Estreno

La historia detrás de "Caos: El inicio", la película que intentó salvar Fede Álvarez  

Se estrenó en cines y para alquilar en NSNow, la adaptación de una novela juvenil con Tom Holland y Daisy Ridley que no convencía a nadie, hasta que llegó un uruguayo a su rescate

Chaos: El inicio
Tom Holland y Daisy Ridley en "Chaos: El inicio"

Hay películas que nacen así, complicadas. Pongamos por ejemplo, Caos: El inicio, la nueva de Doug Liman que se estrenó el viernes en cines y que también está para alquilar en NsNow de Nuevo Siglo.

Es el inicio de la trilogía Chaos Walking, adaptación de un clásico de la literatura juvenil reciente escrita por Patrick Ness; la película contiene la primera novela, El cuchillo en la mano.

Lionsgate compró los derechos de la saga en 2011 y desde entonces, el proyecto atravesó un largo peregrinaje de guionistas que empezó con un primer boceto firmado por Charlie Kaufman (ganador del Oscar por Eterno resplandor de una mente sin recuerdos). Era una apuesta arriesgada y no prosperó y sobre ese libreto trabajaron un montón de talentos, incluyendo al propio Ness, quien consiguió un crédito en la versión final.

En 2016 se sumó al proyecto Liman, un director prestigioso y especialista tanto en películas de acción (la saga Bourne, por ejemplo) y de ciencia ficción (Al filo del mañana, una de las buenas de Tom Cruise). La suma de dos estrellas juveniles, Tom Holland (o sea Peter Parker, o sea el Hombre Araña) y Daisy Ridley (o sea Rey en la última saga de Star Wars) impulsó el proyecto.

El rodaje comenzó en agosto de 2017 y se terminó en noviembre, con estreno programado para marzo de 2019, según una cronología de la revista IndieWire. Pero todo se frenó y en abril de 2018 se anunció que Lionsgate -que cuando vio la película la caklificó de “inestrenable”- había decidido volver a filmar escenas, lo que es una movida logística de las importantes y de las caras. Hay, por ejemplo, que acomodar las agendas de todas sus estrellas.

En mayo de 2019, Hollywood Reporter informó que Lionsgate y Liman convocaron a Fede Álvarez (que ya había trabajado con el estudio en Posesión infernal y No respires) para rescatar el proyecto. Aunque en su momento se dijo que el uruguayo había dirigido las nuevas escenas en los créditos figura como consultor.

Esa figura es cada vez más común en una industria que no se puede pemitir riesgos. Su tarea sería encaminar la película como guionista, productor e incluso director. En esas condiciones, Caos: El inicio se estrenó, tras la demora provocada por la pandemia, en Estados Unidos en marzo de este año. Una producción de 100 millones de dólares que apenas recaudó 22 millones: un fracaso grande.

Es que hay proyectos que nacen así, condenados.

No es un problema de la historia aunque parece que haber llegado un poco tarde para aquel furor que tuvo el género juvenil con cosas como Los juegos del hambre y Divergente.

Dentro de unos 200 años, una comunidad exclusivamente masculina vive en un planeta igualito a la Tierra pero en el que todas las mujeres, parecería, fueron asesinados por una raza autóctona. Es feísima y aparece poco.

Para complicarle la existencia, los colonos son acompañados por su “ruido” que es como una neblina de colores que representan sus pensamientos que, además, se escuchan en voz alta. Están bastante expuestos compartiendo en estéreo todos sus miedos.

Eso lo debe sobrellevar el adolescente Todd (Holland) que está lleno de cosas en su cabeza lo que lo convierte en algo así como el tonto del pueblo. Un día descubre a Viola (Ridley), una astronauta que llega a explorar y se convierte en una amenaza a la seguridad del lugar. Por lo menos eso piensa el severo alcalde (Mads Mikkelsen) que está decidido a cortar el problema de raíz.

Así, Todd y Viola salen en disparada, por lo que el muchacho debe soportar pensamientos cada vez más confusos (es la primera vez que ve a una chica) y nuevos terrenos para explorar.

“Una cosa que era importante para mí sobre Chaos Walking: El inicio es que no puedes hacer una película tan nihilista como Niños del hombre”, le dijo Liman a comingsoon.net. “Quiero que el público se divierta un poco más. Creo que puedes divertirte un poco más sin perder sustancia. Y mi visión del mundo es que me gusta más la aventura. Estoy realmente interesado en la aventura y Tom Holland y Daisy Ridley pueden estar en una situación muy precaria en Chaos Walking, pero se están embarcando en una gran aventura”

Liman lo presenta como un western con un universo que será de otro planeta pero se parece a esos western de frontera. Es una combinación de Solaris con el mundo de Del mismo barro, una con Warren Beatty. Es una idea interesante y abarata la producción.

Quizás el público que conoce las novelas y creció leyéndolas encuentre un atractivo en la presentación. Para el resto es una película de acción, juvenil, y, haciendo honor a su título, algo caótica.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados