UNA CUESTIÓN DE TÉRMINOS

Los accidentes más comunes que los niños pueden sufrir

Los adultos tienen la responsabilidad de vigilar a sus hijos para prevenir que las lesiones no intencionales sucedan.

Accidentes. Los pediatras prefieren llamarlos "lesiones no intencionales". Foto: Shutterstock.
Accidentes. Los pediatras prefieren llamarlos "lesiones no intencionales". Foto: Shutterstock.

Llega el verano, las vacaciones y tu hijo sale a andar en bicicleta. No lo vigilás lo suficiente y ¡zas! Se cae y se lastima las rodillas. Los ciudadanos de a pie lo llamamos accidente, los pediatras prefieren el término “lesión no intencional”, es que ni tú, ni tus hijos desean que ese tipo de cosas pasen.

Alicia Fernández, de la Sociedad Uruguaya de Pediatría, explica que desde la organización se trabaja todo el año para la prevención de lesiones no intencionales, sin embargo sostiene que nunca está de más seguir haciendo hincapié en ellos.

“Hay algunas lesiones que se ven todo el año y hay otras que se ven más en esta época”, destacó Fernández.

“Cuando llega el verano nos ponemos en campaña para la prevención de las lesiones que más se ven en esta época del año y probablemente desde ahora hasta marzo nos vean en todos lados hablando sobre los distintos riesgos”, sostuvo la pediatra.

Según la especialista, cuando se trata de lesiones no intencionales es responsabilidad de los adultos evitar que sucedan, previniendo ciertas conductas de riesgo a las que pueden exponerse los pequeños.

Más frecuentes

En invierno y verano las lesiones más comunes suelen variar. De cara a las fiestas y temporada estival que está a punto de comenzar, Fernández subrayó que las principales lesiones que puede sufrir un niño son: ahogamientos, mordeduras de perro, lesiones por fuegos artificiales, caídas y golpes y siniestros de tránsito.

Los ahogamientos se ven principalmente en Uruguay durante la temporada de verano, sea en la playa o espejos de agua. En relación a este punto, Fernández subrayó la importancia de la prevención y vigilancia: “El tenerlos con la vista encima siempre es algo importante: sea en la playa, donde hay espejos de agua, no solamente el mar sino arroyos; en las piscinas, incluso los niños pequeños se pueden ahogar en un balde de agua”, dijo.

En estos casos se debe poner protección y además de no dejarlos solos, aseveró y agregó que los niños deben ser educados para no correr cerca de los espejos de agua y que no se dejen juguetes flotando que puedan ser los que provoquen caídas al rescatarlos.

Respecto a las mordeduras de perro, la pediatra aseguró que “los niños están más libres y los perros también”, por eso tienen un leve aumento en verano aunque se ven durante todo el año.

“Los perros son perros y más allá que estén los de la casa o los de fuera hay que enseñarle a los niños que respeten al animal que es lo más importante. No deben tocar la comida, molestarlos, agredirlos o tener juegos bruscos que puedan ser vistos como una agresión”, detalló.

El peligro de dejar niños adentro de un vehículo

La doctora Fernández hizo hincapié en que bajo ningún concepto los niños deben quedarse dentro del auto, sobre todo en verano.

“Siempre se conocen casos a través de la prensa de que algún padre olvidó o dejó un niño adentro del auto y cuando volvió estaba muerto. Esto sucede porque en un golpe de calor los niños pueden deshidratarse”, sostuvo y agregó que los pequeños “siempre deben bajar del auto con sus padres”.

La hidratación es una de las claves fundamentales para prevenir problemas en los niños. A partir de los seis meses a todos los niños se les debe dar agua o jugos naturales para que se mantengan hidratados, declaró Fernandez y aseguró que desde la Sociedad Uruguaya de Pediatría no se aconseja que los niños tomen otro tipo de bebidas.

Los fuegos artificiales constituyen otra de las banderas que ponemos en esta época porque es cuando se utilizan más en los festejos

Los fuegos artificiales son otro de los grandes generadores de lesiones no intencionales en esta época del año. Su manipulación puede provocar quemaduras y lesiones más graves como la pérdida de dedos.

Fernández afirmó que como no se puede prohibir su venta se debe tener conciencia que deben ser manejados por un mayor. Especialmente cuando se trata de las famosas “megabombas” que estallan antes de tirarla y lesionan a los niños.

Las lesiones por caídas y precipitaciones también son muy frecuentes: “Los traumatismos por caídas se ven todo el año pero fundamentalmente en época de vacaciones porque los padres están de vacaciones, de licencia y los niños andan por ahí jugando y hay más predisposición a que pasen lesiones”, sostuvo.

En tanto, respecto a los siniestros de tránsito, Fernández afirmó: “Se ven todo el año pero en esta época se favorece más el riesgo que tienen las lesiones en niños que no vienen con los sistemas de retención infantil correctamente colocados, las caídas en bicicleta sin proteccion, los niños andan sin casco y se los lleva en moto”.

Fernández reafirmó el riesgo que implica llevar a los niños en motos, donde ni siquiera el casco los protege. Por otro lado, se refirió a los cuatriciclos: “Andan mucho en las dunas sin ninguna seguridad y es una de las cosas que hay que explicarles que pueden tener riesgos iguales que con un vehículo común y corriente”.

Otras lesiones

Durante esta época y a lo largo del año se ven accidentes vinculados a la ingesta de productos que potencialmente son tóxicos. Según afirmó la pediatra, este tipo de ingestas va desde las medicaciones hasta los productos de limpieza: “Todos los años los niños toman repelentes, chupan las pastillas para los mosquitos. No digo que chupar una pastilla para los mosquitos los mate pero si hay que recordar que esos dispositivos estan puestos en la corriente eléctrica, por ejemplo o que ciertos productos no son aptos para el cuerpo humano”, destacó.

En tanto, sobre las quemaduras sostuvo que en invierno suelen ser por fuego directo. Por esta lazón se debe proteger parrillas, las estufas de leña o de gas.

Al mismo tiempo, los niños no deben manipular termos o jarras de agua caliente. En caso de que la lesión suceda se debe poner el miembro bajo el agua fría para que el agente no siga quemando.

El sol y las horas en las que se puede ir a la playa

Las quemaduras solares son una de las lesiones no intencionales más comunes durante la temporada estival. Según explicó la pediatra Alicia Fernández, lo que provoca una quemadura solar y una por fuego directo es diferente,

“La quemadura de sol puede hacer que te deshidrates, provocar ampollas y tal vez no sean tan graves porque uno cuando empieza a quemarse se da cuenta”, sostuvo.

No obstante, afirmó que ante este tipo de quemaduras hay que enfriar la piel.

“La quemadura de sol además provoca un daño acumulativo a lo largo de la vida”, afirmó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)