Resumen

Con los jurados llorando, "Fuego Sagrado" despidió a la participante más querida

Se fue María Silvia después de una pesca del día y unas empanadas de mariscos que mostró a los participantes muy parejos y al jurado afinando cada vez más la mirada

Fuego sagrado
El escenario del capítulo 13 de Fuego sagrado

El capítulo 13, sugestivamente titulado "Pesca del día", empezó con una entrada triunfal desde el mar de uno de los jurados y terminó con todo el mundo llorando, al despedir a una de las participantes más queridas del ciclo: María Silvia. Ahora quedan seis asadores en Fuego sagrado y quedan solo dos pruebas antes de la final.

A llegar a esa instancia aspiran Juan José, Jessica, Manuel, Pipo, Andrea y Alejandro. 

Federico Desseno hizo una entrada triunfal llegando a la playa donde estaban los participantes y los otros dos jurados (Lucía Soria y Aldo Cauteruccio) en un barco de los pescadores artesanales del oeste de Montevideo. Traía la "pesca del día" que iba a estar en el centro de la primera prueba de la noche: eran unos pejerreyes que despertaron la imaginación de los participantes.

Como ganador del aplauso para el asador de la semana pasada, Juan José tuvo un beneficio que en este caso fue agregar elementos étnicos a los platos de sus competidores. Así le dio ingrendientes de la comida italiana a María Silvia, japonesa a Jessica, tailandesa a Manuel ("qué buen amigo que sos ", le dijo el veterinario libanés), española a Pipo  y de la India a Alejandro. Todos quedaron más o menos satisfechos aunque un poco asustados por la exigencia de "creatividad y versatilidad" que Soria exigió en nombre del tribunal.

La prueba fue exigente y una vez más los jurados se pasearon por las mesadas para dar consejos que, en algunos casos fueron salvadores. Como sacar las espinas, por ejemplo, o incluso dar el soplido que andaba necesitando un fuego remolón.

Después de 60 minutos en los que debieron acomodar, además, dos acompamientos, los participantes sacaron las manos de la masa y se fueron de vuelta a la playa donde debieron comparecer ante el jurado.

Una vez más el mejor plato fue el Juan Jos "yo seguiría comiendo" dijo Desseno), quien ha ido de menos a más y con su segundo pin consecutivo se transformó en el favorito de la competencia. También ha crecido mucho Pipo, quien pasó derecho a la nueva etapa. Andrea y Manuel completaron el lote de los que evitaron la ronda de eliminación.

Allí fueron Jessica, Alejandro y María Silvia, quienes debieron luchar por la permanencia con tres empanadas de mariscos. María Silvia avisó que las empanadas y sus repulgues eran un territorio desconocido para ella.

Sin embargo, la resolución fue muy peleada y, como se viene avisando, la ventaja está en los detalles. En ese sentido, el mejor trío de empanadas fue el de Alejandro y Jessica le ganó por ventaja mínima a María Silvia.

Que es uno de los personajes más queridos del certamen quedo claro en la emoción con la que fue despedida. Sus bromas con Desseno y Cauteruccio; su bonhomía y sus platos (siempre con "tanta información") fue uno de los atractivos del programa. Todos, literalmente, terminaron llorando.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados