TNT estrena “Signos”, la serie criminal protagonizada por Julio Chávez

Fantasmas de una mente siniestra

El proyecto no derrocha nada, pero tampoco escatima recursos para conseguir un producto ambicioso.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Junto a Chávez estarán Claudia Fontán y Alberto Ajaka. Foto: Archivo El País

La intención es seducir primero al público local, e intentar trascender las fronteras nacionales y conseguir audiencias en América latina y luego —¿por qué no?— más allá también. A eso apunta Signos, la serie que produce Pol-ka en sociedad con la filial latinoamericana de Turner Broadcasting System y que se verá por TNT, desde el jueves a las 22.00.

La historia es la de un asesino serial al que mueve un deseo de venganza que viene rumiando desde su infancia. La trama se desarrolla en un pueblo rural en el que, hasta la aparición de los primeros cadáveres, todo era calma y quietud. Después se convirtió en un hervidero, igual que las grabaciones que llevan adelante el casi centenar de técnicos, extras y actores bajo la guía de Daniel Barone. Es un espectáculo en sí mismo, con Julio Chávez, Claudia Fontán y Alberto Ajaka como cabezas más reconocibles, que resulta interesante detenerse a observar.

Si no puede ver el video haga click aquí

Barone, director de Signos, va de un sitio a otro dando indicaciones, siempre con buen humor. Acompañando sus instrucciones con algún chiste y una sonrisa como parece ser su costumbre. "Esto no dura para siempre. El tipo va matando de a uno a los habitantes del pueblo y con eso nos va allanando el trabajo a nosotros. En el último episodio, no hay escenas con tanta gente como éstas. Por lo menos, eso es lo que creo", dice poniendo cara de duda, antes de largar la fuerte carcajada.

"No, mentira. Este tipo de escenas son las más divertidas. Hay que estar en tantos detalles que parece que uno no da abasto. Es como ir armando un rompecabezas, y ver que cada toma encaja perfectamente en el resultado final es placentero", dice.

La escena que van a grabar es una en la que la policía del pueblo reúne en un gimnasio a los habitantes de un mismo signo del zodíaco, para evitar que el asesino se cobre una nueva víctima. Pero para entender de qué se está hablando habría que repasar un poquito más cómo es esta historia que imaginaron los autores Leandro Calderone y Carolina Aguirre.

Antonio Cruz —el personaje al que interpreta Julio Chávez— es un médico común y corriente que vive con su hermana Laura (Claudia Fontán) y sus dos sobrinos en un pueblo tranquilo. Es un hombre sereno, culto, inteligente y reservado, además de ser un ejemplo de buen ciudadano. También es un compañero para su hermana divorciada, a quien ayuda en la crianza de sus hijos, y un sostén para su esposa Mónica, que ha quedado muda luego de un ACV. Pero Antonio no es quien parece.

Hace 46 años guarda un secreto que lo llena de odio, de resentimiento y de furia: cuando él tenía diez años ocurrió un crimen que lo afectó y varios habitantes del pueblo conocen, pero no quisieron denunciar. Ahora él decidió hacer lo que considera justo: ir matando a algunos de sus vecinos, pero con una extraña lógica. Asesinará a uno por cada signo del zodíaco, al más despreciable de cada caso.

Laura es la policía del lugar y su exmarido, Pablo (Alberto Ajaka), el fiscal del pueblo vecino. Ellos estarán a cargo de la investigación del caso durante la cual irán apareciendo secretos que al parecer todos, menos Antonio, prefirieron olvidar. Pero también dudas, porque tampoco la memoria del psicópata es tan inobjetable como él supone.

"La particularidad de este proyecto es cómo está construido el universo de este pueblo en el cual transcurre la historia. En este momento meterse en un policial que no tenga algo muy marcado cuando todo el mundo está haciendo policiales de tanta excelencia sería una torpeza", sostiene Daniel Barone.

El director explica que lo que hace especial al pueblo son los personajes, pero también la estética de la serie. "Los tres protagonistas tienen un tratamiento muy naturalista. Pero alrededor de ellos hay otros personajes con los que se tocan bordes cercanos al absurdo. Imaginate, hacer verosímil la existencia de un pueblo en el que uno de sus habitantes, y encima uno de los más respetados, mate a tanta gente de un día para otro requiere la construcción de un ambiente muy particular, para lo que confluyen un conjunto de caracteres especiales y un trabajo de realización de arte y de fotografía no habitual", agrega.

Siguiendo con el tema de las particularidades, en esta serie no se trabaja ninguna escena en estudio. Todas las grabaciones se realizan en locaciones reales. De esta manera, además de estas jornadas que transcurren en la sede del Hindú Club de Don Torcuato, los equipos estuvieron en otras locaciones ubicadas en Pilar, La Plata y Villa Devoto.

La rutina habitual empieza cerca de las siete de la mañana, cuando llegan los trailers que se estacionan en la zona y los técnicos empiezan a armar la iluminación, los equipos de grabación y de sonido, además de acondicionar en el lugar la escenografía y disponer los elementos de utilería que se usarán en las grabaciones. Alrededor de las ocho de la mañana llegan los primeros actores que estarán listos para grabar luego de haber sido maquillados y de haberse puesto las ropas del personaje, cerca de las nueve. La jornada se extiende hasta las seis o siete de la tarde.

"La necesidad de tener a mucha gente en movimiento es una de las características de esta producción. Están los tres protagonistas, pero hay unos 15 actores secundarios que tienen continuidad durante toda o casi toda la serie", cuenta el director.

"Con los extras hay una cuestión adicional. Muchas imágenes de ellos de escenas multitudinarias de los primeros capítulos, más adelante son replicadas y se las somete a un trabajo de posproducción en los que digitalmente se cambia la ropa que visten", explica a continuación.

Roberto Carnaghi, Leonor Manso, Luciano Cáceres, Luis Luque, Pilar Gamboa, Héctor Bidonde, Noemí Frenkel, Miriam Odorico y Cristina Alberó son algunos de los actores con papeles con continuidad a los que se refirió Barone. Un elenco que promete buenos resultados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados