VINOS

17 de abril: un brindis por el Día Mundial del Malbec

La cepa Malbec es sinónimo de vinos argentinos, se ganó renombre internacional y también dice presente en mesas uruguayas.

Oleoturismo. Foto: Olivares del Quintón
Foto: Olivares del Quintón

Este sábado 17 de abril se celebra el Día Mundial del Malbec, cepa de origen francés que en la región es inevitable sinónimo de vinos argentinos. Así como Uruguay tiene al Tannat como su cepa insignia, Argentina tiene su variedad emblema con el Malbec.

En Uruguay, la producción y consumo de esta cepa viene creciendo tímidamente en el último tiempo. Según datos publicados por el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INAVI) en 2019, el Malbec está en el puesto 20 de las variedades más plantadas en Uruguay con 35,6 hectáreas cultivadas correspondiendo al 0,6% del viñedo total del país.

Por lo general, en nuestro país se la utiliza para corte, pero cada vez son más los productores que se animan a usarla como, por ejemplo, varietales. En Colonia, por ejemplo, Viñas del Quintón cuenta con 7,5 hectáreas de esta variedad.

El sommelier Alberto Gourgues dijo a El País que “hablar de Malbec es hablar del vino argentino”. Y añadió: “El país vecino es el mayor productor mundial de esta cepa, que es originaria de Francia, y por la cual se disputan su cuna tanto Burdeos como Cahors. Pero bien podría decirse que es esta última quien más la acunó y desarrolló. No obstante, es en el Nuevo Mundo donde desarrolló gran protagonismo en el área vitivinícola, principalmente en la región de Mendoza”.

El experto detalló que este vino “se caracteriza por alta concentración de color, astringencia suave y aterciopelada, producto de suelos de cordillera en planicie sedimentaria, aluviales, graníticos y de exquisita mineralidad e intensos aromas frutales”.

Gourgues aclaró que el Malbec es muy versátil en cuanto a sus tipo de vinos. En su mayoría son tintos y es en este estilo en el que mejor se expresa y más se luce, pero también se lo encuentra en blanco, rosé y en espumoso.

El sommelier dejó algunas recomendaciones a la hora de armonizar comida con vinos Malbec. Señaló que si se trata de un Malbec Blanco, por la frescura de los aromas florales y minerales de color dorado pálido y brillante, va perfecto con una tabla de quesos y con paté de campo.

En el caso de un Malbec Rosé, que es un vino con “una intensidad aromática a frutos rojos que nos subyuga, de color rosa frambuesa, brillo límpido e intenso”, combina muy bien una mesa con ensaladas, pastas y pescados, pero también podría ser sushi.

El Malbec Tinto, al que el sommelier describe como un vino “joven, de colores oscuros intensos de gran concentración, aromas a frutas cocidas y mermeladas, que en boca sus envolventes taninos dulces nos invita a otro sorbo”, es ideal para disfrutar con carne a la parrilla, que puede ser asado vacuno o cordero a la brasas o achuras.

Si se trata de un Malbec Espumoso, con aromas cítricos y florales, sería ideal degustar productos de repostería, tartas de frutilla, helados o tortas de chocolate.

¿Por qué un 17 de abril?

Desde el año 2011 cada 17 de abril se celebra el Día Mundial del Malbec y la elección de esta fecha se remonta al año 1853, cuando llegó a la provincia argentina de Mendoza el agrónomo francés Michel Aimé Pouget. Este llegó para dirigir un proyecto de una quinta agronómica con el fin de introducir mejoras en los cultivos vitivinícolas a través de la adopción de nuevas cepas europeas.

Aquel proyecto se presentó ante la Legislatura Provincial un 17 abril del mismo año, cuando Pouget llevó a la región las primeras plantas de Côt, como se conoce a la variedad Malbec en Francia. De allí la fecha que homenajea a esta cepa actualmente, una variedad de renombre y consumo internacional y una de las favoritas en las mesas uruguayas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error