Entrevista

Zaira Nara: "Los uruguayos me tiran buena onda"

Es una enamorada de Punta del Este y su tranquilidad en estas fechas en que las aguas y arenas están un poco más calmas. Zaira Nara llegó con una amiga, disfrutó de unos días de recarga de pilas y se volvió. Pero antes habló con Sábado Show de todos los temas. 

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Zaira Nara

En un exclusivo evento de Vodka Cïroc, la modelo habló largo y tendido con Sábado Show: el gran año 2014 que la tuvo en teatro y en TV, sus proyectos y el camino como empresaria al frente de una marca de ropa. Separada de Juan Pico Mónaco, soltera y feliz, la morocha también habló de la separación más comentada en su momento con el uruguayo Diego Forlán. “Yo tomé la decisión de cada ruptura en mi vida”.

—¿Qué significa Punta del Este para ti?

—Es un lugar hermoso, al que siempre que puedo vengo. Esta vez vinimos con una amiga y también al evento de Cïroc en José Ignacio. Me gusta mucho este lugar y en especial en estas fechas que está más tranquilo y algunas personas ya se fueron.

—¿Has hecho playa?

—Algo de playa sí, porque son increíbles. Pero fundamentalmente aprovechamos para descansar en este paraíso.

—Cierras un año intenso que comenzó haciendo temporada con la comedia Los locos Grimaldi, ¿cómo fue esa experiencia?

—Muy lindo. Lo disfruté un montón. Ahora veo fotos de Carlos Paz y me da nostalgia. Fue la primera vez que me iba de mi casa por tanto tiempo. La experiencia de trabajar en equipo y con un grupo tan fuerte que me enseñaron un montón.

—¿Te picó el bichito de seguir haciendo comedia?

—En realidad, fue algo que me encantó y que me preparé, pero fue eso. Mi propósito y mi carrera van para otro lado, que es la conducción. Ese es mi verdadero amor.

—A propósito de eso, ¿Tu mejor sábado continúa durante este año?

—Sí, seguimos todo el verano y seguramente todo el 2015. Estamos con nuevos segmentos y secciones. Nos encanta el programa. La invitación llegó a mediados de año de parte de Ideas del Sur, lo que fue un orgullo para mí que me vuelvan a convocar. El programa se fue armando y adaptando al público y hoy creo que ya está bastante instalado. Con Diego (Pérez) tenemos una química genial: ya tenemos nuestros tips y hablamos en cámara como si nos conociéramos de toda la vida.

—¿Dirías que Diego Pérez ha sido tu mejor compañero?

—No sé si el mejor, tuve muchos buenos compañeros: desde Julián Weich a Mariano Iúdica, todos me enseñaron un montón. Soy muy esponja en mi trabajo y aprendo todos los días. Además, no estoy en esa lucha de quién conduce más.

—¿Cómo definirías tu relación con el público uruguayo?, ¿creés que muchos tomaron partido en tu separación?

—No. Me pasa todo el tiempo de cruzarme en Buenos Aires con algún uruguayo y que me tire siempre buena onda. O me escriben por las redes sociales. Ahora que lo preguntas me escriben muchas chicas de Uruguay que no les importó mi relación.

—¿Pero no te siguen asociando a la imagen de Diego Forlán?

—No, no. Por lo menos a mí no me lo dicen.

—¿Te cruzaste con él alguna vez luego de la ruptura?

—No.

—¿Tuviste que hablar con él por alguna situación para resolver?

—No, pudimos resolver todos las situaciones en su momento.

—Él habló pocas veces de vos, ¿pero hubo alguna declaración que te haya molestado?

—No. Es un tema que yo trato de no refrescar. Pasó hace un montón de tiempo y gracias a Dios han pasado y siguen pasando muchas cosas en mi vida como para desempolvar algo que está súperarchivado. No me interesa revivir nada de aquella historia.

—Una vez declaraste que te llevabas bien con todos tus exnovios, salvo con uno, ¿te referías a Forlán?

—No me acuerdo. No sé a quién me refería. Capaz que me ha pasado de cruzarme muchas veces con mis otros exnovios, porque son todos argentinos y siempre buena onda con todos. Si con alguien no te cruzás es más difícil tener buena onda.

—Pasaron más de tres años de la separación, ¿te imaginás ahora una vida de casada?

—No, ni loca. Vivo tantas cosas en el día a día, tantas experiencias y tanto crecimiento en cosas que amo hacer que entregarle mi vida a lo que ama hacer otra persona no lo veo como una posibilidad. Ni remotamente.

—Tienes un perfil muy distinto al de tu hermana Wanda, ¿cómo fue cultivar ese aspecto?

—No lo cultivé. Cada una tiene su personalidad y se fue dando con naturalidad. Es la gente finalmente la que termina conociendo y catalogando. Somos así nosotras. Ninguna se propuso ser o hacer las cosas de una u otra manera. Lo que se ve es lo que somos.

—Tu familia tiene una gran sobreexposición. ¿cuánto te repercute eso?

—No me repercute en mi profesión y en mi vida pública. Cada uno puede hacer lo que quiere y ser feliz a su modo. Yo tengo mi camino que sigo sin importar lo que hagan los demás, por más que sean familiares.

—Pero cuando ves a Wanda contando todo lo que le pasa por las redes sociales, ¿qué sentís?

—Nada, ella es así. Es un torbellino y si bien puedo darle un consejo en algún momento, al final hace lo que quiere y elige.

—Su separación fue muy escandalosa, ¿cuánto la sufriste vos?

—Y sufrí con ella. La amo, es mi hermana y cuando ella estuvo mal, yo estaba mal.

—¿Qué tenés de ella?

—La sangre y el apellido (risas). No sé qué tenemos en común. Es difícil… Compartimos el gusto por la comida y la ropa.

—¿Cómo es tu relación con tus sobrinos?

—Lamentablemente me toca ser una tía ausente porque viven en Italia y yo en Buenos Aires. Voy a viajar los primeros días de febrero porque está por nacer mi sobrina. Los amo como si fueran mis hijos. No me imagino amar más a alguien de que lo que los amo a ellos. Cuando estoy allá intento hacer todo lo que no hago acá y ponerme al día. Estoy ansiosa por llegar, no los veo desde junio. No dan los tiempos de tanto trabajo que tuvo y es increíble querer tanto estar ahí y no poder. También entiendo que Wanda eligió esa vida, estar acompañando a su marido y mis sobrinos están felices allá con sus amigos y actividades.

—¿Tu podrías tener una vida similar?

—No creo. Me gusta mucho mi país y tengo muchos proyectos que me entusiasman. No podría, a no ser que tenga un proyecto grande como para decir restablezco mi vida en otro lugar.

—¿Y por una pareja?

—Solo por una pareja no sé si llega a completarme, por lo menos a mí que soy una persona que ama trabajar y tener lo propio. Nací para tener mi proyecto de vida no sólo como madre y esposa, sino como profesional. Si me voy a otro lugar también debería tener ese condimento y no por acompañar a alguien.

—¿Tienes prejuicio en iniciar una relación con un futbolista?

—Es que si digo que no tengo un prejuicio, ya lo toman como me gustaría conocer…. No catalogo. Creo que no todas las personas son iguales, ni las modelos ni los futbolistas. Cada persona es distinta.

—Pero has dicho que en algunos casos las esposas de futbolistas terminan siendo "como accesorios"...

—Y bueno, no sé. No me interesa hablar de ese tema, es muy pasado para mí.

—¿Estás con ganas de enamorarte?

—Estoy muy feliz, disfrutando de la vida. Estoy tranquila. La próxima vez que esté con alguien preferiría que nadie se entere. Es difícil porque vivo en el centro de todo, pero hay veces que me gustaría jugar ese juego de mantener algo puertas adentro y que no sea expuesto. Son las condiciones de mi trabajo. Por ahora no. Pero si me sorprende, me sorprende.

—¿La exposición jugó en contra de alguna pareja?

