Crítica

Duran Duran tiene nuevo disco en el que combina lo mejor de su pasado y su futuro

La legendaria banda que representa el new wave británico y los 80 de la música pop tiene nuevo disco, "Future Past"

Duran Duran
Duran Duran

Cuando uno los admiraba como solo un adolescente puede admirar a cinco ingleses disfrutando lo mejor de la vida, uno no sabía que, encima, los Duran Duran tenían el secreto de la vida eterna. Como decía Rod Stewart, algunos pibes tienen toda la suerte.

Conviene remitirse a las pruebas. Este año se cumplen 40 años del lanzamiento del primer disco, aquel que tenía un arsenal de canciones (“Girls on Film”, “Planet Earth”, “Careless Memories”, “Is There Something I Should Know?”) como para conquistar el mundo; lo hicieron. Los convertiría en la imagen y semejanza de la new wave de la década de 1980 y en un éxito que hace que, hoy, 40 años después aún estemos hablando de ellos.

Pasaron, ¡ya!, 28 años de su actuación en la Estación Central General Artigas, acá en Montevideo donde nos hicieron a todos sacar nuestros raros peinados viejos. Cantaron una docena de canciones pero fue una fiesta new wave que terminó con todos coreando una versión de “Rio” que veníamos esperando hacia 10 años.

“Lo llamativo de ser una estrella pop es que el pop es muy efímero, y después de solo cinco años de habernos convertido en estrellas, los medios empezaron a decir: “Ok, ustedes ya pasaron de moda. Adiós, Duran Duran, ya están muertos”, le dijo el bajista John Taylor a El País en junio de este año. Los medios pueden equivocarse.

La prueba de eso es Future Past, el nuevo disco de la banda que ahora tiene una formación bien similar a la original: el vocalista Simon Le Bon, el tecladista Nick Rhodes y el baterista Roger Taylor. No está Andy Taylor, el guitarrista de antes.

El título es bastante revelador de por dónde va el disco: entre el futuro y el pasado, la banda recurre a los ritmos del new wave que ellos fundaron y los actualiza. “Anniversary”, uno de los singles extraidos del disco, es como una lectura moderna de “Wild Boys”, aquel temazo del disco Arena.

“El título reconoce nuestra historia, pero también apunta hacia donde nos dirigimos ahora”, dijo Nick Rhodes citado por La Nación argentina. “Es bueno mirar al pasado para encontrar cosas que puedan funcionar en el futuro. Todas las formas de arte, ciertamente la música, siguen un camino natural de evolución. El viaje ha sido increíble para nosotros. Reconocemos todas las cosas fantásticas que hay, pero decimos: ‘Hay mucho más por venir’”.

Para mostrar lo que está por venir recurrieron a lo mejor que anda en la vuelta. Más de la mitad de la canciones están firmadas por Erol Alkan y el guitarrista de Blur, Graham Coxon. Por ahí además aparecen la estrella sueca, Tove Lo, el rapero inglés Ivorian Doll, la banda japonesa Chai y el mismísimo Giorgio Moroder le aporta su veteranía disco a un par de canciones. En una canción aparece Mark Ronson, una estrella de la producción contemporánea.

“Todos aportaron algo especial”, dijo Rhodes en esas declaraciones citadas por La Nación. “Erol tiene una energía increíble con su mezcla de dance e indie. Graham estuvo con nosotros en cada paso del camino. Fue emocionante tener sangre nueva en la habitación. Incluso como el recién llegado a nuestro círculo de escritores, se adaptó muy rápidamente y aceptó el desafío de intentar hacer algo creativo y diferente”.

Lo consiguieron. Canciones como “Anniversary”, “Beautiful Lies”, “Falling” (con el piano de Mike Garson, teclista de David Bowie), “Wing” y la funky “Invisible”.

Con todo eso, Future Past se convierte en uno de los buenos discos de Duran Duran, principalmente porque resalta de esa idea que siempre tuvo la banda de construir un mundo pop lleno de canciones para que nos pongamos a bailar de una vez por todas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados