Maciegas festeja sus 35 años el jueves en El Galpón

La dura misión de renovar el folclore

Roberto Valdivieso era apenas mayor de edad cuando llegó a Montevideo en 1978, en plena dictadura. No fue fácil desarraigarse de su Rivera natal, mucho menos para llegar a una ciudad "enorme" como Montevideo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Maciegas festeja sus 35 años con el lanzamiento de su nuevo disco y una larga gira.

En aquella época, para visitar a su madre viajaba 24 horas en tren: la alternativa era pedir hora en un locutorio, llamar al teléfono de la parroquia —el único que había en el barrio— y avisarle que en tal momento su nene se iba a comunicar. Hoy, con los mismos kilómetros de distancia, basta apretar algunos botones en su computadora para verla en vivo y en directo.

La música lo ayudó a superar la distancia. Mejor dicho, Maciegas lo hizo. El grupo se formó en 1980 en el Club Residentes de Rivera (aunque no todos sus integrantes eran de allí) y hoy él es el único sobreviviente; "no porque se hayan muerto", le explica riendo a El País, "sino porque todos dejaron para trabajar en sus rubros. Hay veterinarios, agrónomos, de todo". Él también pisó suelo montevideano con el afán de estudiar abogacía, pero la guitarra lo divertía mucho más.

"¿Viste cuando algo forma parte de tu vida? Siempre digo que lo que se quiere no se abandona", dice para justificar su permanencia al frente de uno de los grupos musicales más amplios del país, pues sobre el escenario son nueve los músicos que hacen su tarea. Valdivieso no solo es el único fundador que permanece en Maciegas, sino también el mayor de todos. Rodearse de compañeros jóvenes le permitió mantener viva una música que puede considerarse anticuada como el folclore, y nutrirla de ritmos variados, como murga o bossa nova. "Acá somos muy de encasillar y pensamos que el folclore es para la mañana, tomando mate, pero nosotros hacemos fusión con raíz folclórica", señala.

"Yo me considero de mente abierta, no me afilio a aquello de las cosas tradicionales. Hoy los gauchos andan en moto, con celulares y caravanitas. Ya está. Hace poco fuimos al Festival del Olimar y parecía un festival de rocanrol, porque era gurisada bailando y cantando, y el folclore que en paz descanse". Una vez, recuerda, cuando su programa La canción nuestra sin fronteras se emitía por Radio Rural, recibió unas cuantas críticas por poner al aire la versión que Divididos hace de "El arriero", de Atahualpa Yupanqui. Él aguantó el temporal, convencido de que era una manera de introducir la obra de Yupanqui en otro público.

Valdivieso se mueve como pez en el agua entre los jóvenes y aprende de ellos. Su banda la completan hoy Gabriel Araujo (bajo y coros), Diego Galasso (voz), Marcos Zerboni (voz), Rodrigo Cabeda (voz), Pablo Stanisich (batería), Gerardo Vázquez (percusión), Martín Tejeda (guitarras) y Fernando Espinoza (teclados). Ellos lo acompañarán en la celebración de los 35 años de Maciegas este jueves a las 21.00 en el Teatro El Galpón —donde estarán como invitados Carlos Alberto Rodríguez, Numa Moraes y Cacho Labandera—, y en la gira que vendrá a continuación.

En El Galpón, Maciegas presentará formalmente su nuevo disco de estudio, que esta semana sale a la venta: Atrapasueños, un álbum largo y alegre de esta renovada tendencia folclórica. "El nombre tiene que ver con ese sueño que teníamos cuando arrancamos, de estar juntos, hacer música. Creo que después de 35 años eso se cumplió, pero el premio es ver gente joven que se identifica con aquella idea de cantar, hacer música y compartirla", opina.

Luego, en junio, tendrán una agenda cargada: el 12 estarán en Florida, el 19 en San José, el 20 en Río Branco y el 21 en Treinta y Tres. La recaudación de esos cuatro conciertos y de los que seguirán haciendo por el país será donada íntegramente a instituciones, hospitales o liceos de cada localidad, una manera que encontraron para retribuirle a la gente del interior tanto afecto.

Dice Valdivieso que lo más importante que le dio Maciegas es eso, "el reconocimiento sincero. Llegar no se llega nunca, yo festejo estar en el camino".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados