CRÓNICA

"Kisstory": así fue el encuentro de El País con Gene Simmons, el histórico bajista de Kiss

Antes del estreno de "Kisstory", el documental sobre Kiss que se verá por A&E el 21 y 22 de agosto, El País participó de una conferencia exclusiva con Gene Simmons

Gene Simmons. Foto: Marcelo Bonjour
Gene Simmons. Foto: Marcelo Bonjour

"Hola, ¿esta es la convención de reggaetón?”, pregunta un periodista argentino en el chat de la sala de espera de Zoom. “Qué chistoso. No faltes el respeto”, responde una presentadora colombiana, y en cuestión de segundos el mensaje se pierde entre los numerosos agradecimientos de los 350 participantes de toda Latinoamérica. “Gracias por esta oportunidad”, “Es uno de los mejores días de mi vida”, “Kiss me acompañó siempre”, se lee entre los saludos. Es un martes de finales de julio y en cuestión de minutos Gene Simmons, el histórico bajista de Kiss, va a irrumpir en la videollamada para presentar Kisstory, el documental sobre el grupo que A&E estrenará el 21 y 22 de agosto a las 21.00.

Para alivianar la espera, los organizadores transmiten una seguidilla de videoclips clásicos del grupo de hombres maquillados. “Lick It Up”, “Rock and Roll All Nite” y “I Was Made for Lovin’ You” se repiten mientras algunos periodistas corean y hasta hacen air-guitar frente a sus cámaras. Más que una conferencia de prensa, parece un meet & greet. Es más, ni siquiera el presidente de la cadena, Eduardo Ruiz, puede contener la emoción: sonríe sin parar mientras relata cómo consiguió que el músico le autografiara un bajo durante un almuerzo de negocios.

Y al fin llega el momento más esperado: Gene Simmons, el rockstar con la lengua más larga del mundo, hace su aparición frente a las cámaras. Pero a diferencia de los videoclips recién nombrados, esta vez no hay maquillaje al estilo kabuki, ni tachuelas o ropa de cuero. Eso queda para los escenarios. En esta tarde soleada, el músico de 71 años usa un gorro negro y una rara camiseta del mismo color con un estampado que reza: “Estuve en esta casa”. Todavía mantiene el pelo largo, pero se sacó los populares lentes negros que le ocultan parte de las arrugas. Está listo para mostrar su lado más sincero y reflexivo durante una hora.

“Lo que importa es ser honesto con tus fans”, dice sobre el abordaje de Kisstory, que estará dividido en dos episodios de dos horas. “Hay algunas historias maravillosas, y también otras tristes sobre miembros que cayeron en las drogas y el alcohol. Hay épocas buenas y malas, y el documental te muestra la verdad”, asegura.

En su búsqueda por mostrarse trasparente, el músico retoma las adicciones para admitir: “Nunca he consumido drogas, nunca he fumado cigarrillos, pero tengo un gran ego y lo sé. Una de las cosas más difíciles de controlar fue eso porque yo era hijo único. No tenía hermanos ni hermanas. Mi espejo era yo mismo, así que es fácil olvidar que se necesita un equipo. Si Paul (Stanley, cantante del grupo) no estuviera aquí, yo no estaría aquí. Y creo que él siente lo mismo por mí”.

Una parte del documental de A&E está dedicado al desafío de Gene y Paul por reflotar a Kiss tras la deserción de Ace Frehley y Peter Criss. No fue fácil. “Uno de los peores momentos fue cuando nos dimos cuenta de que el auto no podía andar con dos ruedas pinchadas. No podíamos seguir con Ace y Pete y eso fue lo más triste porque estamos llegando a los 50 años de la banda y ellos no están para disfrutar de esto”, comentó.

Es que el grupo que alcanzó la gloria con los discos Alive (1975), Destroyer (1976), Love Gun (1977) y Dynasty (1979) se está preparando para retomar The Final Tour Ever: End of the road, su despedida de los escenarios, que contará con más de 100 shows en todo el mundo. “Estamos llegando al final del camino y por eso queremos mostrarlo todo”, comenta, y agrega: “Sabemos que esto es lo que hay que hacer después de 50 años”.

El cuarteto está listo para bajar la cortina luego de décadas de éxitos, fracasos, unos cuantos regresos y, especialmente, un repertorio que se ganó un lugar en la historia del rock. Y Kisstory brinda un poco de contexto sobre la explosión mediática que vivieron en 1976, con la salida de Destroyer. “Fue aterrador, lo comparo con una montaña rusa. La cadena está debajo y te está tirando hacia arriba y sabés que cuando llegás a la cima... ahí es cuando comienza el viaje: sentía que se desataba el infierno”, revela Stanley en el documental. “La fama es una droga muy poderosa. Puede matar tu creatividad”.

Pero por más de que la fama se haya convertido en un arma de doble filo, Simmons celebra todo lo que logró con su grupo. “Nosotros venimos de Studio 54 , de la era disco, pero éramos una banda de glam rock en la ciudad de Nueva York. Así que esta es la historia de cómo cuatro personas completamente diferentes se juntaron y formaron la banda que nunca antes se ha visto en el escenario”, dice.

Ahora que no usa maquillaje y se filma con su celular desde el patio de su casa, sus palabras adquieren una dosis extra de honestidad. “Lo que van a ver por A&E es lo más verdadero que podemos mostrar”, dice con un tono calmo. “Cuando salís por la noche y te ponés el rubor y el lápiz labial, piensan que sos esa persona, pero no es verdad; eso es solo un espectáculo. La gente llega a conocer a la verdadera persona cuando se quita el maquillaje y te habla con el corazón. Kisstory es eso: muestra a las personas reales debajo de todo eso. Y nos tomó muchas, muchas décadas mostrar quien éramos”.

Habrán tardado unos cuantos años, pero al fin llegó el momento de mostrar la verdad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados