ENTREVISTA

Ximena Torres: "Ya que no nos podemos abrazar, doy abrazos a través de la comida"

La chef y sommelier habla de su libro "Casero es mejor", su trabajo en La Dulcería y hace un balance sobre la primera temporada de "Masterchef Celebrity"

Ximena Torres. Foto: Difusión
Ximena Torres. Foto: Difusión

Lleva la cocina en la sangre, lo que queda demostrado en libros como Casero es mejor que publicó el año pasado y ya es uno de los textos más importantes del mundo según los premios Gourmand Cookbook, que la nominaron en la categoría “Food Culture”. Ximena Torres, dueña de La Dulcería, pareja de Max Capote, madre de Jacinto y Lupita, y jurado de Masterchef: Celebrity dice cómo se reinventó para estos tiempos, habla de la importancia de cocinar en casa y cuenta sus expectativas antes del estreno de la segunda temporada del reality de Canal 10.

“Estoy readaptándome a esta nueva normalidad que nos tiene a todos reinventándonos periódicamente”, dice Ximena Torres, aunque ella, quien se define como un espíritu inquieto y emprendedor, es algo a lo que está habituada. “Así que no lo manejo con estrés, sino como una oportunidad”.

Ximena Torres. Foto: Difusión
Ximena Torres. Foto: Difusión

—Igualmente han sido meses complicados para los locales gastronómicos.

—Mirá, creo que está complicado a nivel mundial. Es una pandemia nunca antes imaginada, pero tenemos la oportunidad de estar abiertos con los recaudos necesarios. Entonces es una oportunidad para acercarte mucho más a tu cliente y permitirle que te elija dándole los cuidados necesarios. También creo que en la psicología del consumidor muchas cosas han cambiado. Hoy en día el consumidor en vez de probar todas las semanas un café, restaurante o una tienda nueva, si va a uno y se siente cuidado, repite y repite. Entones hay una gran oportunidad de conocer al cliente y desde La Dulcería estamos en ese plan, también nos reinventamos con la tienda online para quien no quiere moverse de su casa y recibir dulces, o esto que está pasando que podría ser lo bueno entre lo malo: todos nos volvimos más caseros. Me pasa en casa que somos cuatro, entonces ahora en vez de cocinar para nosotros cocino para 10. Corto las porciones y las dejo en la portería de lo de mis padres y le llevo una porción al portero, porque estamos todos pensando más en los detalles. Y ya que no nos podemos abrazar, doy abrazos a través de la comida.

—Ahora se vienen fechas importantes para regalar, como el Día de la madre. ¿Cómo se preparan en pandemia?

—En La Dulcería estamos dedicados a recibir pedidos de Montevideo, interior y exterior del país para familias, también por amigos que cumplen años, o alguien que salvó un examen. Y como no podemos estar juntos, somos como “Il Postino”, somos los carteros de los dulces, porque cuando llevo una caja de cupcakes a una casa, esa caja encierra mucho más que seis cupcakes. Ahora para el día de la madre ya recibimos pedidos del exterior, entonces como que trato de encontrar esa forma de mantenernos activos. Y también, cuando hay un poco menos de trabajo, es la oportunidad para hacer las cosas que no tenemos tiempo cuando estamos al palo, para que cuando haya más trabajo nos agarre bien parado. Entonces estamos probando recetas, desarrollando productos nuevos, haciendo los pendientes, la típica To Do List. Esa misma que tenemos todos, ahora es el momento.

Ximena Torres. Foto: Difusión
Ximena Torres. Foto: Difusión

—Y qué mejor momento para aprender a cocinar un poco con tu libro Casero es mejor.

—Totalmente. La verdad que es impresionante la cantidad de gente que está cocinando en casa, me escriben todos los días y trato de repostear en mi Instagram las recetas que me escriben. Seguramente haga algún vivo en Instagram con las recetas del libro, porque está bueno y siempre te acerca. Ahora es momento de volver a encerrarnos, cuidarnos y el pequeño mimo pasa a ser el plato de comida de la cena cuando nos juntamos todos y charlamos. Es lo que te te aleja un poco de la realidad. Hablemos de la lasagna en vez de hablar de la pandemia.

—Y qué mejor demostración de cariño que un plato de algo casero.

—Sí, tal cual. Yo vivo en Montevideo en una calle donde hay feria los miércoles, y ese día cenamos pescado. Voy temprano cuando hay poca gente y el pescado está fresco, de ahí paso por la verdulería, compro de estación, salgo con Jacinto que es un plan genial para hacer con él para que entienda todo el proceso desde que compramos un ingrediente hasta que está lista la comida en casa. Porque es muy importante que los niños entiendan que la comida no viene adentro de una caja sino que la hacemos. Entonces es ese momento para hacer los planes, y la feria es lo que nos conecta en esta cadena de cocinar, de casero es mejor, de reunirnos para cenar todos juntos. Por suerte Lupita ya tiene un año y medio y se sienta en su sillita en la mesa con nosotros. Son dos etapas diferentes que son hermosas.

Ximena Torres, Sergio Puglia y Laurent Lainé, jurados de "Masterchef: Celebrity". Foto: Difusión
Ximena Torres, Sergio Puglia y Laurent Lainé, jurados de "Masterchef: Celebrity". Foto: Difusión

—¿Y los pequeños te comen todo o son selectivos?