—No. Pero a mí personalmente no me gusta. A veces una no se da cuenta, y tiene que dar una nota en la que le empiezan a preguntar cosas que no le divierten, y después la gente dice habló de tal cosa, y hablé porque me lo preguntaron y tengo que responder porque es parte de esto. El que no trabaja de esto no lo entiende, nosotros lo entendemos porque es así. Vos me tenés que preguntar eso porque le puede interesar al lector y es lo que a mí no me interesa responder. Es el juego entre el entrevistador y entrevistado. Aquel que no es de este medio no lo entiende. Yo lo entiendo porque hace 11 años que trabajo, es como que a veces pienso que me gustaría tener una relación y que pase totalmente desapercibida. Mirá este caso: me seguís preguntando por alguien que pasó en mi vida hace cuatro años.

—¿En general, en tu vida, te pesa ser conocida?

—Yo soy conocida pero puedo hacer una vida normal, no me limita. Puedo hacer lo que quiero. Capaz que no puedo ir a un lugar lleno de gente si quiero estar tranquila tomando mate con amigas. Por lo demás siento que me acostumbré y que puedo manejarlo.

—Se dice que la relación con tu padre no atraviesa por el mejor momento...

—Es verdad. Está distante. Pero ese es un tema que dejo para mi familia, no me interesa contarlo. Lo hablo con mis amigas.

—Tras tu ruptura con Pico Mónaco, algunos medios titularon que no tenés suerte en el amor. ¿Te sentís una chica a la que le ha costado consolidar una relación?

—No, para nada. No sé qué sería tener suerte ¿Hay que casarse con el novio de los 12 años del colegio? Me causa gracia cuando dicen que no tengo suerte en el amor. Me gustaría conocer el historial de amor de esa persona. Las parejas funcionan o no funcionan y una toma decisiones. Yo siempre fui muy caballera en mis parejas, y las cuidé mucho aunque quizá no haya parecido. Como yo era la que estaba más expuesta y quizá ellos (Diego y Pico) eran deportistas, yo sentía que estaban expuestos por mí y no por mi profesión. Ellos estaban expuestos pero en lo deportivo, no en el espectáculo que es más fuerte. Siempre que hubo una ruptura, yo intenté cuidarlos y no salir a dar declaraciones y nunca dije cosas que quizá podría haber dicho. Creo que uno conoce a las personas cuando se pelea, eso es lo que a mí me reconforta. Saber con quién estuve y cómo fue. Con Pico corté y volvimos en un año porque realmente nos había pasado que nuestras agendas no compatibilizaban y fui incondicional más allá de que en ese momento no nos hacía bien estar juntos porque estábamos muy lejos. Volviendo a lo del amor, me pasó el otro día en Buenos Aires que una periodista apuntaba a decir qué mala suerte, que no te casaste, y notaba alevosía en su entrevista. Ella vive a tres cuadras de mi casa y la llevo en el auto, y entonces le pregunto ¿y vos te casaste? Ella tenía 40 años, era soltera, vivía con sus padres y el último novio lo había tenido seis años atrás y el anterior la había dejado después de 10 años de novios. No digo que sea malo, pero ¿por qué ella puede considerar que yo no tengo suerte en el amor? Yo tomé cada decisión de mi vida y cada ruptura fue porque decidí que no quería estar más con esa persona porque realmente sentía que eso no iba conmigo e iba a ser más feliz de otra manera. Ella me respondió sorry pero te lo tengo que preguntar. Son títulos que sirven y divierten. Pero mi entorno y yo nos reímos cuando leemos eso y creo que mis ex también se ríen.

NOCHE MULTISENSORIAL PARA ZAIRA

Zaira Nara fue una de las celebridades exclusivas que el vodka de lujo CÎROC invitó para celebrar su lanzamiento en Uruguay. El evento tuvo lugar en el impresionante Hotel Playa VIK de José Ignacio y los responsables de musicalizar la noche fueron el DJ brasileño Lucas Borchardt junto al gran saxofonista Dudu Sax. Fue una noche multisensorial con barmen internacionales que demostraron sus habilidades en coctelería detrás de las barras. (En la foto: Zaira con Joao Paolo Leopardo, gerente general de Diageo)

ENTRE TV Y MODA

Zaira Nara (26 años) se inició como modelo y condujo en TV La cocina del Show y Todos contentos (entre otros). Hoy conduce Tu mejor sábado (canal 9 de Argentina) con Diego Pérez. Lanzó su marca de ropa Frany and Zoey. Tiene la aspiración y está en negociaciones para traer su marca a Uruguay.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)