es decirle al cuerpo que vuelva a los niveles de normalidad”, comentó el médico.

Y la aguja cumple esa función: “Modula cuando entra en el punto de acupuntura y dispara una serie de respuestas”, que a su vez recorre otras partes nerviosas del cuerpo hasta llegar al sistema endócrino para integrarse con otros sistemas, logrando una respuesta total.
“Podríamos resumirlo con una técnica médica que utiliza como estímulo una aguja que penetra a nivel dérmico y subdérmico a zonas de mayor respuestas del cuerpo, llamados puntos de acupuntura, que genera una modulación de los distintos aparatos del sistema que le permite una respuesta terapéutica”, dijo Martínez.

Una sesión dura unos 45 minutos y, en algunos casos, el paciente puede necesitar más de una. El precio dependerá del lugar, pero ronda el arancel de una consulta a un profesional médico. “Es variable porque algunas mutualistas absorben costos y otras no, y tampoco es lo mismo los precios en Montevideo que en el interior del país”, agregó.

Martínez dijo que se siente “como cualquier pinchazo, pero no más que una picadura de un insecto. También es algo que varía según el paciente; hay algunos que no sienten nada y otros que tienen más sensibilidad”.
El aval científico hacia la acupuntura “es cada vez es más amplio”, concluyó el profesional.

Así está Uruguay en la región.

Martínez destacó que, a nivel de la región, Uruguay es de los países que tiene el mayor desarrollo de esta técnica junto a Brasil.

“Uruguay está muy bien a nivel regional. Y, en relación a la formación, también estamos bien con este curso de dos años. Habría que aumentarlo a un año más, pero tendríamos que tener el sustento de una universidad y es lo que estamos buscando. La Universidad de la República siempre ha estado abierta a la idea, pero no es sencillo para la institución crear un nuevo servicio. Así que esa es una faltante en Uruguay, tener presencia académica a nivel universitario”.

El profesional destacó que a nivel del sistema de salud uruguayo, la acupuntura está presente en casi todas las mutualistas del país y también en algunos centros públicos.

Otro aspecto en el que el médico sostiene que “Uruguay está muy bien” es en lo que refiere a la organización científica académica.

“Estamos colegiados, estamos bien relacionados con los sindicatos, con la autoridad sanitaria y tenemos una estructura organizativa que es la asociación”, sostuvo.

¿Para qué sirve?

La acupuntura se aplica para tratar muchas enfermedades y dolencias, pero Martínez puso ejemplos.

Entre muchas otras situaciones, se suele utilizar para combatir contracturas musculares, ansiedad, insomnio, estrés, bruxismo, artrosis severa, tendinitis de codo, síndrome de túnel carpiano, alergias, asma. También trata afecciones como algunos tipos de arritmia, hipertensión, gastritis, etc.

Dependiendo del centro de salud y el médico puede ser que el profesional lo derive a un acupuntor. Pero si la persona quiere hacerlo por su cuenta, lo recomendable, dijo Martínez, es asegurarse de que se trate de acupuntores que sean profesionales médicos.

En la web de la asociación  hay una lista de doctores.

La Asociación Uruguaya de Acupuntura

La Asociación Uruguaya de Acupuntura se fundó en el año 1973 por el doctor Fermín Ferreira, pero fue recién hacia el año 2000 cuando se realizaron los trámites antes el Ministerio de Salud Pública (MSP) y se actualizaron sus estatutos, permitiendo que exclusivamente la integren profesionales médicos.

En 2005 comenzaron a dictar los cursos de acupuntura para médicos, auspiciados por el MSP y por la Federación Médica del Interior (FEMI).

Desde 2011, además, lograron incorporar al equipo docente a algunos de sus exalumnos, de manera que están transitando un camino en el que no solamente buscan formar nuevos médicos acupuntores, sino también nuevos docentes.

El objetivo de la asociación es la investigación, la enseñanza y difusión de esta técnica terapéutica, al tiempo que imparten capacitación a los médicos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error