—Sí, comen todo. Los miércoles cenamos pescado todos, porque en casa no hay una comida para niños y otra para adultos. A veces tenemos esa falsa idea del menú infantil y en realidad no hay ningún momento en el que nuestro ADN diga: antes no me gustaba el brócoli y ahora me empieza a gustar. No existe algo como el menú infantil y otro para adultos, somos nosotros los que pensamos que como son niños les damos cosas fritas, pollo o fideos solamente. Y si de niños los preparás así, cómo pretendés que de grande coman algo que no conocían de chicos. Todo lo que es familiar siempre resulta más accesible, entonces si los acostumbrás de chicos, no hay comida para niños. Aparte un paladar tan virgen como el de Lupita, le vas dando cosas de a poco, le va agarrando el gusto y ya acostumbró su paladar para comer sabroso. Otro ejemplo, el queso favorito de Jacinto es el queso azul, porque lo fue probando de a poco. También este tiempo que estamos en casa es tiempo para probar esas cosas que tenemos trancadas como “el nene no me come bien”, “no me come verduras”, ahora tenemos más tiempo para estar en casa, convirtámoslo en un momento para elevar los paladares.

—¿Cómo te lleva la dinámica familiar con un negocio abierto y atendiendo las redes?

—Estamos en un rock and roll constante pero debo agradecer que no estoy tan conectada como la gente que tiene niños en primaria y secundaria que están a full con el tema de Zoom. Jacinto va al jardín y es más opcional y si un día no se cuelga, no pasa nada.

Sergio Puglia, Ximena Torres y Laurent Lainé, los jurados de esta edición de Masterchef. Foto: Canal 10
Sergio Puglia, Ximena Torres y Laurent Lainé, los jurados de esta edición de Masterchef. Foto: Canal 10

—Igual estará deseando que vuelvan las clases, aunque sea para encontrarse con sus compañeros.

—Sí, total. Todos los días trato de buscar una actividad lúdica específica, ya sea cocinar, o hacer alguna manualidad. Si bien todo el día tratás de entretenerlo, que haya un día que sea nuestro momento, el momento de estar conectados y sin el celular. Porque te ven todo el día trabajando y estás pero no estás. Por eso trato que la hora de juegos sea súper sagrada.

—¿Qué devolución hacés de la pasada temporada de Masterchef: Celebrity?

—La verdad es que estamos todos deseando que vuelva y en breve arrancamos a grabar. Y no solo extraño grabar el programa, también extraño mirarlo. Eso es porque cuando miramos el programa en la tele descubrimos cosas que no sabíamos, porque la producción cuida tanto a los participantes que si alguien comenta algo, no nos enteramos. Hay un tras bambalinas que es cuando están en el vestuario, cuando comentan entre ellos, hay muchas cosas que nosotros no vemos. Entonces es un programa de entretenimientos también para mí. Y el que haya un programa de cocina en prime time, en horario donde la familia está reunida para mirar la tele me parece lo máximo. Es una gran evolución en la cultura del entretenimiento del Uruguay. Si bien siempre existió, el año pasado se jerarquizó realmente la cultura del entretenimiento, mostrando lo importante que es llevar entretenimiento a una familia, a un hogar. Eso es muy intenso entretener al público. Y que la gente nos pregunte cuándo vuelve, es muy fuerte.

—¿Qué dicen tus hijos?

—Jacinto lo mira pero lo tiene tan naturalizado que dice: “está mamá”, como que no me da mucha pelota porque me tiene todo el día en casa. Algún día va a querer que haya un Masterchef: niños, porque le encanta cocinar. Estaría buenísimo.

—¿Qué expectativas tenés para esta segunda temporada?

—Ya la producción está convocando a las celebridades y quiero que ya empiece porque lo extraño mucho y creo que una de las cosas que tiene el programa es que enseña a cocinar. Cuando hay pruebas específicas de técnica, la gente después prueba esos platos en su casa, y eso está buenísimo que en base a un programa que hiciste se haya generado la conversación familiar. Muchas veces también se genera una competencia familiar o están los amigos por Whatsapp compitiendo, eso está buenísimo.
Mirá, creo que está complicado a nivel mundial. Es una pandemia nunca antes imaginada, pero tenemos la oportunidad de estar abiertos con los recaudos necesarios. Entonces es una oportunidad para acercarte mucho más a tu cliente y permitirle que te elija dándole los cuidados necesarios. También creo que en la psicología del consumidor muchas cosas han cambiado. Hoy en día el consumidor en vez de probar todas las semanas un café, restaurante o una tienda nueva, si va a uno y se siente cuidado, repite y repite. Entones hay una gran oportunidad de conocer al cliente y desde La Dulcería estamos en ese plan, también nos reinventamos con la tienda online para quien no quiere moverse de su casa y recibir dulces, o esto que está pasando que podría ser lo bueno entre lo malo: todos nos volvimos más caseros. Me pasa en casa que somos cuatro, entonces ahora en vez de cocinar para nosotros cocino para 10. Corto las porciones y las dejo en la portería de lo de mis padres y le llevo una porción al portero, porque estamos todos pensando más en los detalles. Y ya que no nos podemos abrazar, doy abrazos a través de la comida.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados